Fundación productiva: rumbo a la cosecha…

La huerta es una de las áreas que conforma la currícula de la escuela 1737 de la fundación Ceferino Namuncurá. Entre enero y febrero de este año se cosecharon 170 kilogramos de zuchinis y 150 de zapallitos. También se alcanzaron 500 cabezas de ajo.

El sector productivo de la fundación Ceferino Namuncurá se basa en un recurso indispensable para su funcionamiento: el agua de reuso. Pese a la irregularidad del servicio en las últimas dos semanas (a la falta de suministro se le agregó la carencia de presión), gracias a la capacidad y tenacidad de las compañeras Renata, Yanina, Yamilé, Nicolás y Omar se pudo sostener el trabajo de riego para sostener la producción.

Entre enero y la primera semana de febrero se cosecharon 170 kilogramos de zuchini, 150 de zapallitos y 500 cabezas de ajo. La producción fue distribuida entre las familias de estudiantes de la escuela de la fundación, organizaciones que trabajan con comedores de la ciudad y la venta interna.

Producción con trabajo extra. Pese a contar con un moderno sistema de riego con agua de reuso, la falta de provisión del vital elemento para la producción motivó el ingenio de compañeras y de compañeros. En este caso Yanina sostiene un caño el cual está conectado a un tanque. Ese tanque, a su vez, fue transportado por Nicolás en un vehículo.

Vale destacar que la producción del sector de huerta consta -anualmente- de tomates, berenjenas, ajíes, morrones, zapallos, papas, habas, miel, zucchinis, zapallitos, ajos, cebolla, cebolla de verdeo, rúcula, lechuga, albahaca, puerros, perejil, entre otras especies. A ésto debe sumarse la actividad en el sector de granja con la producción de carnes y de huevos.

Renata, pilar de huerta y parquización, en plena tarea. La tarea que realizan en conjunto con integrantes de otros espacios productivos rinde resultados en la cosecha de diversas verduras, frutas y carnes.
Archivo y la cosecha en 2020.
En tiempos de pandemia, tiempos de creatividad. Estudiantes de la escuela 1737 de gestión social cuota 0, de la fundación Ceferino Namuncurá recibieron las huertas móviles, de parte de docentes, para poder trabajar en sus casa con la práctica que realizan en el predio de la organización.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*