Lía hubiese cumplido 15 años| familiares y colectivas la recordaron en su plazoleta

Lía Vásquez fue asesinada, por Gabriel Orellana, el 13 de noviembre de 2020. El femicida era la pareja de su hermana mayor. Desde entonces una plazoleta, ubicada enfrente de la casa en donde se crió, en el barrio Pujol, lleva su nombre. El pasado sábado 25 Lía hubiese cumplido 15 años. Su familia, amigas e integrantes de diversas colectivas participaron de un encuentro en donde, además de emoción, hubo siembra de plantas nativas y música.

Germán hace fuerza con la pala mientras masculla: “No respetan el dolor”, dice al tiempo que arregla algún sector de la plazoleta que lleva el nombre de su hija. Un cartel de madera, en lo alto, señala que allí, en esa esquina del barrio Pujol en donde asoma el parque liviano, y se asoma el barrio Nueva Chubut; un boulevard extenso y angosto se transformó en un lugar que recuerda a Lía.

Noemí va y viene como van y vienen las mujeres inquietas. Mientras otras mujeres que diseñaron muñequitas y las fueron uniendo en una larga soga violeta, Noemí ofrece una solución casera, cotidiana, para resolver un problema “de altura”: es ahí cuando aparece con un escobillón. Entonces la soga se abraza a un caño que hace las veces de soporte. Acostumbrada a lidiar con estantes lejanos al piso, la propietaria de la despensa, en la ochava, sabe cuales son las soluciones veloces.

Pero Noemí y Germán no podrán ni a esfuerzo de paladas, ni a trajinares en zapatillas, dejar de sentir que esa mañana, esa tarde y esa noche es 25. “¿Cómo podría decirle? Éramos como amigas. En donde ella estaba había luz. Soñaba con hacer un viaje, no pensaba en la fiesta”, le dice Noemí a La Namunkurá y una o dos lágrimas recorren su cara. “¿Qué quiere le diga? ¿Usted cómo se sentiría si le arrancan a su hija?”, responde Germán en interrogantes que no tienen ni respuestas ni repregunta alguna.

Noemí, mamá de Lía, habló con La Namunkurá. Su hija fue asesinada el año pasado. Este sábado 25 de septiembre hubiese cumplido 15 años. Su familia y diversos grupos que trabajan con la violencia de género la recordaron en la plazoleta que lleva su nombre.

Desde antes de las 12, la hora de la cita, integrantes de colectivas que participan de cada 3 de junio cuando el “ni una menos” se adhiere como fecha inamovible, o el 8 de marzo, o el 25 de noviembre cuando florece el recuerdo de las hermanas Mirabal, asesinadas las 3 en República Dominicana. Será por eso que una canción cantada en ronda habla de “morras”, tal como se le dice a las pibas en México. Porque América se hace un grito.

Al cumplirse el 3 mes del crimen de Lía a manos de Gabriel Orellana, pareja de su hermana, la plazoleta comenzó a modificar el paisaje del lugar: plantas nativas como el botón de oro, carcaje, molle, charcao, entre otras.. También el banco rojo, símbolo de la visibilización de los femicidios hace piruetas en la angosta extensión del lugar. Nombres y fechas para recordar. Como el de Roxana León, asesinada en 1995. Los carteles en madera, como la misma misma madera marrón clara que sirve de fondo para que el nombre de Lía quede estampado.

No solamente allí. Sino en la memoria de tiempos pasados y en los pensamientos por venir.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*