Homenaje póstumo al compañero Juan Gorsd

Murió el pasado 13 de abril, en Tucumán, Juan Gorsd. Para muchos su paso estuvo ligado a la construcción. Como tal, fue secretario de la UOCRA. Artífice necesario para que llegase la primera bloquera a la fundación Ceferino Namuncurá, Gords compartía la mirada con los integrantes de la organización re-impulsada en 1992: la capacitación y el trabajo.

Nuestra entidad se ha nutrido con el paso del tiempo de personas como Juan que comparten sus saberes con un grupo de pibas y pibes, habitualmente, despojados de sus mínimos derechos. Así fueron realizándose las obras que, hoy, se ven plasmadas en las 3 hectáreas, ubicadas en el barrio América.

Aquélla bloquera permitió, asimismo, que los ladrillos que confeccionaban los instructores y estudiantes en la década del 90′ se transformaran en parte de las viviendas del hoy barrio Roque González.

Una de las primeras experiencias mediáticas de la fundación fue la revista Participar: en aquél lanzamiento que luego devino en un programa de radio en FM Madryn (“Sin cadenas”) y posteriormente en la propia emisora -FM Namunkurá-; puede observarse una entrevista a Juan Gorsd, por entonces secretario general del gremio de la construcción, el cual ha su salida trajo momentos de incertidumbre con intervenciones incluidas.

“Creemos que el gremio debe estar al servicio del afiliado. Acá hay muchas empresas que cuando no estaba el gremio pagaban lo que ellos querían y no le daban ninguna seguridad al trabajador”, contaba Juan Gorsd a los jóvenes que lo entrevistaron para la revista.

En otro tramo de la nota, Gorsd, deja un concepto que podría transplantarse a la actualidad: “Nosotros hemos creado una cooperativa para los trabajadores desocupados -hoy quienes se encuentran en esa situación dependen de un subsidio- y podemos construir viviendas más baratas que las que entrega el FONAVI -IPV en Chubut- cuyo costo es de 24 mil dólares y son viviendas que con mano de obra y materiales puede salir entre 8 y 9 mil dólares. Nosotros estamos en condiciones de llevar a cabo el trabajo como cooperativa con dos beneficios; mejores salarios para los compañeros y mejores costos para la comunidad”

Entrevista a Gorsd. La revista Participar dialogó promediando la década del 90′ con Juan Gorsd. El dirigente gremial, recientemente fallecido, dejó claros conceptos sobre la construcción y sus costos. Tema de actual vigencia.

Despedimos a Juan con un hermoso relato de Eduardo Galeano quien falleció en la misma fecha que el compañero Gorsd, cinco años atrás.

Hacía pocos años que había terminado la guerra española y la cruz y la espada reinaban sobre las ruinas de la República.

Uno de los vencidos, un obrero anarquista, recién salido de la cárcel, buscaba trabajo. En vano revolvía cielo y tierra. No había trabajo para un rojo. Todos le ponían mala cara, se encogían de hombros, le daban la espalda. Con nadie se entendía, nadie lo escuchaba. El vino era el único amigo que le quedaba.

Por las noches, ante los platos vacíos, soportaba sin decir nada los reproches de su esposa beata, mujer de misa diaria, mientras el hijo, un niño pequeño, le recitaba el catecismo.

Mucho tiempo después, Josep Verdura, el hijo de aquel obrero maldito, me lo contó.

Me lo contó en Barcelona, cuando yo llegué al exilio.

Me lo contó: él era un niño desesperado, que quería salvar a su padre de la condenación eterna, pero el muy ateo, el muy tozudo, no entendía razones.

–Pero papá –preguntó Josep, llorando–. Si Dios no existe, ¿quién hizo el mundo?
Y el obrero, cabizbajo, casi en secreto, dijo:
–Tonto.
Dijo:
–Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albañiles.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*