Militancia, esa hermosa palabra

Nery se emociona y con la voz entrecortada cuenta su trabajo en el territorio, en Florencio Varela de donde es Juan, el Mago amigo de la Sole que sabe que detras de los frontales hay gente con hambre: de comida y de palabras. Entonces les habla mientras sirve el plato caliente, en sabado o en Navidad.

Despues de Nery dice una piba que dice que habla rapido entonces le piden una pausa.

Sin mas relata como y porque existio la Guarderia, una historia que multiplica otras historias que quedan envasadas en 110 minutos de una pelicula que enlaza recuerdos de pequeños, que van entre juegos junto a Porota y escuchan canciones de Maria Elena Walsh y a las voces de sus mamas y papas que estan lejos.

Mil cosas a discutir, seguramente.

En seis dias se cumple el dia de la militancia.

Palabra tan hermosa como bastardeada. Para muchos un insulto en tiempos de palabras vacias.

Cuatro pibes que intercalaban su laburo con la diaria mirada para con el otre, esa tarea que muchos ningunean porque vienen envueltas en chalecos pero que no reparan en sus acciones, murieron siguiendo a sus sueñoa de futbol, espacio para la militancia que puede ir mas alla de un cambio de frente o un zigzagueo entre conos naranjas.

Soñaban con la Bombonera colmada y las diagonales de Villa o los goles de Wanchope.

El que inflo El Globo como del Globo era Carrascosa, capitan antes del Mundial setenta y ocho.

La misma epoca en que Virginia preparaba las valijas para irse a Cuba a la Guarderia con chiquilines que se parieron en la militancia.

El papa de Virginia, joven diputado en el 73 (año en que Parque Patricios fue una fiesta) fue cocido a balazos en el 79.

Los pibes que viajaban a Buenos Aires nacieron en los conservadores noventa y soñaban hablando en terminos de utopias con los mismos sueños que soñaron tantos.

Un pais mas justo.
Menos desparejo.
En donde cualquier piba o pibe tenga la chance de estudiar pensando en un futuro mejor.

(En la memoria de Sebastian, bostero como su papa periodista que dejo tambien un recuerdo fuerte en la capital menos poblada de todas las capitalea. A la familia Berra el abrazo mas fuerte que pueda darse en donde no alcanzan las palabras.
Aunque militancia trate de mitigar tanto dolor).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*