Domingo Namunkurá: Abuso en Pirámides/Tras la doble condena y las detenciones, las preguntas

El pasado miércoles 2 de octubre la Cámara de Apelaciones en lo penal ratificó la condena para Barbara De Cristófano y Julián Morón. Condenados por abuso sexual agravado fueron detenidos en Puerto Pirámides, el jueves. Los próximos pasos legales se dirigen hacia las apelaciones que podrán realizar ante el Superior Tribunal de Justicia chubutense o bien en la Corte Suprema de Nación. Sin embargo, de cara al futuro, quedan muchas preguntas.

La escena, en la puerta de la Cámara de Apelaciones local, en el mediodía del miércoles 2 se asemejó a las vividas en el ingreso de los tribunales de la calle Mosconi: de un lado, un grupo de habitantes de Puerto Pirámides con banderas y pancartas. Del otro, menor presencia de habitantes de la villa balnearia aunque acompañados por integrantes de distintas asociaciones como los foros de Infancia Robada y Adultos por los derechos de la infancia.

En forma de programa radial, un largo audio en donde se escuchaban los testimonios de vecinos, amigos, allegados, jóvenes criados en Pirámides y docentes: entre las entrevistas se pudo oír la del intendente de la localidad, Javier Roldán.

Después de una hora de actividad en el interior de la Cámara y ante la salida de protagonistas, el Dr. Alfredo Pérez Galimberti habló de la unanimidad de los jueces Leonardo Pitscovsky y Rafael Luchelli y de la jueza Carina Estefanía -con labores en Esquel, debió reemplazar a la jueza Flavia Trincheri que ya había participado del juicio anterior que propuso las penas de 16 y 14 años para De Cristófano y Morón respectivamente- aunque agregó, al paso, que había habido pronunciamientos sobre la actuación de una perita.

Esa perita es la licenciada Mariana Pastor que, en representación del Ministerio Público Fiscal, firmó su tarea tras la denuncia de noviembre de 2016, bajo la figura de “relato increíble”. Cada integrante del tribunal hizo mención crítica a su actuación al punto de recomendar la intervención de la Procuración sobre el accionar de la “inexperta”. Vale recordar, igualmente, que tanto el jefe de fiscales de Puerto Madryn, Dr. Daniel Báez como Dr. Jorge Miquelarena revelaron en declaraciones periodísticas que la actuación del área (incluye a las fiscales Dra.Angélica Cárcano y a la responsable de Abusos y Género, Dra. Alejandra Hernández) fue correcta.

La jueza Estefanía, además, propone la intervención del Ministerio de Salud ante la conducta del enfermero,Nelson Amulfo García, quien admitió realizar tareas correspondientes a un/a médico/a, al tiempo que juzgó su conducta al igual que la de la presidenta del Colegio de Pediatras de Chubut, la Dra. Fernanda Abrany, al borde del falso testimonio. La cordillerana tampoco ahorró críticas al comportamiento del Director de la escuela 87, Ricardo Zmud y de la profesora de Educación Física, Ana Elsie Alvarez, quienes por experiencia debieron haberse manejado de otra manera y no en forma parcial hacia los imputados. Agregan sobre Zmud que no reconoció que había tenido una charla con la víctima sobre la situación vivida.

Otro dato que se subraya es que, fue justamente, la escuela y una charla sobre ESI, la que motivó a la víctima a manifestarse antes de la denuncia realizada.

A continuación compartimos fragmentos que hacen alusión a las faltas en que, según los camaristas, incurrieron profesionales de diversas áreas.

Voto Juez Leonardo Pitscovsky:


(…)Ante la Psicóloga del Ministerio Público Fiscal, Lic. Mariana Pastor, quien primero determinó mediante una evaluación que podía prestar declaración, que se trataba de alguien con personalidad sana, con buenos recursos y discurso claro, con deseos de dar a conocer una denuncia, depuso sobre situaciones de abuso con diferentes personas.

La Perito -en relación a las otras personas mencionadas- consideró el relato
estereotipado, repetitivo y estructurado, agregando que no pudo subjetivar nada, no observando tampoco ninguna manifestación verbal o gestual que la convenciera de que había abuso, por lo que en definitiva lo reputó increíble. Estimó además que no estaba disociado, no hallando angustia en su relato, pero sí enojo.

También observó que había desarrollado un método de aprendizaje, pues tenía miedo de olvidarse de algo y de alguna manera estableció que estaba muy metido en la conflictiva parenteral.(…)

http://www.mpfchubut.gov.ar/centro-de-noticias/puerto-madryn/madryn-tras-una-charla-de-educacion-sexual-en-la-escuela-nena-conto-que-el-padre-la-habia-abusado( Difusión desde el Ministerio Público Fiscal de una causa que arribó a una condena tras una charla sobre ESI en una escuela)

Vale destacar que la Jueza Marcela Pérez respecto a la declaración de la Lic.
Mariana Pastor expresó: “He de apartarme de este dictamen en orden a las siguientes consideraciones: la profesional se explayó sobre dichos respecto de personas ajenas al hecho imputado. Pero no lo hizo sobre los
sucesos que nos convocan. De hecho solo lo trató a preguntas de la Querella y al no poder precisar debió acudir a la lectura de su informe, párrafo que por cierto no resultaba ni repetitivo, ni estereotipado, ni estructurado, como luego admitió.

La perito no encontró alteraciones graves, minimizó las alteraciones psicosomáticas que presentaba, consideró que tenía recursos para hacer frente a un conflicto que asoció a la problemática parental, aunque admitió que tenia miedo a los imputados y creía en las amenazas que estaban vinculadas a los abusos.

Ello no solo resulta contradictorio en sus propias conclusiones, sino también con la restante evidencia que ha dado cuenta de la grave afectación psicológica que presenta, que han advertido las otras peritos, además de las terapeuta. Su valoración se da de bruces además con la evidencia fisica que demuestra signos de abuso sexual.(…)

(…) del voto de la Dra. Trincheri se puede leer: “Si bien hasta ahora del testimonio de la Lic. Sarubisnky surgen algunas inconsistencias, estas se evidencian aún más al ser interrogada por el Querellante, llevando al Juzgador a encontrar la misma lógica difusa que utiliza su colega la Lic. Pastor, por lo que su dictamen termina sin fuerza convictiva. Así es
como ante preguntas específicas, reconoce que en el segundo informe percibió la existencia de un trauma de edad temprana. Abunda decir que la Licenciada Sarubinsky, además de contradecir sus propias afirmaciones, sus conclusiones colisionan con los otros testimonios de las profesionales intervinientes, el examen médico -que da cuenta del ASI crónico- y las normas de la experiencia, la lógica y el sentido común, por lo que el testimonio de la Lic. Sarubisnky no incita con razones a tener por ciertas sus conclusiones. “

Párrafo aparte merece la intervención de la Lic. Pastor en la dirección del interrogatorio de la Cámara Gessell y en su posterior informe. Es posible que por la escasa experiencia que tenía en la temática al tiempo de practicarse la Cámara Gessell en el ámbito del Ministerio Fiscal, haya omitido observar y atender los alcances,entre otros, del Artículo 3 de la Convención Internacional de los Derechos el Niño, donde se establece que el principio del interés superior del mismo debe ser una consideración primordial en todas las medidas que les conciernen y que tomen las instituciones públicas -o privadas-, entre ellos, los tribunales, como reza el propio artículo, y dentro de este ámbito, particularmente los estamentos de la judicatura, fiscalía, defensa y sus auxiliares profesionales, pues, cuando la Convención refiere a todas las medidas, sugiere sin dudas, que cualquier persona (más si se trata de un funcionario público) que actúa en un asunto que tenga que ver con un niño o niña, que se presenta como víctima de abusos sexuales, debe tener especial cuidado y agudizar su atención sobremanera en pos del resguardo -en su interrogatorio- de su interés superior y dirigir el acto en consecuencia.(…)


(…)Ya tenía noticia la Profesional de la existencia, más allá que desconocía el contenido según refirió, de una pericia medica que indicaba el abuso. Sin embargo, sin evaluar correctamente esta particular situación, avanzó en el interrogatorio demandando respuestas pretendiendo virar la atención del asunto principal, sin lograr a mi juicio conexión ni contención, y sin puntualizar en demasía -quizá por eso el resultado de sus conclusiones-, en la denuncia que estaba trayendo a escena la víctima.

(…)Propongo a mis pares dar debida intervención de esta cuestión al Ministerio Público Fiscal, a los fines correspondientes, asunto que en lo demás, aprecio, debió tomar cartas el propio Tribunal de juicio, atendiendo sus conclusiones al resolver el caso.(…)

Con vastísima experiencia en el tratamiento de casos de abuso sexual infantil en el ámbito forense, la Lic. EIsa Sánchez tuvo la custodia del proceso de la segunda Cámara Gessell. Se aprecia desde su profesionalidad, que la misma se practicó de manera armoniosa y correcta. Así quedó reflejado, pese a las críticas que trae la Defensa de un supuesto direccionamiento en el interrogatorio, o acaso practicado con preguntas inductivas, asunto que de ninguna manera ocurrió. Por el contrario, se observa del video, tomado por más de dos horas, una afinada manera de llevar a cabo el cuestionario, dando lugar a la espontaneidad del relato, pese al trance que le tocaba pasar al revivir.(…)

El Informe complementario de fecha 06/11/17 suscripto por la Lic. Carola
Cordón Ferrando de la pericia psicodianóstica realizada en sede del Cuerpo Médico Forense junto a la Lic. Sánchez y Sarubinsky, luego de explicar las técnicas utilizadas, expresó que: “Se observan claros y contundentes indicadores de Abuso Sexual Infantil, se advierten secuelas psicológicas compatibles con abuso sexual. No presenta fabulación psicótica ni distorsión de la realidad. El relato es creíble, porque realiza un relato con secuencias lógicas, coherencia, lenguaje acorde a su edad y capacidad de simbolización dentro de parámetros normales . Se observa la presencia de angustia bloqueada e inhibida siendo ello una consecuencia de la defensa. A pesar de observar características defensivas antes mencionadas, la presencia de estas defensas no desacredita, por el contrario, remarca el hecho de que su aparato psíquico en construcción se encuentra amenazado por la irrupción de angustia y secuelas de trauma psíquico.(…)

Voto de la jueza Carina Estefanía:

(…)Los Jueces también incluyeron en su fundamentación individual las
conclusiones de la pericia de la Grafóloga de la Policía Federal Mariel Alejandra Pugliese quien sostuvo que todo el síndrome gráfico encontrado indicaba vulnerabilidad y a preguntas de la defensa aclaró que era un punto de vulnerabilidad excesivo, algo que trauma y que afecta poderosamente. La perito exhibió dibujos, explicó las formas de dibujar, de pintar, de escribir y la descarga de ira. Concluyó que esto sólo se presenta en un cuadro de intoxicación severo o en casos de abuso sexual.(…)

(…)Hacia mediados de noviembre se comenzó a trabajar en la Escuela Nro. 87 -a la que concurría el niño- en la prevención del Abuso Sexual Infantil, incluso el domingo 20 de noviembre de 2016, -es decir, el día siguiente del “Día Mundial para la prevención del Abuso Sexual Infantil” – hubo una actividad recreativa para visibilizar la temática.

(…)Tampoco se puede soslayar que el develamiento se produce en una semana en la que se trabajaba en el colegio sobre la temática de ASI y empezó a contar las conductas abusivas cuando regresaba de una jornada de recreación programada en razón del “Día internacional de la
prevención del ASI”.(…)Declaró en dos oportunidades en Cámara Gessell y si bien ello no es favorable para el proceso, tal circunstancia se debe al déficit en la praxis de la Lic. Mariana Pastor, perito del MPF, quien tuvo a su cargo la primera entrevista y pericia psicológica dispuesta inmediatamente de recibirse la denuncia, que se realizó con el control de la perito de la Defensa Lic. Silvia Sarubinsky. En el relato se advierte que dice dónde, cómo, cuándo y sensaciones. Incluso se corrige, al recordar que se estaba cambiando cuando empezó todo. El acontecimiento está inserto en un contexto espacio temporal rico y complejo, es decir tiene engranaje contextual.

(…)En primer lugar me referiré a la pericia efectuada por la Lic. Pastor con el único control de la perito de la defensa, que sostuvo que el relato era increíble y que los indicadores emocionales no guardaban relación con el abuso sino con la circunstancias que rodeaban la separación de los padres.
Me interesa señalar que se observa de la forma en que la misma realizó la entrevista, tanto en su lenguaje postural como verbal, que no se ajusta a la praxis que deben tener los entrevistadores de niños. En el caso se advierte que ha estado invadida de preguntas indicativas que en algún punto parecían dirigidas a confundir y que a pesar de ello no modificó la seguridad con que brindaba sus respuestas. Es probable que esta inhabilidad tenga relación con su poca experiencia en la profesión, toda vez que conforme surgió del interrogatorio que le efectuaran en el juicio, al momento del exámen pericial contaba con pocos años de ejercicio profesional y apenas seis meses en el MPF. No surgió que capacitación tenía para realizar pericias psicodiagnósticas ni tampoco si estaba capacitada para realizar el Test de Roscharch, que sabido es requiere una especialización adicional.(…)


(…)Pero más allá de lo expuesto, me interesa destacar lo ocurrido cuando se produce el corte de la entrevista, para que las partes resuelvan si se debían relatar los hechos que sindicaba a personas diferentes o no. Allí se escucha claramente cuando la víctima susurra “cerrá, cerrá, cerrá” al ver que se abría la puerta para salir del recinto y le dice que cuando regrese le quiere decir algo. Cuando la profesional vuelve, no se advierte que la psicóloga adopte una actitud contenedora. (…) Al explicar porque concluía que era un relato increíble adujo que se trataba de un relato estereotipado, organizado repetitivo y estructurado, sin embargo, además de no advertirlo personalmente cuando visualice la entrevista, en el juicio la querella le puso de manifiesto partes del mismo debiendo reconocer la perito que efectivamente no había repetición.(…)

(…)No pudo explicar por qué descartó que los síntomas emocionales no respondan a ese abuso cómo tampoco que los mismos respondan solamente a la existencia de un conflicto entre los padres.(…)

(…)La perito de la defensa dijo que el relato no era creíble porque no reunía la cantidad de indicadores que prevé el Sistema de Validación de las declaraciones en un caso de ASI. Señaló que de los diecinueve criterios no se encontraron presentes gran cantidad de los mismos. Sin embargo, no detalló en el debate cuales estaban y cuáles no.(…)

(…)Una testigo sostuvo que se había tenido que ir a vivir a San Rafael por esta falsa denuncia y que esta mentira era fabricada y financiada por la abuela paterna, sin aportar ningún dato por el cual se pueda sospechar que lo que afirma tenga algún grado de veracidad, todo lo cual le resta valor a su declaración. Después de haber escuchado a la víctima y haber analizado toda la prueba, quedó absolutamente descartada que esta investigación sea producto de una denuncia falsa.(…)

No es posible imaginar que una persona adulta pueda repetir una
con estas características, menos que lo haga alguien de tan corta edad, sin siquiera incurrir en contradicciones, en las diversas oportunidades en que ha relatado lo “que me pasó”.

(...)Fue evidente que los testigos propuestos por la defensa han tomado parte del conflicto, inclinando su creencia hacia la versión que dan los imputados. En ese colegio, Ricardo Zmud y de la profesora de Educación Física Ana Elsie Alvarez, ambos son docentes con mucha antigüedad y por su capacitación y experiencia se presume que debieran tener para con los niños una especial consideración, sin que ello signifique asentir circunstancias que no han existido. Pero tampoco es admisible que sean reticentes al responder o lo hagan de manera tendenciosa en favor del imputado y en contra de la víctima. Al Director se le tuvo que recordar una entrevista prestada en el Juzgado de Familia pero además utiliza adjetivos descalificadores denostando a la víctima infundadamente, exhibiendo parcialidad y claras deficiencias éticas en la aptitud profesional para afrontar la responsabilidad de educar en el deporte a menores de tan corta edad.(…)

Una valoración similar merece el testimonio de la pediatra Dra. María
Femanda Abrany Tame, con una importante trayectoria profesional incluso ejercía al momento del juicio la Presidencia del Colegio de la Sociedad Argentina de Pediatría de Chubut. Su testimonio se inscribe en esa parcialidad que demostraron los testigos propuestos por la defensa.

La testigo ha traído una circunstancia(se refiere a una patología que no concuerda con los restantes tratamientos) que no concuerda con ningún elemento de prueba y al ser preguntada por la querella reconoció que esto no lo dijo en el Juzgado de Familia.

Con relación al testimonio de Nelson Amulfo García, de profesión enfermero,
adelanto que el mismo resulta totalmente inverosímil, tal como lo afirmaron los jueces en su sentencia. En primer lugar, la circunstancia de prestar servicios en un hospital con la categoría de rural, no significa que quienes trabajan en dicho nosocomio estén habilitados a violar la normativa que regula la actividad profesional de médicos y enfermeros, sea en cuanto a la obligación de registrar el ingreso al hospital y a que’ toda intervención sea registrada en la historia clínica del paciente. Tampoco el trabajar en un Hospital Rural habilita a los enfermeros a diagnosticar o a realizar prácticas no indicadas por el médico.

(…)Entiendo que estos dos testimonios de profesionales de la salud son
inverosímiles y rozan el delito de falso testimonio y sorprende la incorporación de datos cuya veracidad no encuentra ningún sustento en los otros elementos de prueba.(…)

.
En el caso de los dichos del enfermero, el Ministerio de Salud de la Provincia del Chubut debiera tomar nota de lo que aquí ha mencionado para asegurar en el futuro un correcto servicio de salud de las personas que acuden al hospital de Puerto Pirámides.(…)

Finalmente, tal como lo resume la Dra. Trincheri al concluir su voto, “hay certeza positiva para sostener que estamos ante un caso de ASI.

(…)En punto a la actuación de la Licenciada en Psicología Mariana Pastor,funcionaria pública dependiente del MPF, deberá remitirse la presente sentencia al Procurador General de la Provincia a fin de que tome conocimiento del déficit en la praxis de la pericia que tuvo a su cargo, tanto en el modo en que realizó la entrevista -falta de contención verbal y gestual para el menor, interrogatorio indicativo, incisivo y confuso- como en el resultado de las conclusiones que quedaron en solitario con relación al resto de los informes psicológicos -a excepción del dictamen de la perito de la defensa- y médicos obrantes en estos actuados.
Su actuación no conforma los parámetros que exige la debida diligencia reforzada que imponen los Tratados Internacionales de Derechos Humanos a los funcionarios públicos cuando actúan en casos de víctimas de abuso sexual, cualquiera sea su género.(…)

Voto juez Rafael Luchelli:

(…)Respecto a la falta de control en la experticia médica, por parte de la
Defensa, y la imposibilidad de esa parte de expedirse al respecto mediante
facultativos, encuentro suficiente lo resuelto al respecto por la Jueza de Garantías, Stella Eizmendi. Asimismo, destaco que en el debate ello no fue materia de cuestionamiento de la actividad defensista.(…)

(…)Declaró bajo la modalidad de la Cámara Gesell y como anticipo jurisdiccional, en dos momentos diferentes: en fecha 14 de diciembre de 2016 en la que intervino la Lic. Pastor, declaración que fue interrumpida a instancia de la fiscalía, y luego el dia 29 de agosto de 2017 con la participación de la Lic. Eisa Sanchez.

(…)Surge que luego de! esforzado develamiento que sus dichos siempre guardaron coherencia interna, tal como lo fuera apreciado por el Tribunal.(…)

(…)Luego de escuchar detenidamente las Cámaras Gesell efectuadas y haber apreciado la labor profesional de la Lic. Pastor, juzgo que la misma se apartó de los cánones propias de la tarea que se le había encomendado. En tal sentido impresiona observar cómo la experta, en su interrogatorio, parecería olvidar que se presentaban signos inequívocos de ASI. Así, en vez de construir el rapport propio de su función, parecería que sus preguntas están dirigidas a cuestionar qué le está relatando, socavando la vulnerabilidad. Advierto que se aparta de la objetividad con la que todo integrante del Ministerio Público Fiscal debe honrar su actuación (seguramente ello debido a la escasa experiencia que tenía en su función al momento de realizar la Cámara mencionada). Por todo lo expuesto, juzgo ajustado lo propuesto por el distinguido colega que principia la sentencia, debiéndose dar intervención al Ministerio Público Fiscal a los
fines correspondientes. Así lo voto.(…)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*