Dimartis y Barbie Factory inflamaron la Usina Cultural

Fotos: Gentileza Pablo Rozenberg(Maestro de la lente. Caminante de los shows de Barbie y de los grupos locales)
Fabricio Cardelli(Todo terreno de la organización)

Los grupos de Rawson y de Puerto Madryn, Dimartis y Barbie Factory regalaron un set impecable en la noche de sábado 3 en el auditórium de la Fundación Ceferino Namuncurá. Fueron tres horas y medias a pura música envasada en instrumental y en sonidos de reggae, ska, cumbia y pop. La concurrencia disfrutó, además, de una puesta en escena colorida y de la distribución de discos y materiales anteriores de las bandas. El evento contó con la transmisión de Radio Escuela Namunkurá el cual volverá a formar parte de la programación en el envío especializado “Sonido Vivo” que se emite los domingos de 21 a 22.

Una pantalla, varios paisajes. Campos enormes regados de agua natural y de la transpiración de quienes trabajan, a diario, la tierra. Los Altares y su esplendedor camino intermedio entre el Valle y la Cordillera. Mauro Porqueras en la batería, Luciano Pucheta en voz y en bajo, Nazareno Ferro en guitarra y Marcelo Capoz en teclas y voces, también supieron conjugar sonidos setentosos e instrumentales que le dieron inicio a la velada prevista en la Fundación Ceferino Namuncurá para inaugurar el anteúltimo mes de 2018 que aguarda por Rubén Patagonia y su folclore autóctono para fines de este noviembre.

Setenta. Nada que envidiarle a las producciones de la década instrumental, Dimartis, de Rawson, pisa fuerte en la escena patagónica.

Bastaron nueve canciones entre “Los Altares” y “Queena” para que el público, en su mayoría simpatizante de los madrynenses de Barbie Factory supieran que tenían un motivo más que interesante para amenizar la previa antes que suban al escenario Emiliano Bordenave, Bárbara Prósperi y los suyos: sucesivamente llegaron Dwr, Istmo, Demersal, Bruma, Pef, Meseta y Fuck You antes del epílogo mencionado.

Entre silencio respetuoso, cabezas como diciendo “sí” y aplausos sonoroso, los Dimartis que venían de presentarse en el festival ecológico entre el 3 y el 6 de octubre en nuestra ciudad:”Presentamos nuestro segundo disco. Ahora a descansar y a trabajar en búsqueda de la próxima placa”, le contó en la previa del show a Radio Escuela Namunkurá -el material en video, fotos y entrevistas puede seguirse a través del facebook-, Luciano Pucheta.

Viejos conocidos, nuevos espectáculos

La numerosa banda que lidera Emiliano Bordenave, producidos entre indumentarias llamativas y colores en forma de maquillaje secundaron a los capitalinos que les dejaron las tablas calientes.

La especial voz de Bárbara Prósperi más el aporte también femenino de Zoe Ríos sucumbieron a la gente que,a esa altura, había colmado la sala de la Usina: la particularidad de dos baterías con Valentín Sayueque y Joaquín Cerbán, los vientos de Iñaki Nuño más el aporte del integrante de “Esa Opa”, Kevin Caldentey en la extensa versión de Hurraca Suprema, la energía de Facundo Catrimán y la solidez de Federico Bermúdez hicieron que los saltos fuesen de arriba del escenario hacia abajo con un final de Prósperi y Ríos haciendo bailar a todos.

Clásico. Varias presentaciones en la Usina Cultural hacen de los Barbie Factory una banda seguida y respetada. Este sábado 3 no fue la excepción y la “gastaron” entre veinte canciones.

Antes hubo tiempo de escuchar Viejo, Babe Bisquit, Olas, Helectrolux, Cuervo, Devastación, Contraindicación, Suburbio, Baila Baila, Factodelirio, Muecas, Salida Normal, Vos lo sabes y las distintas versiones de Hurraca: a la nombrada, Suprema le antecedieron Reggae y Gatuna, momentos estelares matizados con la consabida puesta en escena.

Mientras se puede disfrutar de las canciones en los diversos formatos digitales, la Factoría con siete años de trayectoria va a pisar la pelota y analizar los pasos a seguir.

Aunque, hablando de pasos, los duendes en el barrio América sigan danzando.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*