Día del recolector de residuos: un jugador de toda la calle

Nacido en Laprida, provincia de Buenos Aires, Juan Manuel Bordaberry cumplió el sueño de muchos pibes y pibas. Con la camiseta de Racing debutó en primera en Brasil ante el Flamengo. Vive en Puerto Madryn desde 2012 y hace tres años que combina entrenamientos y partidos en su actual equipo, Joya Joya Moreno, y las corridas por las calles de la ciudad recolectando residuos. En el día de quienes realizan esta actividad vaya una historia entre gambetas de rudos defensores y vehículos mientras lanza las bolsas.

Pica y frena. O frena y piça. El glosario del fútbol moderno podría definirlo como un jugador vertical: nació en Laprida y transcurrió desde los seis hasta los catorce años en su casa futbolera. Del Lilan a Racing de Avellaneda sin escalas. Juan Manuel Bordaberry, el hábil volante que le produjo un dolor de balero al Madryn de Julio Román, jugando para otro Racing, el de Olavarría, hace tres años que utiliza su freno y pique para encarar canastos o cordones.

Una joya. Bordaberry llegó a Deportivo Madryn en 2012. Qué golazo.

“Al ser (trabajadores) esenciales estamos desde el día cero cumpliendo con los protocolos que tomó la empresa junto con el intendente y nación. Estamos preocupados por la situación pero siempre poniéndole el pecho”, le cuenta a www.lanamunkura.com, Bordaberry.

El fútbol le abrió las puertas al cielo de los deseos en Brasil:” Mí primer partido en Racing fue en 2007. Nos dirigía Ángel Capos y jugamos contra Flamengo”, dice al repasar su trayectoria.

Racing, Cappa y Flamengo es situarse en la historia: la Academia en el amateurismo, el primer campeón del mundo con el zapatazo del Chango Cárdenas, el ayudante de Valdano en el Tenerife y Real Madrid, o la camiseta negra y roja del carioca de Zico, el Pele blanco.

“Tengo una buena relación con la gente que te ve pasar todos los días recolectando y te valora el trabajo en estos tiempos difíciles. También es importante tener la seguridad económica de cobrar mes a mes,más allá de ser eventual por el momento, contando que en el fútbol es normal que la mayoría de los clubes se atrasen con los sueldos”, expresa Juan quien agrega que “la relación con mis compañeros es muy buena, trato siempre de estar de buen humor y con los chicos que me ha tocado trabajar son de la misma manera.Lo más complicado del trabajo es estar las 4 estaciones del año, a veces hace mucho frío con lluvia o a la inversa; con mucho calor.Es un trabajo que no cualquiera lo puede hacer, tenés que estar preparado y por eso admiro a mis compañeros. Al estar trabajando muchos años el cuerpo lo siente y te pasa factura, es normal por la clase de exigencia que se hace”, completa.

Dos experiencias en el exterior (Bolivia y Chile), su estadía en Deportivo Roca hasta su llegada a la ciudad: el aurinegro y, en la actualidad, Moreno, los clubes en donde Bordaberry encontró su lugar.

Mediocampista ofensivo, Juan -puede decirse- es un jugador de toda la calle.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*