Georgina Hassan, la orquesta de barrio Pujol y una noche inolvidable

“¿Cantan conmigo?, es fácil…Sos el viento que me trae, bicicletas por el aire”, dice, cuenta y canta, Georgina Hassan cuando la Usina Cultural ya está envueltaentre lágrimas escondidas o no tanto, pieles erizadas y corazones latiendo. Las 150 personas, entonces, murmuran o susurran o elevan las voces y repiten el pedido. Cartas de abuelo, una dulce canción, ya clásica de la artista bonaerense continúa en un concierto que atraviesa tres etapas: la orquesta infanto juvenil de barrio Pujl, con sus 13 años a cuestas sonando entre clásicos y modernos -se oye un tema de Michael Jackson- y una puesta en escena ataviados en rojo, entre violas, violines, violoncellos, contrabajos, flautas, bombos y trombón. Georgina junto con Pablo Fragela y Rafel Delgado hilan clásicos y nuevas canciones del disco “MadreSelva” acompañados por acordeón, piano, contrabajo, guitarra y un cuatro que afina la cantante, en vivo y en directo, encendiendo joropos venezolanos que, a esta altura se combinan con músicas de Violeta Parra y la colombiana Marta Gómez, zurciendo a Latinoamérica en un puñado sinfónico.

Lujo. Georgina Hassan, Pablo Fragela y Rafael Delado componen un trío que combina sonidos de piano, guitarra, contrabajo, acordeón y cuatro, en canciones latinoamericanas. A sala colmada hicieron vibrar la Usina Cultural en la noche del viernes 24.

El cierre es a pura emoción.

Orquesta barrio Pujol. Cumplen 13 años. Las edades de las y los niñes que la componen van de los 8 a los 17. Algunes están desde aquél 2006. A pulmón se transformaron en una asociación para esquivar las miserias de las NO políticas públicas. 110 integrantes, de los cuales 29 se subieron a escena. La próxima cita, agende: estarán en la feria del libro de Puerto Madryn el fin de semana que viene.

Combinados el trío que este domingo visita Rada Tilly en un evento gratuito y las pibas y los pibes de la orquesta que a diario trabaja en la escuela 219 (“Sabemos cuando empezamos pero no cuando terminamos”, nos dice al final del show el maestro René Del Pueche, contrabajo en mano), bajo la dirección flamante de Valeria Cejas en donde el ciclo del purreterío se extiende entre los 8 y 17 años; el aire nos guía en esa bella poesía que es “Cómo respirar”, como un golpeteo al corazón se transmite cuando “Volver a los 17”, es volver a la Parra que andaría por los 100 y al sueño de un continente zurcido como se hilan las canciones de Hassan que dejó en la cajita de los momentos inolvidables de la Usina, una nueva postal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*