Ajuste de cuentas (Que no cierran)

Mariana camina intensa hacia adelante. Hasta que se rompe en mil llantos.
Enfrente suyo no hay, solamente, un manojo de prendas o un teléfono móvil o una billetera.
Como en una ráfaga, la misma que un rato antes la impulsó a desandar 500 metros, campo adentro, existen un volcán de imágenes.
Es entonces cuando, de rodillas, abraza una existencia.
Que es la propia. Que es la de Pato.

Pato sonríe desde las mil y una morisquetas en las cuales destellan los pibes hoy,
No les hace falta una espera que sea un rollo revelado.
Para ellos, los rollos revelan otras cosas.
Pero no fotos.
Sonrisa.Pato y su compañera.

No hay que esperar usar artesanalmente los dedos para destrabar el cilindro que se incrusta en una máquina negra que se abre y cierra.
Como quien da vuelta una página de un libro.
Libro que se hace, a un botón de distancia, una historia en instagram o en alguna que otra red social.

Red en la que, socialmente, estamos atrapados.
Y no atrapados en azul, al decir de Ismael Serrano, pese a los colores de esas mil morisquetas que hacen Pato y los que son como Pato.
Cercados en blanco y negro.
Paradójicamente como esas imágenes que revelaban los rollos de cuando las máquinas necesitaban del ir y venir de tapas abiertas y cerradas.

25 años.

Hallazgo. Una hermana de Héctor “Pato” López encontró prendas y documentación, a pocos metros, en donde apareció el auto del joven que fue visto por última vez de parte de sus familiares en la noche del lunes.

Algunos menos que Gastón, el chiquilín de flequillo y boca como Jagger que sonreirá siempre en un estado de wasap.
Viviana camina ligero.
Lo hace campo adentro como viene haciéndolo pateando veredas y puertas que, como las viejas máquinas fotográficas de negro (presente) intenso se abren y cierran.
Mas bien se cierran.

Viviana sabe qué siente en ese momento Mariana.
Nadie más.

Aquí debajo hay, en apenas tres páginas de Google, algunos ejemplos de búsqueda al (restar) sumar: ajuste de cuentas Puerto Madryn.
Los dos primeros artículos nos cuentan sobre Garzón, Baltazar, el ex arquero de Real Madrid que, juez universal, vino a la ciudad de la mano del actual jefe de fiscales, Daniel Báez en 2003.
Ese año en enero, antes del arribo del español canoso de anteojos, mataron a Raúl Espinosa.
“Cacho”, dicen que le gritaron al abrir, hablando de abrir y de cerrar.
Una puerta, en esta ocasión.
Un fiscal, otro fiscal, Menghini para mayores datos expresó que “no podemos descartar la hipótesis del narcotráfico”.
También le decían Pato.

El otro hace mención a México y un episodio en una escuela que le costó los cargos a los funcionarios del lugar.
A eso se refiere la nota.

En quince años, tan solo quince años, hubo al menos nombres como “Arenas Blancas”, “Langostino Santo”, “Tridente del Golfo”.
Nombres, frases, sellos.
Y allí, de sobre pique, la frase que acuñan periódicos y cuanto peor parece se ha convertido en una carátula judicial.
Como “Homicidio culposo”, “Abuso sexual agravado”, “Lesiones leves”.
Ajuste de cuentas dice el diario que dice que Sabina dijo que el mono de hoy es el hombre de ayer.

#Archivo
https://www.lanacion.com.ar/537008-ajustar-cuentas-con-el-pasado
http://www.ansalatina.com/americalatina/noticia/mexico/2017/09/25/ajuste-de-cuentas-por-muertes-en-escuela-privada_d5428e71-9e58-4d15-a55c-24dce38d27f9.html

ArchivoII:
https://www.tiemposur.com.ar/nota/162482-encuentran-elementos-del-joven-desaparecido-y-podria-tratarse-de-un-ajuste-de-cuentas

https://www.diariojornada.com.ar/211194/policiales/un_herido_de_bala_en_madryn/

Ajuste de cuentas en el barrio San Miguel

El asesinato de Machado podría tratarse de un ajuste de cuentas “narco”

http://www.novachubut.com/nota.asp?n=2015_3_8&id=23631&id_tiponota=24

Para Glinski “los homicidios son por ajustes de cuentas”

http://www.elchubut.com.ar/nota/2015-2-9-recrudecen-sospechas-de-crimen-narco-en-el-barrio-pujol

https://www.lanueva.com/nota/2009-7-3-9-0-0-piden-14-anos-de-prision-por-un-homicidio

Múltiples allanamientos por el asesinato de Alejandro Muñoz

Madryn: un herido de bala en el barrio Pujol

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*