Pedimos justicia: A dos años recordamos que Santiago desapareció y murió en Chubut

Se cumplen, este jueves 1 de agosto, dos años de la última vez que fue visto con vida Santiago Maldonado. En aquel 2017 hubo un corte de ruta en la ruta 40. No era la primera vez que sucedía dicha situación en la zona. Al menos desde 2015 quienes integran la comunidad de Cushamen venían realizando acciones para visibilizar un despojo más a los pueblo originarios. El Estado nacional con el brazo armado de gendarmería, defendiendo los intereses de los “inmigrantes válidos”, según imponen los tiempos de xenofobia; interrumpió en la zona y reprimió a quienes se manifestaban. La historia, luego, es -poco- más conocida.

Desde La Namunkurá elaboramos este trabajo en donde ubicamos como punto de partida otra represión: la del verano de ese 2017. Antecedente inmediato de cuanto pasó en ese 1 de agosto.

Antes, el 31 de julio hubo una reunión en Bariloche entre los representantes de nuestra provincia (el por entonces ministro de gobierno, Pablo Durán y el jefe de la policía, Luis Avilés), Río Negro y Neuquén. Pablo Nocetti de seguridad de Nación fue quien bajó línea en nombre del gobierno de Macri quien desde su asunción recrudeció el hostigamiento a distintas comunidades. Mientras desataban el fantasma de la RAM con la agitación de los medios regionales y las posturas públicas del ejecutivo chubutense, de legisladores y organizaciones como la sociedad rural de Esquel. Conocida la noticia de la desaparición de Santiago Maldonado, al mismo tiempo que se interpelaba a la ministra Patricia Bulrich en el Senado, en Chubut poco y nada se informaba desde los funcionarios locales.

Las versiones más disparatadas se dijeron: desde que Maldonado, oriundo de 25 de mayo, provincia de Buenos Aires, había muerto en una pelea con un puestero de campo hasta que se encontraba en Chile o bien que en un pueblo de Entre Ríos todos sus habitantes se le asemejaban.

En setiembre, cuando Maldonado seguía desaparecido, se interpelaron en la legislatura en Rawson, a Durán, a Avilés y al madrynense Oscar Petersen a cargo entonces del área de Derechos Humanos. ¿Cuál fue el rol de la policía chubutense ese 1 de agosto? Las frágiles respuestas de los funcionarios parecieron ubicar a la fuerza provincial en un mero labor de inspectores de tránsito ya que cerraron dos accesos cercanos a la ruta. Encabezados por el diputado Blas Meza Evans, legisladores chubutenses viajaron a Buenos Aires y realizaron una presentación ante el fiscal Francisco Delgado para denotar las responsabilidades locales. ¿En que quedó dicha actuación?

Durán, interpelado en la legislatura. ¿En qué quedó la investigación de la responsabilidad provincial?

Esta tarea de recordar a Santiago incluye distintas voces: desde un informe de los compañeros de FM Alas, radio comunitaria de El Bolsón que cubrieron la represión de enero de 2017 hasta las palabras de los hermanos de Santiago. Viajamos a España en donde nuestro corresponsal por esos tiempos, Santiago Diorio reportaba una marcha en Madrid como Lautaro Merino, en Buenos Aires realizaba las coberturas en las tantas marchas en donde se pedía la aparición de Maldonado (allí dialogó con Germán, otro de sus hermanos). Peritos, abogados, funcionarios, escritoras y productores de la película que se observó en la usina cultural de la fundación Ceferino Namuncurá, son otros de esos momentos en donde tanto la emisora como los otros medios de comunicación de esta entidad que trabaja con pibes en situación de vulnerabilidad dijo y dice presente.

Ahora pedimos justicia. Porque los “loros” que repiten la cantinela “que se ahogó” viven lejos y no se movieron un centímetro de sus estudios de televisión o de la estrechez de sus razones.

Informe. En dos horas compartimos el material producido en La Namunkurá. A dos años de la desaparición de Santiago, queremos saber qué pasó aquel 1 de agosto. Y desde entonces, también.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*