Locas de amor

Capítulo IV
Jueves 30 de abril, de 1977.

El Secretario General de la Presidencia de la República anuncia a los representantes de las Madres de Plaza de Mayo que no les será acordada la audiencia solicitada el día 5 de mayo al general Videla para tratar el problema de los desaparecidos. Se les indicó que ese problema “no le interesa al Presidente” y se les aconsejó dirigirse al Ministro del Interior, general Albano Harguindeguy.

“Esta es, exactamente, la respuesta que recibimos al concluir nuestra manifestación semanal, cuando nos presentamos ante el Secretario General de la Presidencia para obtener noticias con respecto a nuestra solicitud de audiencia presentada más de meses atrás”, me dijo Marta meneando la cabeza. “¡Este problema no interesa al Presidente!”. “Creíamos estar soñando pero, lamentablemente, no es así; se trata de una pesadilla de la que no logramos despertar! Por supuesto, el Presidente tiene otras preocupaciones. Él, el gran cristiano, fiel y activo servidor de la Iglesia, comprometido en salvar a la civilización occidental y cristiana de la cual la República Argentina queda como uno de los pocos representantes. Como si no fuera él, el Comandante en Jefe del Ejército, quien soltó los perros y dio las órdenes para que se arreste, se torture, y se asesine, en nombre de sus más altos ideales”, concluyó Marta en un tono amargo y desilusionado.

https://www.youtube.com/watch?v=ghAdFwm6xxw[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=ghAdFwm6xxw[/embedyt]

Ella ha cambiado muchísimo en el transcurso de estos tres últimos meses. Yo no me había dado cuenta de esto a lo largo de nuestros breves encuentros de los jueves por la tarde en la Plaza de Mayo, pero acá -en la oficina- tomó conciencia que ya no es más la misma.

Ha dejado de ser esa madre corajuda pero ingenua, dispuesta a escalar montañas para encontrar a su hijo. Ha tomado otra dimensión. Más reflexiva, analiza los hechos retrospectivamente, casi con frialdad. No considera su caso solamente a nivel individual, sino como un elemento más dentro del problema de los desaparecidos. Se politiza -en el mejor de los sentidos de la palabra- y adquiere un lenguaje militante.

Le había pedido que pasara a verme, para que pudiéramos hacer, con calma, un balance luego de tres meses de la primera manifestación en Plaza de Mayo. Las cosas, en efecto evolucionaron rápidamente. De las catorce madres del primer día ya se ha superado ampliamente el centenar, y estos encuentros semanales comienzan a provocar algunas reacciones.
“La respuesta de Videla no nos sorprendió”, prosigue Marta mientras la observo. “Nosotras sabíamos muy bien que esto no iba a ser fácil. Ellos no quieren escuchar hablar de los desaparecidos y niegan su existencia. Pero si ellos están decididos a hacer oídos sordos, nosotras no estamos dispuestas a poner término a nuestro reclamo. Gritaremos cada vez más fuerte”.

“Parecen no darse cuenta de lo que sufre una madre a la que le han arrebatado su hijo”, dice la compañera de Marta, una mujer de unos cincuenta años llamada Rita, que hasta ese momento no había soltado la palabra. “La sola idea de que a consecuencia de nuestra acción pudiéramos obligarlos a liberar a nuestros queridos desaparecidos es un motor cuya potencia ellos ni siquiera sospechan. Ni sus amenazas ni sus fusiles pueden contra la fe de una madre. Si ellos quieren obtener la paz no tienen otra solución que respondernos o matarnos”.

A pesar de la vehemencia de sus palabras, el tono permanece calmo, mesurado. Se percibe que estas frases han sido meditadas durante largo tiempo. No cabe duda; estas mujeres están decididas a llegar hasta las últimas consecuencias. Van a causar muchas dificultades a los militares”.

Este fragmento, desde la página 51 hasta la 53, corresponde al libro “Las locas de la Plaza de Mayo”, del periodista francés Jean Pierre Bousquet.

En 2015, Bousquet fue condecorado por el Gobierno argentino, a cargo de Cristina Fernández, a través de Susana Rinaldi, agregada cultural a la embajada en Francia.

http://www.radionacional.com.ar/horacio-embon-entrevisto-a-jean-pierre-bousquet-autor-del-libro-las-locas-de-plaza-de-mayo/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*