“Plan Argentina contra el Hambre”: reunión entre el municipio y la fundación Ceferino

Con las presencias del mandatario municipal Ricardo Sastre y el presidente de la fundación Ceferino Namuncurá, Carlos Merino se efectuó una actividad de trabajo de cara a la propuesta de Alberto Fernández. Participaron del encuentro los funcionarios Martín Ebene y Sergio Lorea al igual que el asesor de la organización, Daniel Gómez Lozano. La entidad que trabaja con jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad, en donde se erige la escuela de nivel medio 1737, trabaja en su currícula con las áreas de huerta y granja en el aspecto de la producción. Se avanzó en la generación de dulces y el abastecimiento de verduras.

Plato típico. Bife de cerdo, croquetas de acelga y lechuga. Cada alimento e ingrediente es casero. Una muestra del almuerzo que, a diario, reúne a 60 personas entre estudiantes, instructores y otres trabajadores de la fundación.

“¿Cómo pueden haber millones de argentinos sin comer cuando estamos en condiciones de producir alimentos para 10 veces más de la cantidad de habitantes de nuestro suelo?”

¿Quién no escuchó o repitió esta frase alguna vez? Ahora, en la previa de las elecciones del 27 de octubre, el eslogan se transformó en una de las bases de la plataforma del Frente de Todos que propone a Alberto Fernández como candidato a la presidencia en fórmula con Cristina Fernández de Kirchnner.

¿Y en Chubut? ¿Puerto Madryn? Las mismas preguntas: hay agua, tierras, “somos pocos”;¿Entonces? ¿Por qué el hambre o la bolsa de comida como elemento para paliar las crisis como las que vivimos ahora?

Nuestra ciudad cuenta con la experiencia del agua de reuso y con áreas destinadas para la producción. Puede costear la energía desde la experiencia de las conocidas como “limpias”, tiene un puerto de aguas profundas y pesca siendo la merluza un material de descarte en pos de “priorizar el langostino”.

Pues la teoría del derrame, cita del capitalismo -al menos noventoso-, se cae sin más.

En ese contexto hay que articular y la ciudad cuenta con recursos naturales y humano. Posee entidades nacionales como el Cenpat, Senasa, Inti, entre otras que pueden certificar que la producción alimenticia ofrezca, al menos, dos vertientes: el trabajo y una dieta nutritiva.

En ese tenor se realizó el encuentro con funcionarios de la municipalidad de Puerto Madryn y la fundación Ceferino Namuncurá, la cual contó con la presencia del intendente Ricardo Sastre.

Dulces. Duraznos, ciruelas, damascos, pelones, peras e higos son algunos de los dulces que se cosechan en la entidad. Una vez abastecida la cocina se traducen en mermeladas. También se produce miel. Cada actividad forma parte de la currícula de los estudiantes de la escuela 1737.

Compartimos aquí, entre artículos e imágenes, algunas de las tareas que se realizan cotidianamente en la organización que trabaja con jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad desde 1992.

Huerta. Ramiro y Diego en plena cosecha de remolacha. En este taller se ha sembrado y recolectado lechuga, tomate, acelga, zapallitos, abas, espinaca, rúcula, puerro, papa, maíz, repollo blanco, albahaca, arvejas, ajíes y rabanito. Asimismo se producen mermeladas y miel.

Archivo. Una de las diversas notas periodísticas que denotan el trabajo de producción que se realiza en la fundación Ceferino Namuncurá desde 1992. “Argentina: Plan contra el Hambre” tendrá su versión en Puerto Madryn, escenario en donde pueden combinarse los recursos naturales y humanos.

Decisión política. Desde la municipalidad local se anunció la creación del área de producción. En ese contexto fue el encuentro entre funcionarios e integrantes de la organización: de izquierda a derecha se observan a Ebene, Lorea, el intendente Sastre, Gomez Lozano y Merino.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*