OPINIÓN| No más hombres invisibles – Por Luciana Koziura

Genero y raza en el trabajo del hombre negro.

Si observamos la cultura popular y los medios de comunicación, es facil detectar cuál es la imagen mainstream de lo que seria la vida de los hombres cis negros en Estados Unidos. Por un lado, existe el imaginario colectivo de que todos los hombres cis afrodescendientes son del gheto, delicuentes, que están en una y que no pueden salir de esa.

Las películas yankis todo el tiempo fabrican estas ideas sobre el estereotipo del que me estoy refiriendo. En el otro extremo del espectro están los hombres cis negros extremadamente visibles y exitosos como… no sé ¿Obama, Michael Jordan y Bill Cosby antes de ser el asco de mierda que es hoy? Este estereotipo sugiere que el trabajo duro, la permanencia en la academia y el buen comportamiento son como rutas seguras meritocraticas hacia el éxito.

Ambos relatos ofrecen una imagen muy bidimensional de la vida de los hombres. ¿Por qué? Porque dan la impresión de que casi todos los hombres negros cis se enfrentan a las terribles amenazas del desempleo o el fracaso escolar, el abandono y por supuesto la cárcel. Aquellos que no encajan en esta categoría pueden parecer estar en otro extremo, que son parte de una minoría extremadamente acomodada y muy visible que señala sus propios logros como prueba de que la ambición bien canalizada conduce al éxito:  “¡SI SE PUEDE!”

No mentira, no se pudo.

Pero me pareció super interesante poder traer una tercera posición a esto, y es la tesis del libro “No More Invisible Man” de Adia Harvery Wingfield que trata justamente de los hombres cis afrodescendientes que no encajan en ninguna de estas dos categorías: Son de clase media, profesionales que trabajan en empleos white collar y que suelen ser invisibles para los medios de comunicación, incluso para la gran parte de las discusiones diarias. Para estos hombres cis negros, doctores, abogados, enfermeros, ingenieros o docentes sus vidas no reflejan necesariamente las de sus compañeros de clase trabajadora y tampoco comparten las mismas experiencias y preocupaciones que sus compañeras mujeres cis profesionales negras.

Por el contrario, Wingfield dice que la raza, el género y la clase social crean condiciones laborales únicas para estos hombres cis afrodescendientes profesionales que son muy diferentes a la de los otros grupos.

“No more invisible man” explora cuales son las diferentes dinámicas de la vida laboral de estos hombres.

Se centra en sus experiencias generales en el lugar de trabajo, las interacciones con las mujeres, las relaciones con los hombres, las demostraciones de masculinidad y el rendimiento emocional.

Me interesó muchisimo poder compartir la parte que trata sobre las interacciones con mujeres y sobre todo con mujeres blancas. En el libro se refleja como por regla general y para subsistir en un ámbito laboral los hombres se suelen aislar para poder evitar todo tipo de mal interpretación. Una super vigilancia en si mismos para poder permanecer en un lugar donde el hombre cis negro en los ojos de la mujer blanca es una amenaza.

¿Y porque digo esto? Porque la cultura popular y los medios de comunicación aun construido una imagen del hombre negro como peligroso y si no me creen me googleén :Emmett Louis Till. Quien fue linchado por haberle hablado a una mujer blanca.

Algo parecido sucede con el trabajo y el rendimiento emocional, el libro refleja como algunos hombres cis negros profesionales deben abstraerse mucho más que sus compañeros blancos porque sus emociones son entendidas de distinta forma.

Cita:

Wingfield Harvery, Adia. No More Invisible Man. Temple University Press. 2013

Escuchá la comlumna de Luli en Vengan de a 1 todos los viernes a las 15 por la Radioescuela Namunkura 89.7 #ExpresióndeLibertad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*