Cannabis: ¿por qué recortaron el proyecto original?

En la última sesión, el concejo deliberante de Puerto Madryn aprobó (11 a 1) la creación del concejo consultivo de cannabis, fragmento de un proyecto integral en el que trabajaron distintas organizaciones e instituciones. El fin del proyecto es facilitar el acceso al aceite de cannabis a las familias que lo requieran para el tratamiento de enfermedades. Y también apunta a dejar de perseguir a los cultivadores. Pero la concejala Mariela Williams tomó sólo una parte y propuso la votación del proyecto recortado.

Gregorio Bigatti, investigador del Cenpat y miembro del grupo Cannabis Terapéutico que participó del proyecto original junto con Reset, profesionales de salud y justicia, madres cultivadoras y canabicultores, entre otros, habló con la radioescuela. “Hay muchas familias de Madryn que necesitan no ser penadas por usar cannabis medicinal. Es una planta más, se usa hace 5 mil años”, dice.

“Es una planta más, se usa hace cinco mil años”, resumió Bigatti.

Bigatti afirmó que el problema está en la legalidad de la sustancia y reconoció que usa cannabis hace más de 30 años. “Hay muchos niños con problemas de autismo que andan mejor con este aceite que con un montón de medicamentos que deben consumir”, explicó el científico. “Hoy podés ir preso por tener una planta, las familias que lo necesitan tienen miedo de ser perseguidas”, denunció.

El rol de científicos en el proyecto.

Sobre el cierre, resaltó la importancia de legalizar el concejo consultivo pero afirmó que el proyecto original incluía legalizar también el autocultivo. “Se puede usar el aceite pero no se puede cultivarlo; hay que comprarlo a EE.UU., por ejemplo”, expuso Gregorio. “¿Cómo prohibir una planta no tóxica?”, agregó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*