Escuela 1737|Cómo se trabajó en la primera semana de clases

El lunes 1 regresamos a la presencialidad. El espacio se dividió en 3 cápsulas y en ciclos. De qué manera se unifican los contenidos y cómo se abordan. La interacción con los docentes de expresión. La utilización de las áreas al aire libre.

Tras la emotiva recepción en el comienzo de semana al reencontrarnos, en el primer día de clase, en la fundación Ceferino Namuncurá no solamente después del 2020 en el inicio de la pandemia sino también en cuanto a la situación que vive la escuela 1737 en el contexto provincial; llegó el turno de analizar y compartir algunos aspectos de la metodología con la cual se trabaja desde hace 30 años.

Constituidos en tres ciclos y en 3 cápsulas (palabra que comenzamos a agregar al nuevo glosario) se estableció la primera semana de quienes estudian y trabajan en la escuela 1737 de la fundación Ceferino Namuncurá: la amplitud del predio permitió consolidar el protocolo sanitario que fue suscripto por Diana Nárez la responsable de gestión privada en el ministerio de educación.

Segundo ciclo. Ya tienen experiencia en la escuela. Se desempeñan en el laboratorio, una de las tantas obras que se construyeron en el predio de la fundación Ceferino Namuncura. Al igual que el resto de las obras se hizo en el marco de la educación y el trabajo.

El ciclo inicial ( aquí vale destacar que la conformación de los ciclos -no hablamos de primer o segundo año, ni se divide por edades) que es el más numeroso y está compuesto por estudiantes que culminaron -el año pasado- la primaria y llegaron este año a la fundación, como así también quienes ya concurrían a la entidad; utiliza como “aula” la usina cultural. Cada estudiante tiene asignado un espacio dentro del espacio, desayunan y almuerzan en “su” lugar. Tienen como docentes a una pareja pedagógica que a su vez se extiende con las actividades de los profesores de expresión. Esta semana tras una de las clases culminaron haciendo percusión (cada quien desde su asiento/mesa).

Usina cultural. En el SUM de la escuela, el primer ciclo. Es el más numeroso y por ende desarrolla sus actividades en el espacio más amplio. Se trabajó sobre la pandemia y las emociones. En la imágen, percusión.

El ciclo intermedio desarrolla sus tareas en el laboratorio y son quienes utilizan la cocina-comedor para realizar las comidas diarias.

Por su parte el ciclo más avanzado lleva a cabo el día a día en el aula “Floduardo Ledesma” (compañero fallecido que cumplió diversas funciones en la fundación, cuyo nombre fue descubierto en una placa, en 2006) en donde al igual que en otros espacios cada estudiante tiene asignada su mesa con nombre propio. También desayunan y almuerzan en “su” lugar.

Aula “Floduardo Ledesma”. Inaugurada en 2006 es el histórico espacio áulico. Si bien consideramos cada área de la institución como un aula. Aquí trabaja una de las 3 burbujas. El ciclo más avanzado comenzó haciéndolo con conceptos de filosofía. Se preparan dos fechas salientes: el 8 y 24 de marzo.

Uno de los primeros contenidos abordados fue el de la pandemia. A partir de una actividad que quedó pendiente del año pasado -la búsqueda del tesoro- se elaboraron distintas consignas sobre el Covid, la etapa de confinamiento y se confeccionó una tabla con “pro-contras” vividas en la cuarentena.

Desde ese punto de partida se trabajó en cada ciclo con conceptos de aislamiento que tendrá un correlato con el análisis del 24 de marzo y el vínculo con el exilio. Es aquí, por ejemplo, en donde se combinan “las materias” al conjugarse la historia con lengua, las matemáticas a partir de la palabra cuarentena con biología al hacer hincapié en el corona virus, las emociones que nos afloraron desde marzo de 2019 y de qué forma se pueden interpretar desde el arte (percusión, música con otras herramientas, circo, danza), por ejemplo.

Pese a las dificultades que atraviesa la institución producto del des financiamiento al que es sometida desde 2016 queremos destacar y agradecer a diversos sectores de la comunidad que entienden como propio el proyecto educativo: así es como la panadería “La Selecta” nos brinda el desayuno cotidiano, el también tradicional comercio Megijo nos aporta insumos para los talleres, como así también contamos con el aporte que realizan vecinos ingresando al sistema de mercado pago (www.lanamunkurá.com).

El devenir del ciclo lectivo se puede seguir a través de las redes sociales de la organización: La Namunkurá y Namunkurá TV en Facebook, @fm namunkurá en Twitter y en Instagram, como asimismo podes sintonizar el 89.7 Mhz y escuchar la radio escuela en donde quienes estudian en la escuela de gestión social 1737 suelen participar de diversas maneras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*