Lucía Astudillo nos transmitió su pasión por el cine [AUDIO] | Radio escuela Namunkurá

Lucía Astudillo tiene 14 años y una pasión que nació desde niña. “Mi papá estudió actuación y pude ver cómo era el detrás de escena. Fue una novela que se hizo en la ciudad, la primera íntegramente realizada en nuestra ciudad”, contó la joven que comenzó a estudiar en la escuela 1737 de la fundación Ceferino Namuncurá, a partir de este 2021. “Voy a estudiar dirección de arte, me encanta el maquillaje, el vestuario, la decoración y las escenografías. Me costaría dirigir porque no puedo decir que no. No podría mandar”, proyectó. Lucía hizo una columna de cine, en el programa “Bisagra”, en donde expuso sobre sus gustos ligados al tema. También recomendó directoras y películas y se manifestó sobre un cortometraje que realizó recientemente.

Un nuevo aspecto ligado a la concepción de radio-escuela. La semana anterior había sido Matías Loguercio quien habló sobre la Fórmula 1. Vale destacar que tanto Lucía como Matías no participan, todavía, de los espacios de comunicación. Sin embargo el deseo de transmitir qué les apasiona bastó para animarse y desarrollarlo como una columna radial.

Flamante estudiante de la escuela 1737 de gestión social cuota 0, Lucía contó en La Namunkurá el por qué del cambio escolar: “Iba a la escuela 750 y se caía a pedazos -el edificio-. Teníamos que compartir un picaporte o una manija entre varios porque se nos quedaba en la mano”, expresó y nos reveló en primera persona, lamentablemente, el estado en que se encuentran distintos establecimientos en nuestra ciudad. “Había un cronograma para utilizar el picaporte. Lo usaba un curso y después otro”, agregó”.

Pese a su corta edad, Lucía también está estudiando cine en un espacio terciario de nuestra ciudad.

“Necesitaba encontrar un sistema distinto al tradicional. Llegué a la fundación por Ramiro (Molina, estudiante desde hace 3 años de la escuela 1737) que me contó acerca de los talleres y la manera en que tienen los profesores de acompañarte. Mi papá dice que estoy en mi salsa porque son extrovertidos. Al principio me dijeron que estaban todos locos…”, explicó la joven en referencia a las expectativas previas a ingresar a la fundación.

Lucía Astudillo ya había tenido una experiencia de radio, durante su primaria, en la escuela 181: “Usábamos el espacio de la biblioteca. Era una transmisión interna”, describió al tiempo que realzó la impronta de un trabajador bibliotecario. Fue el quien combinó la tradicional lectura de cuentos y novelas con un espacio radial.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*