Domingo Namunkurá: Educación en Chubut, modelo para (des) armar

La salida de la ministra Graciela Cigudosa, la manera y los vaivenes de una crónica anunciada, aceleran un debate a fondo sobre qué educación se pretende para Chubut. Su extenso territorio, las diferencias entre el interior y los centros urbanos, la ruralidad, las currículas en una era híper tecnológica, los avances de la minería como -pretenden venderse- opción de desarrollo, la comunicación como herramienta para les estudiantes; algunos de los ejes de un debate que, pareciera, en la previa electoral no hay intenciones de realizar entre la dirigencia vernácula.

Esteban Bullrich es designado huésped de honor. Primeros meses de las gestiones tanto de Mario Das Neves como de Mauricio Macri. «Las escuelas como incubadoras de empresas», dice Fernando Menchi, elegido como ministro de educación inicial en la tercera gobernación de quien este sábado hubiese cumplido 68 años. «Los maestros que vayan a laburar», grita, en Puerto Madryn, Pablo Oca, por entonces ministro de economía. Lo dijo antes de caer en «cana», claro. Castán, contador público, sucede a Menchi: «Está para ajustar las cuentas», le expresa Das Neves a La Namunkurá cuando debatíamos acerca de la reforma de la ley educativa sancionada en 2006. Estos cambios introducían, entre otros, el rol de las escuelas de gestión social -la fundación Ceferino Namuncurá tiene, desde 2015, la que lleva el número 1737-, que se crease una dirección específica para estos establecimientos (en la actualidad dependen de gestión privada y entonces convive un proyecto como el de la organización en la cual trabajamos en donde les pibes no pagan y realizan tres comidas diarias, con otros en donde las cuotas se elevan al ritmo de la galopante inflación). Y que se tuviesen en cuenta los PEI -proyecto educativo institucional- para modelos como el de la escuela de Vuelta del Río, que puja por ser convalidado dentro de un sistema que solamente apura los trámites para aquellas propuestas con orientaciones religiosas o de colonizadores. Como muestra valga el detalle que Oscar Gareis, habitué del elenco del ministerio en materia de gestión privada, pro- católico y ex intendente de Río Mayo durante la dictadura, es quien suele definir estas decisiones.

El proyecto de reforma a la ley de 2006 fue aprobado por unanimidad en la legislatura en 2016 y vetado por Das Neves en los primeros meses de 2017. En consonancia con la aparición de Castán, ex concejal de Trelew como referencia de la cartera educativa. A diferencia de otros vetos «levantados» por la cámara a partir de los dos tercios, éste ni siquiera fue tenido en cuenta. La iniciativa legislativa llevó la firma de la docente y dirigente de la escuela 181 de Puerto Madryn, Alejandra Marcilla, recientemente pre- candidata a intendenta de la localidad del Golfo.

La muerte de Das Neves -octubre de 2017-, las dudas sobre qué postura iba a adoptar el por entonces elegido diputado nacional Mariano Arcioni ante este acontecimiento, las presiones del círculo íntimo del extinto mandatario provincial para que el escribano comodorense asumiese su banca en el Congreso Nacional, y las «roscas» varias de quienes detentan el verdadero poder hicieron el resto: Arcioni reemplazó a Das Neves y la -valga la paradoja- docente jubilada, Rosa Muñoz, relevó al hombre surgido del liceo militar en sus épocas de estudiante, en el escaño que representa a Chubut o a Chubut Somos Todos, vaya uno a saber por esto de las bancas y sus «dueños».

El resto es más conocido. Gran parte del gabinete de Das Neves fue procesado e imputado de delitos de corrupción, entre ellos el mencionado ex ministro de economía y el, también, ex vice intendente de Ricardo Sastre, Alejandro Pagani -vuelto a ser elegido como hombre fuerte de obras públicas como en los períodos 2003-2007, 2007-2011- a quien se le recordó, por ejemplo, la destrucción de la escuela primaria en nuestra ciudad, la 222, una de las últimas en ser construidas en la previa del cambio de bastón de Das Neves hacia su delfín, luego acérrimo enemigo, Martín Buzzi.

La asunción de la maestra jardinera Graciela Cigudosa -quien ya formaba parte del equipo del ministerio desde la era de Mirta Romero, ministra de las primeras gestiones de Das Neves- aconteció en el marco de la renovación propuesta por el gobernador Arcioni y por cómo se daban las fichas del dominó que pateaba la justicia.

La reciente renuncia de Cigudosa con Arcioni resaltando sus valores y con la -ahora- ex ministra a su lado, en el salón de los constituyentes en casa de gobierno, recuerda a cuando el ex fiscal de estado, Diego Martínez Zapata debió dimitir ante las escuchas telefónicas con Diego Correa en medio de la denominada causa «Embrujo». Envuelto en un escándalo, el abogado que nunca «bajó» la publicidad de su estudio en las puertas del aeropuerto de Trelew y quien decidió cerrar una calle en las inmediaciones de su casa, pegada a la cancha de Racing de Trelew, fue reconocido por su esfuerzo durante su gestión por boca del propio mandatario provincial. Desde entonces no hay fiscal de estado y quien fuese uno de sus representantes, el abogado Daniel González, está acusado de haber estafado con otros profesionales, a una persona con capacidades diferentes a quien le «birlaron» una herencia.

La firma del 9 de julio del año anterior entre representantes del gobierno -entre quienes estaba Cigudosa- y sectores gremiales trajo consigo al menos dos aspectos: las rencillas, puertas adentro, de quienes se enojaron con sus pares por levantar la medida sin haber alcanzado el total del piso previsto para los salarios y la obligación del gobierno de, además de adecuarse al pacto económico, arreglar los establecimientos educativos que se encuentran en pésimas condiciones.

El 2018 se movió, en el primer tramo del año, al son de las protestas de los trabajadores de la función pública, sobre manera los docentes. El pago escalonado, la falta de paritarias y de diálogo, produjo la unión de diversos gremios bajo la MUS -mesa de unidad sindical que instaló una carpa a metros de la casa de gobierno por 120 días-, la toma de delegaciones en toda la provincia y un histórico acampe frente al ministerio de educación, con instalaciones que conformaban un barrio denominado «villa paritaria» (ver: https://youtu.be/AGfCZCBxihc).

Antes de arribar al 9 de julio hubo represión a los docentes en una fría noche a la salida de una de las tantas reuniones entre sindicalistas y funcionarios; como así también es recordado el episodio en el albergue deportivo de Rawson, alejado del centro de la capital chubutense, en donde hasta la pariente del huésped de honor Esteban Bullrich, la ministra de seguridad Patricia, habló de secuestro a funcionarios por parte de una «horda» de salvajes. Todo eso bajo el paraguas lobbysta de Majul y compañía. Los mismos que hicieron de la RAM y de los pueblos originarios de la región a uno de los enemigos preferidos del gobierno nacional que, por esa altura de la historia, ya le había pegado a los docentes en Buenos Aires al intentar colocar una carpa docente.

¿Cuál fue la respuesta, entonces, de quiénes hoy se ubican en la vereda de enfrente de las políticas del gobierno de Macri? El silencio, la ausencia en las marchas y pocos reflejos desde sus bancas. En Madryn vale destacar, una vez más, que hay varios concejales y concejalas surgidas y surgidos del ámbito educativo.


¿Cómo seguimos? Salvo en los inocuos mensajes de campaña, el tema de la educación no es abordado seriamente. Desde este espacio se hizo mención, en diciembre de 2015, a la postura de quienes creemos en la educación popular y qué se venía en materia de derechos obtenidos. Mientras los dirigentes locales -el ex gobernador, al igual que Macri le dedicó en la apertura de sesiones una estrofa a Baradell- danzaban al ritmo de la coyuntura, desde estas páginas se alertaba cómo, por ejemplo, se pretendía instalar el modelo mexicano: una publicidad constante de desgaste hacia el docente haciéndolo quedar como el malo de la película y una feroz política de ajuste («Castán vino a eso, a recortar», expresó Das Neves como fue dicho, a principios de 2017) que fue desde la lucha por los salarios hasta por las desastrosas condiciones de trabajo, la falta de la copa de leche para les pibes y para concluir el reciente robo de las aves de rapiña que pasaban facturas de 6 mil pesos de la limpieza de un calefactor que cuesta 600.

El ex profesor que hablaba acerca de los males de la minería, Leonardo Bowman, se transformó en uno de los mejores soldaditos de la multinacional PanAmerican Silver. Claro, el ex profe ahora es intendente de Telsen, una localidad que tiene una escuela que a su vez tiene una radio. Radio que, a veces, no puede funcionar, por la falta de señal de internet. Algo que la panacea del proyecto Navidad vendría a consolidar.

La fundación Ceferino organizó, el 31 de agosto pasado, una jornada debate sobre la minería y sus diversos abordajes: hubo expositores de Chubut, de San Juan y de La Rioja. Entre los asistentes había un señor de Gan Gan que dijo: «Soy vecino lindero del Proyecto Navidad, ¿Usted sabe la felicidad que tengo de ser vecinos de estos buitres? No tengo ninguna felicidad y estoy a 4 kilómetros del Proyecto. Imagínense ustedes qué puede pasar ahora para que en el futuro no nos lamentemos como en el caso de la Mina Gonzalito. Vivir bien no significa tener un mega empredimiento en el lugar de origen. Vivir bien implica es cuidar el medio en donde uno vive. También es donde viven nuestros hijos y nietos. Se logra a través del respeto. Soy un paisano criado a tamango, aunque muchos no sepan qué quiere decir esta frase. Cuando escucho en LU 20 al señor Carlos Di Filippo, él está feliz porque pasa los mensajes que quiere. Pero yo no estoy feliz porque cuando mando algún mensaje, él no lo pasa. Va a contrapelo de sus intereses. La palabra más sensata es la que se escucha de allá cuando uno aprecia el lugar en donde vive. Cada día que uno se levanta le da gracias Futachao por el lugar en donde vive. Por la paz que siente. El Proyecto Navidad es una cuestión de intereses. No tenemos la necesidad de lavar dinero como algunos inversores que hoy no están acá. Porque están felices. La alternativa en la meseta es fortalecer las economías regionales. Hay agua para 300 millones de habitantes. Plantemos 300 millones de frutales, “¿La gente de qué va a vivir? La época de mercachifle ya pasó. Don Jacinto, don Salem venían con todo envuelto y encima los más pibitos lo ayudábamos para que ellos se lleven la producción y nos dejaban una calabaza y azúcar vieja. Hasta pantalón de mujer llegué a usar porque nos traían eso. Y si calzábamos 35 nos traían las botas número 40 para que nos dure. La limosna es grande y tenemos que empezar a desconfiar. A Gastre le dejó una gamela toda apoliyada que es el club social y deportivo Gastre. Está mejor la cucha que le hice a mi perro. Lo mismo pasa en Mina Gonzalito y en Sierra Grande. Debemos ser agradecidos a quienes nos dan una mano como el padre Tono (el cura párroco de Gan Gan que trabaja en toda la meseta y quien participó de la jornada al punto de clausurarla al decir que “no somos pobrecitos. Vivimos una vida austera. Pero no nos miren como a pobrecitos”). Mi familia está haciendo un proyecto para sembrar papas, alfalfa, medicinas naturales. ¿Por qué está truncada la meseta? Porque los funcionarios van cuando necesitan los votos. Y hay gente inútil. No tengo nada en contra de Aranda, Bowman o el resto de los intendentes. Pero son inútiles. Telsen tiene 86 mil metros cuadrados de agua y a Paso del Sapo le pasa un río por al lado, ¿y dice que tienen necesidades? Por favor. Hay que trabajar». La jornada puede observarse de manera completa en el facebook de NAMUNKURA TV.

Una reciente publicación del Diario de Madryn, uno de los medios que viene apostando fuerte al lobby minero de la mano de ASIJEMIN -gremio sanjuanino que llegó en 2018 de gira pro-minera-, desde entonces mantiene la publicidad en su periódico en papel y digital, hizo hincapié en la «insólita» pretensión de la fundación ceferino namuncurá de percibir 10 millones por los talleres que se realizan en el seno del predio ubicado en el barrio América.

Al igual que muchos funcionarios provinciales y locales nadie de ese medio se acercó para saber cómo funciona la experiencia educativa de la entidad que trabaja con sectores vulnerados desde 1992.

Hasta se mofaron de unos de los espacios que es el de inseminación artificial.

Peor resulta la postura de quienes deben conducir los destinos de la provincia y que piensan o sienten u operan de la misma manera que un diario que es un loro del gobierno de turno.

La escuela 1737 de nuestra organización plantea un modelo. Está escrito en documentos, en jornadas educativas, se puede palpar con solo acercarse a Obreros Unidos 1201 o hasta leyendo en fundaciónceferino.org.ar, el PEI que describe cómo es la currícula y de qué manera se lleva a cabo.

La comunicación es desde la inauguración de la radio en 2012 un fuerte pilar de esas «materias». Basta con observar las redes sociales, o escuchar en el 88.9 del dial, o desde una aplicación por teléfono, cuál es el modelo de educación, basado en la polea que incluye al trabajo. Por eso los talleres de oficios ancestrales y los nuevos ligados a la actual era sumamente tecnologizada.

¿Cuántas escuelas en Chubut tienen sus medios de comunicación? Las hay. ¿Cómo articula el estado ese aspecto que, encima, surge de una inversión propia? No lo sabemos. ¿Qué pasa con escuelas como la 790 en Puerto Madryn que tiene esa orientación y no posee ni 1 micrófono? ¿Qué respuesta hay para aquéllas que tienen orientación en deporte como la 7707 y apenas pueden trabajar en un SUM de reducidas dimensiones?

¿Qué hacer con las escuelas como en El Escorial, en donde estuvimos, que no tienen recursos? ¿Cuál es el sentido que se la da a la ruralidad? Eslóganes, panfletos, discursos de ocasión y de cotillón forman parte o no de la previa electoral.

El actual gobierno provincial, y así lo dijeron los resultados de las PASO el 7 de abril, puede repetir hasta 2023.

Enojado, en conferencia de prensa, la misma jornada en que se rumoreó sobre la renuncia de Cigudosa, Arcioni intentó una defensa: «Hay 11 escuelas con problemas sobre 650 que tiene la provincia. Y de esas 11, en algunas hubo sabotaje. Sí, hicimos la denuncia», dijo. Al otro día, sentado al lado de Cigudosa la defendió como Das Neves lo hizo con Fernando Peralta, ex responsable de Derechos Humanos que renunció tras haber quedado involucrado en una causa de prostitución infantil.

Das Neves también había elegido un ataque verbal como mejor defensa.

Mientras, las escuelas se caen a pedazos.

Y el futuro, parece que también.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*