¿Y las muertes, Señor Juez?

Se cumplen cuatro meses de las muertes de López y Lomeña. Antes, el suicidio dudoso de Cerrudo. La causa, elevada al juzgado federal, a cargo de Gustavo Lleral, el mismo que cerró sin más la investigación sobre Santiago Maldonado; habla de una “banda” de narcos, ¡pero nada dice de los crímenes mafiosos! ¿Lleral, sinónimo de impunidad?

Diciembre nos sacudió vestido en drama: la desaparición de un joven -hasta ahí el segundo en siete meses- encendió las alarmas: un auto abandonado a la vera de la ruta que nos conduce al Doradillo, luego prendas y un celular baleado que fueron encontrados en un campo, la noticia de un suicidio que unió una noticia con la otra, tres allanamientos, sangre en un departamento, tironeo de los fueros para ver en donde “caía” la investigación, dos cadáveres enterrados -uno en cada punta de la costa de Madryn-, 4 detenidos en una misma madrugada que se hacen cinco, una audiencia de detención, la filtración del mensaje de Cerrudo como el posible autor de las muertes, otro detenido y ya son seis, más allanamientos y otros cuatro presos (uno de Mendoza), las declaraciones del ministro Massoni y “una banda extremadamente joven” de skaters o bikers, la apelación del fiscal federal Fernando Gélvez, el okey desde la Cámara en Comodoro, la aparición de Lleral en escena, otros 4 pibes encarcelados a quienes les encuentran algunas plantas de marihuana -estuvieron presos 50 días- y la determinación del juez, en estas horas, que asoma desde los medios gráficos.

Lleral dice a través de su resolución que López y Lomeña integraban la banda. ¡Y están muertos! Fueron asesinados, mutilados, hubo un suicidio de un joven -Nicolás Cerrudo-que un día antes, ¡1 día antes! había declarado en la fiscalía.

¿Y esa parte de la investigación, Lleral? ¿Y las manos de López, Lleral? ¿Cómo es que se habla de una banda tan amplia sin encontrarse droga de por medio? ¿Y el ejemplo de la causa Arenas Blancas que dejó 40 y pico de detenidos, secuestro de estupefacientes, dinero y elementos suntuosos? El mismo caso que dejó 3 muertes, dos en el barrio Pujol y una en Catriel, provincia de Río Negro -de alguien que vivía en Puerto Madryn, en el…¡Pujol!, ninguna elevación a juicio y la designación como ¡Jueza penal! a una abogada implicada en la causa que, posteriormente, defendió a dos presuntos implicados en la desaparición de Gastón León.

Todo muy turbio en #lamáslinda.

En dónde desaparece gente, un líder narcotraficante es un cuyano recién llegado al pueblo y la investigación de los crímenes mafiosos de dos jóvenes está a cargo del juez que “encontró” el cuerpo de Santiago Maldonado, 77 días después de su desaparición en la cordillera, el mismo juez que se encargó de “aclarar”, minutos antes de las legislativas de 2017 que no había signos de violencia en la autopsia del artesano de 25 de Mayo y el mismo juez que cerró la causa sin posar, siquiera, la mirada en el accionar de Gendarmería, aquél fatídico 1 de agosto cuando se cortó la ruta 40.

Como se cortó la respiración de un pibe, tan pibe como los muertos y detenidos que tiene una causa que ni siquiera le han puesto desde los medios, un apodo que simplifique el caso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*