La Namunkurá cumple 8 años

Surgida dentro del proyecto pedagógico de la fundación Ceferino Namuncurá, el 10 de enero de 2012 nació La Namunkurá. Propuesto como un medio en donde se unen lo comunitario y como radio escuela, la experiencia se transformó en una herramienta educativa. Desde octubre de 2019, la radio, emite desde el 89.7 tal la frecuencia otorgada por el ENACOM.

Especiales La Namunkurá. Carlos Merino y la historia de “Arbolito”, el ranquel que se hizo leyenda. De allí, el nombre de la banda de rock folclore. Una costumbre: los informes que van desde la historia hasta temas de actualidad en un formato que identifica al trabajo de la emisora.

Hacía calor. Bastante, más quizás, que en este 2020 de altas temperaturas en diversos sentidos. Prácticamente iniciada la década, un mes antes se había configurado el mapa político tras las elecciones de 2011. Que en Chubut dejó una larga transición porque fue la segunda provincia en donde se votó en ese contexto electoral.

Hubo discursos, murga y el asado popular que convidó a visitantes. Durante algunas horas, una muestra de cómo se trabaja y se combinan las áreas en la organización que nació a principios de los 90′ en un quincho de la Loma Blanca hasta desarrollarse en el predio que en la actualidad se erige en el barrio América.

Radio Escuela Namunkurá. Uno de los ejes del medio de comunicación nacido en enero de 2012. Como aspecto de la currícula de la escuela de la fundación Ceferino Namuncurá, la comunicación tiene un espacio central. Antes que estuviese en el aire la radio, Mario León comenzó con los talleres de operación técnica. Posteriormente se agregó el área de locución y producción (el recorte de una clase corresponde a la tarea que realizaban Débora Escobar Palma y Luciana Grandón) que en la actualidad tiene al “profe” Fabio Zapata -de extensa trayectoria en el país- como el docente a cargo.

En anteriores aniversarios dimos cuenta de cómo se generó la primera programación, la presencia de re conocidos laburantes de la radiofonía local como Mario León, Luciana Grandón, José Chiaramonte y Luis Escobar, voces ligadas a la vida cotidiana madrynense; la producción de Débora Escobar Palma y Facundo Navarro, los análisis de Carlos Merino, presidente de la fundación, Hernán Pérez en la operación técnica y el primer grupo de jóvenes participando en distintas tareas.

8 años después, las y los pibes han crecido: Lautaro Merino que conducía junto a Santiago Diorio y Carla Merino, el programa “¡Ay, ceniza!” -un espacio de humor y novedades para los nacidos en los 90-, es en la actualidad el coordinador de los espacios de comunicación y expresión.

En la calle y en los barrios. Otro de los sellos de La Namunkurá es la voz de la vecina y vecino de la comunidad. En una marcha o en su propio terreno. “Quien quiera oír que oiga”, programa que recorría distintos barrios de la ciudad. En la previa, estudiantes confeccionaban la historia del lugar y en el “vivo”, entrevistas y música.

Ejemplos como éste se agregan a la presencia en otros medios y en la propia Namunkurá de quienes comenzaron con el proyecto de radio escuela: Mariela Gonzalez, Marcos Menéndez, Renzo Nasif, Karen Aranda y Federica Menéndez se desempeñan o lo han hecho desde la operación técnica, área que tuvo a docentes como Mario León -el precursor con los talleres-, Hernán Pérez, Juan Facundo Bufano, Jorge Viveros, Marcos Rodrígues, entre otros.

Desde aquél 2012 la artística, flashes informativos, programas semanales o la cobertura de eventos -desde alguna elección de autoridades pasando por un espectáculo artístico o deportivo- tuvo y tiene la presencia de estudiantes de la-ahora- escuela de gestión social 1737.

Pibes en la radio. Como práctica de los talleres surgieron diversos programas cuya producción y puesta en el aire dependió y depende de les pibes. Con el envío “Es lo que hay” que se emitía en vivo, los domingos, aparecieron otras propuestas íntegramente a cargo de chicxs. Mientras en 2019 “Sexta cuerda” fue como programa musical el que identificó este trabajo, en el archivo hay perlitas como ésta: Con la voz de Rubén Palma, una sección del programa deportivo “Corta la bocha”. Con los informes se intenta trabajar fuertemente con la redacción y la lectura, refuerzo de la actividad en el espacio aúlico.

Con el paso del tiempo se fueron anexando a la propuesta radial, la producción audiovisual y la redacción gráfica: material que pueden encontrar en el archivo de la página www.fundaciónceferino.org.ar, en el canal de youtube y en las redes sociales.

La carga horaria que tienen las y los pibes de la fundación de por sí es muy grande. Y si la especificamos en lo comunicacional son 300 horas al año distribuidas en locución y producción, operación técnica, sonido, televisión y gráfica. A eso deben agregarse las prácticas habituales en la calle o en actividades que se realizan en la organización.

Tras las presentaciones burocráticas ante los entes requeridos fue en octubre del año pasado que el Enacom nos otorgó la licencia como radio comunitaria. También la nueva frecuencia, 89.7 Mhz, que dejó atrás el histórico 88.9 desde el cual se transmitió aquella primera vez, ocho años atrás.

La Namunkurá que vino para quedarse.

Escuela. En estos 8 años jóvenes, hoy ya grandes, se formaron en la radio, principalmente como operadores. Trabajan y trabajaron en distintos medios de la ciudad. Aquí, en el recuerdo, un programa en su totalidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*