Facundo Jones Huala, desde la cárcel: “Les duele a los grandes capitalistas que recuperemos nuestra tierra”

“Un saludo a todos, estoy en el pabellón seis, de la U 14, de vuelta, en Esquel. Estuve unos días en la celda de castigo pero hice una huelga de hambre y me pasaron a un pabellón común. Tuve que generar medidas de presión, sumada a la ilegalidad de mi detención: estaba alojado en gendarmería en Bariloche y ahí tenía una serie de acuerdos y condiciones con el juez. Luego me trajeron para acá y acá-en Esquel- se rompieron los acuerdos porque todos se lavan las manos; la cosa que llegué acá y me aislaron. Si bien no estaba incomunicado, era difícil mantener comunicación. Ahora es un poco más fácil”, dice en “A mate lavado”, en Radio Namunkurá, el lonko Facundo Jones Huala, en diálogo-justamente- con Mariela Alba, conductora del envío radial.”Estoy siendo doblemente juzgado por la misma causa. Es una cuestión política y se da en el medio de la reunión entre Bachelet y Macri por la detención del guerrillero Apalazza, militante del movimiento Manuel Rodríguez, involucrado con un senador pinochetista y el otro es mi caso. De eso hablaron Macri y Bachelet, pidiendo la extradición. Somos, nosotros, los mapuches, asuntos de seguridad nacional según los informes”, agregó Huala vía telefónica.

Consultado porqué creía que existía este ensañamiento, Huala, contestó:”Tiene que ver con la conciencia política mapuche de ambos lados de la cordillera que plantea una confrontación con las trasnacionales y la oligarquía criolla. Todo este conflicto político tiene esta relevancia. No pueden conocer la dinámica del movimiento porque los opresores no conocen a los oprimidos. Por eso pasa esto. Hay una cuestión de estado. Donde ven peligrar los grandes capitalistas tanto a nivel nacional como internacional, sus intereses, pasa esto. Nosotros peleamos por nuestros derechos, no los mendigamos. Se validan todas las formas de lucha. Arrebatarle un pedazo de tierra, recuperar la tierra a un imperio como Bennetton y con nuestro discurso político, les molesta. Si fuésemos más diplomáticos, reaccionarían distinto. Las represiones son similares de un lado y del otro. El dolor que tienen los estados y las trasnacionales es esta. Por ahí en Chile es más público, pero acá en la cordillera hay muchos casos de gatillo fácil y desapariciones: ilegales, ilegitimas. Tienen un conflicto político de fondo y nuestra gente no tiene como defenserse, a veces parecen hechos comunes. La diferencia que los mapuches en Chile lograron otra conciencia, en este lado recién esta empezando a materializarse la conciencia política un poco más”.

Alto Boletín-¿Vos decías que visibilizas el conflicto aunque sea estando detenido?

Jones Huala:- A nosotros nos permite seguir denunciando y difundiendo la propuesta política. Es una propuesta anti imperialista, anti oligárquica, anti capitalista. Plantea la liberación de la nación mapuche y reivindica la lucha de otros pueblos oprimidos. Revalora nuestro pueblo mapuche. Quieren apagar el fuego con nafta. Logran mayor visibiliza ión. Hubieron varios duelos, antes. Varios experimentos que hace el Estado, lo que sucedió en Villa La Angostura, la represión de enero, lo que sucedió en la Loma de la Laka. Hay una suerte de fuerzas que lo único que hacen es fortalecernos.

-Antes de esta detención, estuviste circulando por el país

Nunca deje de circular, por Rio Negro Neuquén y Chubut, incluso seguí participando de wiñay tripantu. Sigo enfermo. Cuando volvíamos de nuestra ceremonia Han tenido dinero para hacer un gran operativo, movilizar recursos para mis traslados, para mi custodia. Avioneta para acá y para allá. Hubo un gran abandono de los ricos para los paisanos. Mientras la gente sigue aislada en el campo.

AB:¿Cuales son las posibilidades que están viendo?
JH: Seguir profundizando las movilizaciones, por más que sea ilegal la detención, hay que internacionalizar el conflicto, hay una escalada de violencia en todo el país. No solo con los mapuches. Si bien durante el kirchnerismo fuimos golpeados, no vamos a ponernos la remera K, con el macrismo se acentuó aun mas. Hay que tener varias circunstancias en cuenta. Los delitos políticos no son extraditables, ni tampoco es extraditable lo que puede generar una situación de conflicto social, ni por raza, credo o religión. Todos estos supuestos se dan en este caso.

AB: Una de las causas era el de la tenencia de armas, ¿eso en que quedó?
JH: Eso es en Chile, todo tiene que ver con Chile .Aquí no se discute si el hecho. Si fue cometido por mí o no. Sino si el hecho es político para ver si sale mi extradición, o no. La culpabilidad o la inocencia lo deberían definir los tribunales chilenos. Lo que tienen que definir los tribunales argentinos, cancillería o el ejecutivo, si el hecho es político o no. Por otro lado lo que elegí y en el juicio anterior del juez Otranto quedó dispuesto es que deberían juzgarme en la Argentina. Tengo el derecho de ser juzgado acá, ¿no?

AB: ¿Y eso no se contempla?
JH: Es que no se llegó todavía a esa discusión todavía porque la resolución de Otranto (Guido, el juez federal) está en la corte y por eso es ilegal la detención porque ya está siendo juzgado eso. En todo caso tendría que ser la corte quien lo defina y no otro juez. Pasa que no se cómo esta la corte, la corte es muy política y este caso es político puedan decir que son delitos comunes. Hace dos semanas hubo chilenos muertos por conflictos de tierra, hubo huelga de hambre, hay una situación muy conflictiva en la zona. Este tema es bien político.

AB: ¿Cómo analizan la causa, cómo puede seguir?
JH: Hay mucha incertidumbre por más cosas que se plantee . Es todo tan ilegal que no sería para nada raro que desde el penal me suban a un helicóptero, me dejen en la frontera y me dejen al lado de los carabineros y listo. No se puede confiar en la justicia occidental porque ya me sucedió, estaba circulando libremente, incluso había dado algunas charlas en la Universidad y me pidieron el documento y acá me ven, en la unidad 14.

AB: Por las redes sociales, en donde se masifica todo en estos tiempos, y se visibiliza esta situación, hay trascendencia a nivel internacional: hay fotos con carteles de grupos y personas que piden por tu libertad.
JH: Me entero por ustedes, no tengo real dimensión de cómo está la situación afuera. Independientemente de mi persona, puede pasar con cualquiera. Si algo sucede con alguien que se mete con el poder económico, los derechos pasan a un segundo plano.

AB: ¿Cómo es la situación con los otros presos?
JH: Es buena, inclusive con los funcionarios del pabellón si bien ellos representan al otro lado. Tampoco la pelea es con ellos. Es mucho más arriba. Ellos te lo dicen, todo viene de más arriba.
AB: ¿Están al tanto de la resistencia mapuche?
JH: Sí, salió en las noticias. Y algunos presos saben por mi hermano que estuvo preso en la represión de enero. La población conoce el caso y lo respeta.

AB: Lo que está circulando es la entrevista que te realizó Santiago Rey que permitió que hasta los medios hegemónicos cambien la mirada y tengan en cuenta tu palabra…
JH: Que bueno que eso haya servido, incluso eso fue cuando estaba en gendarmería en donde tenía un acuerdo que no iba a dar notas pero llegó Santiago y le pasaron las cosas y charlamos. Por una cuestión de respeto a la palabra que había tenido con la gente de gendarmería, sí tengo quejas en el servicio penitenciario porque estuve aislado. Ahora no tengo nada que decir. Salvo lo que pasó con mi familia. Es triste pero es parte de la lucha, de la confrontación que hacemos con dignidad. El escuadrón de Bariloche no se portó mal conmigo, tampoco el de Bariloche. Con las medicinas me dan vueltas para ocultar cierto racismo que mientras más arriba es peor.

AB: Muchas veces se encuentran muchos mapuches que reprimen a sus propios hermanos
JH: Es muy común, lamentablemente. Han sucedido casos en donde nos han pedido disculpas y han terminado llorando por tener a nuestra gente detenida sabiendo que es injusta esa situación. Eso valida nuestra lucha. Los mismos uniformados reconocen que defienden los intereses de los capitalistas.

AB: ¿Cómo sigue la causa?
Lo importante es generar la presión necesaria para quebrar esta injusticia y es una excusa interesante para que los mapuches nos unamos más e invitar a la discusión al campo popular, organizaciones, para ver qué horizonte quieren para este país que le han puesto Argentina. Aquí es donde se da la interculturalidad se da a partir de las diferencias y con el derecho a ser diferentes. Esta es nuestra tierra y lo fue hace miles de años. El pueblo mapuche nació y morirá aquí como nos enseñaron los abuelos.
AB: Han dicho que son separatistas.
Es intencional y hablan de la ignorancia y de la mala intención. Es lo que te enseñan en el colegio que la nación está compuesta de tal manera. Nosotros somos una organización bien ordenada pero no a través de un estado. No planteamos un estado occidental, ni la toma del estado huinca. Tenemos una organización bien profunda, compleja, hasta si se quiere con un orden hasta jurídico, pero no desde la perspectiva de la construcción de un estado . Cuando planteamos la cultura mapuche no planteamos la construcción de un Estado occidental, ni siquiera su destrucción. Nosotros planteamos en términos prácticos volver a ser lo que éramos dentro de nuestras comunidades, en nuestros rehues, retomar nuestras formas propias e incentivar que otros movimientos tomen la posta y se encaren luchas revolucionarias en toda América Latina, en los países del tercer mundo. Los pueblos oprimidos tenemos derecho a liberarnos y a revelarnos. No puede ser como condición que la riqueza de unos pocos sea la pobreza de la mayoría. Seguimos invitando a la politización de los sectores populares pero no en términos de partidos sino al crecimiento d ela conciencia. Sin titubeos. Nuestro movimiento mapuche somos revolucionarios y planteamos la reconstrucción de un mundo diferente. El enemigo son los ricos, los terratenientes y los empresarios que siembran discordia, Buscan alienar para mantener los privilegios de controlar al mundo entero. Validando todas las formas de lucha que lo son cuando un pueblo está oprimido.
Quería llamara la reflexión que este país tan derechizado y Bacheletet que se hace la socialista. Porque no critican a los chilenos que tienen a varios muertos mapuches en su lista. Se hacen los humanistas puertas para afuera, pero para adentro, ¿qué? Critican a Maduro pero estos gobernantes que se creen con derechos a intervenir en otros países deben mirar para adentro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*