“Leer Sana”, la biblioteca del hospital Isola, nuevamente en marcha

“En distintos países de América hay carritos con libros en los hospitales”, dijo Mariana Bratin, una de las ideólogas del proyecto junto a Estela Martínez. Fue así como se propició el proyecto “Leer Sana”, una biblioteca destinada a personas internadas. Ubicado en el primer piso del hospital Andrés Isola, el espacio surgió en 2017 y se reimpulsó, este lunes 20 de septiembre, previo al día de la sanidad, ante la baja de casos de covid.

“La biblioteca surgió en 2017 junto a otra compañera-Estela Martínez- de la librería. Siempre digo, igualmente, que es un proyecto de la comunidad ya que se convocó a una colecta y tuvimos una respuesta inmediata. Cuando contamos con la cantidad necesaria, catalogamos a los libros y realizamos una biblioteca. Un carpintero donó la madera y el trabajo”, le contó Mariana Bratin a La Namunkurá. Mariana es periodista y trabaja en la librería “La Boutique del libro”.

Ubicada en el primer piso, en donde se encuentran tanto la sala de internación como el registro civil, la biblioteca está destinada para niñes y adultes que deben permanecer en el nosocomio, como así también para familiares acompañantes: “En distintos países de América hay carritos con libros en los hospitales. Todo comenzó porque íbamos a leer a la sala de pediatría. El proyecto “Leer Sana”, no tiene ni horarios ni personas a cargo. Quienes deben transcurrir alguna etapa en el hospital tienen un libro a disposición”, repasó Bratin quien añadió: “Veíamos a las mamás que estaban mucho tiempo en el lugar. Nuestra actividad fue la de renovar tanto los libros como revistas. Asimismo sumamos voluntarias de escuelas secundarias que trabajan en los proyectos solidarios. Luego apareció la pandemia y debimos tapar la biblioteca”.

Las señales: “Angustiada por la situación que atravesamos desde hace 1 año y medio, decidí regresar. No era lo mismo, había tierra. Estaba como arrumbada. De ahí la decisión de volver a ubicar los libros en los estantes, ponerla en condiciones. Pasaban las enfermeras y se alegraban de volver a ver a la biblioteca con vida. Esa fue la fuerza necesaria para acondicionar el lugar y que la gente pueda distenderse de una de las mejores maneras que existen. Leer es una hermosa vía de escape”, concluyó Bratin.

Leer sana. “Leer Sana”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*