Editorial |Domingo Namunkurá: Vienen por voz

No habían pasado 24 horas de conocidos los resultados electorales que los triunfadores de los comicios en Chubut mostraron ciertos hilos. Una conferencia de prensa en la municipalidad de Puerto Madryn, algún “reto” del intendente Ricardo Sastre para dirigentes opositores, comerciantes y “periodismo” dejaron abierta la puerta de “una nueva etapa”.

Sin Das Neves como locomotora electoral, los “centros” en forma de preguntas fueron cabeceados al gol con frases como “no me gusta decirlo yo porque parece que es desde el ego, pero puede hablarse de sastrismo”, “la ciudad tendrá seis diputados y quédense tranquilos que voy a hacer que trabajen todos juntos”, “no soy hipócrita y no puedo callarme algunas cosas. Dijeron que éramos barras bravas, corruptos y que teníamos relación con gente vinculada a la droga. Sufrí en carne propia un episodio con mi hijo a quien le pusieron una picana en el cuerpo cuando denuncié sobre el narcotráfico. Hay que revisarse hacia adentro y esto va para comerciantes, dirigentes y periodismo”; dijo entre otras cosas con el ceño fruncido.

Microfísica del poder

Exultante por el triunfo, el flamantemente escogido como vice gobernador, Ricardo Sastre arribó al sillón de la calle Belgrano con suspenso.

Era 2011 y Mario Das Neves quien lo convenció de liderar la lista del PROVECH (Partido vecinalista chubutense), espacio que reunió a “de todo un poco” con el fin de obtener la mayoría en la legislatura, en 2007 -ya por entonces el actual “mandamás” madrynense había intentado pugnar por la intendencia versus Carlos Eliceche-; se jugaba “una parada” ante el Gobierno nacional.

Fue allí que desdoblada la contienda electoral, Chubut eligió representantes entre marzo y mayo de ese año debido a que hubo que recurrir a elecciones complementarias: se volvió a votar en algunas mesas, incluyendo a Puerto Madryn que fue escenario de cómo vecinos con apellidos iniciados en “M” eran visitados por las dos fuerzas con chances. Sastre-Pagani y Lázaro-Villahoz “entraban al disco, cabeza a cabeza”. Los diferenciaba un puñado de votos. Hasta que llegó el 29 de mayo y con el último aliento, Sastre se convirtió en uno de los intendentes más jóvenes de la historia con 39 años.

Los pilares de aquella campaña

Las pintadas y panfletos -todavía las redes sociales no jugaban su partido- en donde se acusaba al candidato del Frente para la Victoria, Ricardo Lázaro, de vivir una vida en discordancia con sus ingresos-como una leyenda quedó una camioneta “Hummer” como parte de su patrimonio y todavía estaba fresco el episodio del Concejo Deliberante (denuncia realizada por Pedro Giménez y Raúl Berzón, ediles del PACH y la UCR) sobre facturas truchas en el manejo administrativo del cuerpo deliberativo. Conclusión: Lázaro desfiló por los tribunales y Marta Rotondo, por entonces secretaria del Concejo, cargó con el peso de la pena.

Hablame de campaña sucia. Con el resultado puesto, Ricardo Sastre no esperó ni 24 horas para arremeter contra “comerciantes, dirigentes, periodismo” que según él se metieron con su familia. Vale recordar la previa de 2011, pues, cuando a Lázaro -foto-, candidato del FPV lo tildaron de ladrón y hasta se “metieron” con la desaparición de su hermano durante la dictadura. Memoria selectiva.

Sin embargo aquí aparecen algunas personas claves, no solamente en la trama pasada sino de cara al futuro en “la más linda” y en “la mejor” -tal el eslogan que se pretende utilizar para Chubut-: Uno de ellos es el jefe de fiscales madrynenses, Daniel Esteban Báez y otro es el secretario de Sastre, el “corre-ve-y dile”, Omar Martínez quien por entonces -recalcamos, año 2011- trabajaba en la fiscalía local; quien ocuparía alguna secretaría administrativa en la próxima legislatura.

¿Importa que las pericias sobre las firmas de las facturas del Concejo Deliberante no llevaban la verdadera estampa del por entonces presidente del Concejo Deliberante?

No. Sin embargo, fuentes consultadas, señalaron que “esas firmas de las boletas no eran de Lázaro”.

Quienes hoy hablan de campaña sucia -noticias falsas en las redes sociales, denuncias extemporáneas y mediáticas, fueron quienes hasta se metieron con la condición de desaparecido de un hermano de Ricardo Lázaro.

Construyendo poder

La fórmula Buzzi-MacKarthy antes de asumir en diciembre de 2011 quedó alineada al Gobierno central. Das Neves, compañero de aventuras de Eduardo Duhalde, en las presidenciales de entonces -liderando una especie de peronismo alternativo, sitial explotado de cara a las definiciones del próximo octubre de este año-; y sin cargos públicos trató de erigirse en la opción opositora de quienes lo habían traicionado (“Ganamos carajo”, fue repetido dos veces, en marzo y en mayo de 2011 por el extinto 3 veces Gobernador de Chubut quien eligió a la fórmula vencedora entre otras opciones que se manejaban: una de ellas la de Marcelo Guinle, fallecido en 2017 cuando detentaba el rol de ministro del Superior Tribunal de Justicia -tema que sigue en la crónica-, quien dijo “no, muchas gracias”) y lo hizo a “caballito” de denuncias en la prensa y en la justicia.

El renunciado fiscal de Estado -rol que no se ha vuelto a ocupar desde entonces-, Diego Martínez Zapata, abogado y representante del bloque de legisladores con Jerónimo García como jefe de bancada; comenzó a desfilar por los tribunales pero antes “haciendo una parada” en la fiscalía.

¿Quién le “paraba de pechito” todas las denuncias?

El jefe de fiscales madrynense, Daniel Báez quien comenzó a direccionar la “mira” en la figura de Gabriela Dufour, por entonces funcionaria del ejecutivo chubutense -fue ministra de economía y de producción- y entonces comenzó a tronar la campaña “Fuera fueros” que ya en el poder, nuevamente, Das Neves, utilizó hasta como jingle institucional.

Eran épocas en donde salían hasta por quienes no querían ni mencionar la palabra, noticias relacionadas al narcotráfico -entre 2013 y 2014 se realizaron tres operativos muy resonantes en “la más linda”- al punto que los medios adictos -vaya ironía- hablaban de Madryn como la Colombia de Pablo Escobar.

Es en ese período -primera gestión municipal- que el intendente, electo vice gobernador, Ricardo Sastre habla de “errores propios de la inmadurez de la gestión” hasta que -en el segundo mandato- llegó “la paz social”. Sin cubiertas quemadas en la puerta de la municipalidad, ni fotógrafos oficiales pegandoles a los obreros y empleados del Seyom, ni vueltas en redondo de los trabajadores de Alpesca, ni “toma” del Banco Chubut, ni cortes de ruta como tampoco “sitiar” a la empresa Aluar; Sastre debe basarse en esas postales para hablar de paz social.

Que en algunos casos se transformó en la paz de los cementerios.

O de las voces silenciadas de quienes piden por la aparición de Gastón León quien está ausente desde el 24 de mayo de 2018.

O los, al menos, tres muertos de la causa “Arenas Blancas” -uno de ellos asesinado en Catriel, Río Negro- cuya geografía parece circunscribirse al barrio Pujol, en donde 24 horas antes de la elección del domingo, le asestaron 5 puñaladas a Mauricio Bracamonte quien pese a haber muerto, desde la policía local se dijo que había sido un “crimen pasional” cuando se trató otra vez de un hecho en donde se mezcla todo: violencia, barras, drogas y punteros políticos.

2015-2019 constituyó el segundo mandato de Sastre quien “zafó” de un juicio político” en 2014 pero no de los “golpes palaciegos”: su por entonces vice intendente Alejandro Pagani -hoy involucrado en causas de corrupción en el manejo de la obra pública- y la actual vice intendenta Xenia Gabella se erigieron en el plan “B”. Con gabinete renovado e intentonas desde Rawson de marcar la cancha (Alejandro Albaini, diputado dasnevista se sacaba y colocaba el traje de secretario de gobierno), a Sastre le quedó apelar al “último tramo de la guerra social” y desde su “lecho de convaleciente” -interrumpido para ver al Deportivo Madryn en la cancha-, monitoreó el piquete de camioneros que transportan agua para encerrar la municipalidad y poder cobrar viejas deudas.

Con equipo nuevo y empleados de carrera, la reanudación de la fiesta del cordero, un trabajo simbiótico con el gobierno ya conducido por Das Neves- se realizaron numerosos encuentros de gabinete entre ambos ejecutivos-, más una cómoda relación con el gobierno de Mauricio Macri -Frigerio, Michetti, Dietrich, Patricia Bullrich, Sturzenegger, Awada y Stanley como ejemplo de visitantes a “la más linda”-, a Sastre -valga el juego de palabras- se le acomodó el traje.

Cambios. “La primera gestión fue aprender de los errores, luego rectificamos el rumbo y alcanzamos la paz social”, dice Ricardo Sastre analizando la totalidad de su gestión de 8 años. Pese al “desmarque” con las políticas nacionales”, el archivo es contundente. En esta imagen, recibiendo al por entonces presidente del Banco Central, Federico Sturzzenegger -asumió procesado por su paso en la función en 2001- a quien se le objetó “risueñamente” que la imagen de la ballena en el billete de 200 pesos estaba al revés. Billetes que reemplazan a “personas de la historia porque es muerte y nosotros hablamos de futuro”, decían en el Gobierno Nacional. Ese día, afuera, un grupo de científicos le hacía oír al funcionario público que esas políticas recortaban dinero a la ciencia. Entre los manifestantes, estaba Rolando Gonzalez José, científico acusado por los recientes ganadores locales de hacer campaña sucia.

Para que la receta tenga mayor condimento se sazonó con una buena pizca de tapas de El Chubut, reportajes a medida -valga el juego de palabras- en la LU 17, y el archivo de los tiempos vertiginosos guardados por los medios que entre 2011-2015 “sacudían”.

“Ya vas a ver cuando sea intendente”

Canción. “Ya vas a ver…” cantan las hinchadas en la cancha para amenazar a otras. La misma frase que utilizó el presidente del Deportivo Madryn, Gustavo Sastre, electo intendente el pasado 9 de junio, en un diálogo con un dirigente opositor.

Los libros de historia podrán decir que, al menos, cinco mandatos consecutivos -perogrullo mediante, 20 años- han sido guiados en “la más linda” por dirigentes deportivos o surgidos desde la dirigencia de los clubes más populares de Puerto Madryn.

Gustavo Sastre, elegido con el 39% de los votos el 9 de junio, tendrá así y todo la chance de ser quien “rompa” el récord de inaugurar alguna obra deportiva municipal.

Algo que su hermano Ricardo, ni a quien alguna vez declaró “persona no grata e impidió su ingreso a la sede del club del cual maneja los hilos”, el votado como legislador provincial, Carlos Eliceche -presidente de Guillermo Brown-; pudieron -o quisieron – hacer.

El mandatario electo, “más pasional”, tuvo en la previa de las PASO algunas expresiones “al aire e internas” que sirvieron para comprender cuantos pares son tres botas: “Vamos a trabajar por los vecinos de Madryn”, expresó en una entrevista y habló de “cerrojo” y “ojalá que no sea intendente, porque vas a ver qué le pasa a boludos como vos”, le espetó a un candidato a concejal opositor en un audio que “curiosamente” se viralizó.

La respuesta -“blanqueada”- posterior fue en los micrófonos de la AM del pueblo en donde señaló que se habían metido con su familia al difundir una imagen de una joven aspirando cocaína que hicieron “pasar” por su hija.

Silenzio stampa

Tras las sonrisas de rigor, los diarios prolijamente ubicados en la mesa del salón de reuniones, los mates bien servidos, los “mohínes para las fotografías”; llegó el instante del rebenque: “Hablo por mí y acá dejo afuera de esto a Gustavo y a Noelia -Corvalán, intendenta electa- pero no soy hipócrita…” Y se despachó sobre opositores, opositores-aliados, científicos que “manchan” a una entidad como el Cenpat -en alusión a Rolando González-, comerciantes denigrantes y periodismo.

Recordó las denuncias públicas -“cuando se brinda toda la información y en 3 años y medio no dijeron nada”-, habló de la familia y su intachable conducta comunitaria -molesto por asociarlo con hechos de corrupción- y de la relación con los barras y la droga -“Me quisieron endilgar a un empresario (por Omar Segundo) como allegado y soy el primero en luchar contra el narcotráfico. A mi hijo le pusieron una picana en el cuerpo. Y si nos ven con alguien que se fuma un porro es porque, justamente, le damos una mano con un trabajo o un plan”, dijo.

Cuando se le quiso re-preguntar, Sastre encaró firme su alocución y decidió hacer silencio ante la consulta de La Namunkurá.

Vale recordar que las denuncias públicas están avaladas por el Tribunal de cuentas. Tienen que ver con los nichos del cementerio. La resolución multiplicada por 3 que divide a la obra de la construcción de nichos es de 2019 y surge del boletín oficial. Antes las etapas se hacían de a 60 nichos. Y desde los últimos 3 años, la empresa SERVA es quien se hizo cargo de la construcción de los mismos.

La relación de la histórica empresa familiar -ROSBEL- con el Estado quedó al desnudo cuando, previo a la muerte de Das Neves, el integrante del directorio del Banco Chubut, Pablo Das Neves mostró los cheques a favor de la firma que sumaban 1 millón de pesos.

Una posterior investigación de este medio periodístico basada en los boletines oficiales de la provincia, mostró como se “pasaron” las acciones de capital de mano en mano: antes de asumir Sastre como intendente a sus hermanos y luego a supuestos “inversores” que resultaron ser empleados de confianza de la familia.

Posteriormente el diputado Eduardo Conde habló en la hora de preferencia de una sesión sobre la privatización del servicio de verificación de automotor: “Esto se quiso hacer en 2008 cuando el intendente de Madryn era diputado. Estaba todo armado para hacer un negocio personal. Llamativamente, hoy -2019- que se insiste con la idea, el lugar para la verificación está ubicado en un predio de Sastre”, señaló el legislador en referencia al playón de la calle Juan B Justo y Gales.

Verificación vehicular. Fue el diputado Eduardo Conde quien, en una sesión parlamentaria, explicó cómo se intentó repetir una maniobra ligada a privatizar un trabajao a cargo de la policía local. El predio de la “empresa” con sede en Córdoba, está ubicado en donde funcionaba Rosbel, el emprendimiento familiar del intendente actual y del jefe comunal electo, ambos hermanos.

Intimación

El lunes 10 llegó a la fundación Ceferino Namuncurá una intimación por impuestos municipales no abonados.

Entre ellos el impuesto inmobiliario que había sido descontado de las publicidades de la municipalidad que se pueden escuchar en la FM 88.9, leer en el portal de noticias de la entidad y en el periódico “Alto Boletín”.

También se exige en el desglose de la “deuda” el pago de ingresos brutos cuando la organización está exenta del mismo y así lo ratifica cada año la presentación de una nota.

Por otra parte se pide el pago de patentes de automotores que ya no pagan más patente por tratarse de vehículos añejos, entre ellos una F 100 que se utiliza en el interior de la Fundación para transportar fardos, leña, o elementos que hacen a la vida cotidiana de un espacio que combina lo rural con lo urbano.

Este viernes 14 se labró un acta de infracción por no “tener” el certificado de habilitación -el cual está en pleno trámite con plazos no vencidos- que le permite a la institución, entre otras cosas, funcionar como escuela (así lo señala el “cartón”).

Escuela que desde 2015 lleva el número 1737 de gestión social.

Escuela que debería depender de una dirección de gestión social pero que lo hace de la dirección de gestión privada, en el seno del ministerio de educación, porque hay una ley vigente que modifica a la ley de educación de 2006 y que no fue publicada -hablando de información pública- por el gobierno chubutense.

Persecusión. Disfrazada de intimación de pago, “como corresponde a cualquier hijo de vecino”, la intimación recibida el lunes 10 fue el paso inicial al que le siguieron una infracción por no tener la habilitación del espacio. Espacio en donde funciona una escuela provincial, la 1737 de gestión social. Habilitación que no tiene vencidos los plazos de presentación. Todos los días de la semana arribó algún inspector a la Fundación Ceferino Namuncurá. Algo que no sucede con funcionarios del área de educación local a quienes sí se les llueven las escuelas o en donde les pibes no tienen clases porque falta calefacción.

Escuela que, a diferencia de aquéllas que el intendente Ricardo Sastre dice haber gestionado en persona para que se reanuden las clases, no cierra sus puertas por un desperfecto en la caldera o porque se inunda ya que todo se soluciona internamente.

Y las y los pibes no se pierden ni días de clase, ni de los talleres que en algunos casos tienen mejor infraestructura que dependencias terciarias -valga como botón de muestra el instituto 805 en Trelew, tomado por los alumnos por las condiciones en las que se encuentra y tiene 8 años de constrfucción. O en donde estudian quienes deben ser les maestres del futuro, en Puerto Madryn, en un edificio como el 803 en donde les “grandulones” deben sentarse en banquitos de niñes de primaria- y en donde comen 3 veces por jornada cuando hay escuelas como la 213 en donde no hay gas ni copa de leche caliente.

Una intimación, una infracción, una persecución, ¿Para qué?

Para cerrar una radio o un medio que señala que no se pone en marcha una pileta porque no se quiere. O que dice que se entregan tierras por deudas y la oposición representada por quienes ahora “vuelven” a ser oposición votan con el oficialismo. O porque coloca en la superficie que el presidente anterior de Servicoop -quien archivo mediante se demuestra de su estrecha relación con el intendente- fue denunciado por la AFIP -AFIP, no por un concejal ni por una denuncia mediática: AFIP- y que debe presentarse ante la justicia federal y que encima llama a los abogados de la cooperativa para que lo “banquen” pidiendo una prórroga para hacer frente a la solicitud judicial porque se encuentra en el exterior. O porque muestra cómo “secuestra” la policía a una vecina desalojada a quien no le inician causa pero la mantuvieron 7 horas presa junto con sus niños. O quien habló de prostitución infantil como en el caso de Pirámides cuando fue el propio jefe comunal quien “salió” a defenestrar al cura de Rawson, Juan Nota, cuando describió qué sucedía en la zona. O el medio que le ofrece el micrófono a un tío de un adolescente asesinado en el barrio Perón quien habla del “flagelo de la droga”: el mismo pibe que, poco antes de su muerte estuvo cerca de ser linchado por sus vecinos que quisieron hacer justicia por mano propia.

¿O es una intimación para cerrar una escuela que propone una pelea desigual con los “narcos” que desaparecen pibes, los entierran en las playas, ponen alguna abogada como jueza y mantienen la estructura de negocios. En negro y en blanco?

¿Para qué mirar hasta Comodoro Py?

Favor con favor se paga.

Ya fue dicho el rol del fiscal Báez en tiempos remotos.

El mismo Báez que debe buscar a León o a Pino que desapareció en la meseta en 2012 y desde entonces, ni noticias.

El mismo Báez que armó una voluminosa causa en contra de Madanes Quintanilla, uno de los propietarios de Aluar, por abandono de persona tras una denuncia del médico Hugo Trovant quien se desempeñó como galeno de la empresa durante 20 años.

La misma estrategia utilizada años después con el crédito a Omar Segundo -¿Puede a esta altura una jueza en lo civil como Laura Eroles no saber de quien es la firma Alpesca, cuándo los empleados piden por la indemnización?- por parte del gobierno chubutense de Martín Buzzi.

Años para desarrollar la instrucción y marcha atrás para enviar la causa a juicio oral.

El fiscal Báez, como favor con favor se paga, puede ser uno de los que se transforme en el ministro del Superior Tribunal de Justicia que funciona con 3 miembros tras la muerte de Marcelo Guinle y la jubilación de Jorge Pfleger.

Con el nuevo armado de la legislatura, con el vice gobernador electo a cargo de la presidencia, con Eliceche como diputado de “la oposición”(beneficiado por el cambio de decisión de Báez en la causa Alpesca y los 10 millones), ¿Hace falta imaginar cómo podría gestarse la historia?

Aluar, siempre Aluar. El libro fue escrito por un madrynense que no suele ser muy homenajeado por el establishment local. Primera víctima de la triple A, Solari Yrigoyen sufrió dos atentados. Fue abogado de presos políticos y es una eminencia en Derechos Humanos. Siendo legislador nacional, el radical intervino de la comisión bicameral que ya en 1975 alertaba de la contaminación de una empresa recién instalada. La cámara objetaba la tecnología desechada en el 30 en Italia. 80 años después, el fiscal Daniel Báez generó una causa sobre “abandono de persona”. Justamente por las -malas-condiciones de trabajo. Fue el mismo Báez quien desechó elevar la causa a juicio pese a las evidencias recolectadas por la propia fiscalía.

El recuerdo de Diana Rojas

La joven entrerriana, estudiante de abogacía, fue asesinada en mayo de 2016. Días antes que se realice la segunda marcha de “Ni una menos” como se hizo en todo el país.

La velocidad del fiscal Báez y su elenco, más el aporte inestimable de los medios de comunicación colocaron el haz de luz en la figura de Adrián Doninni, un taxista.

La atención del hecho mereció hasta la creación del cargo de abogado querellante promovido por el ministerio de gobierno de Chubut: cargo que se eliminó cuando fue solicitado por otras familias.

Mientras una buena parte del pueblo marchaba pidiendo justicia por el femicidio de Rojas, el intendente se camuflaba para no salir tan visible en las fotos que llegaban desde la cancha de Arsenal en donde Deportivo Madryn jugó ante Gimnasia de La Plata por la Copa Argentina.

Al margen, el candidato al Superior Tribunal de cara al año próximo tomaba dos declaraciones en persona sobre el caso de la muerte de la estudiante de abogacía.

Los declarantes fueron el por entonces secretario de gobierno municipal, Dardo Petroli y concejal electo por Chubut Al Frente; y Guillermo Cosentino, empleado del Superior Tribunal de Justicia.

Teléfono. ¿Es tan paranoica la descripción de Doninni sentenciado por el crimen de la estudiante Diana Rojas, en 2016? ¿O cuándo dijo que había sido amenazado por un grupo de personas en el recorrido del taxi, fue así? ¿Investigó la justicia a fondo? ¿ O cómo en el crimen de Caco Espinosa la primera teoría fue la elevada a juicio? Un extracto de los mensajes entre Cosentino y la joven asesinada Rojas.
Mensajes. Algunas de las comunicaciones entre Diana Rojas y Guillermo Cosentino. La estudianta entrerriana asesinada en 2016 y un profesor de la carrera. Báez, fiscal de Madryn a cargo del Ministerio Público Fiscal, le hizo una entrevista en donde “sabía” más situaciones del declarante que el propio entrevistado.

Ambos, docentes en la universidad local.

Cosentino. Empleado del Superior Tribunal de Justicia. docente en la universidad en Puerto Madryn, Cosentino fue entrevistado por el fiscal Daniel Báez en el marco de la causa del crimen de la estudianta Diana Rojas. Fue una presentación espontánea. Vale escuchar con atención la entrevista.

Los dos con vínculos -mencionados por ellos mismos- con la joven más allá de la relación docente-estudiante.

Escuche las entrevistas y saque sus propias conclusiones de qué podría venirse.

Mientras vienen por vos y por voz.

Facundo Navarro.

Familia. La carrera de abogacía en Puerto Madryn suele ser un semillero de funcionarios públicos. En los 3 poderes. La política partidaria queda relegada a la transversalidad de la familia judicial. Dardo Petroli, ex funcionario de la gestión de Carlos Eliceche y de Ricardo Sastre fue elegido concejal en las últimas elecciones. También fue entrevistado por la muerte de Diana Rojas. Es interesante oír cuando habla de la “preocupación” del ejecutivo municipal por el tema. Preocupación que no suele e tener el mismo eco en casos como la desaparición de Gastón León. Mas bien, lo contrario.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*