Domingo Namunkurá: Santiago, Gastón y las vendas

Mañana, a las 20 y a las 22, en la Usina Cultural de la Fundación Ceferino Namuncurá se expondrá la película “El Camino de Santiago” de Tristán Bauer. Sí, el documental habla del joven bonaerense nacido en 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires, muerto en Chubut. Acá en nuestra provincia. Su cuerpo aparecido en el río que cruza todo el territorio estuvo desaparecido desde el 1 de agosto hasta el 17 de octubre. Un corte en la ruta 40, la intervención de la Gendarmería, el pedido por la liberación de Facundo Jones Huala en ese entonces detenido en Bariloche pese a que el juez federal Guido Otranto, un año antes había decidido que no sea extraditado a Chile desde donde pedían por su presencia para ser juzgado por delitos como lo habían sido otros mapuches: del otro lado diría el extinto científico Rodolfo Casamiquela.

La desaparición de Maldonado generó, entonces, diversas reacciones. Del Gobierno Nacional, del provincial, de los medios nacionales o provinciales.

También nos recordó un antecedente previo, en enero de 2017 en el mismo lugar cordillerano con represión incluida en donde la cara reventada fue la de Fernando Jones y pese a ello hoy, en noviembre de 2018 en Esquel los sentados en el banquillo son otras personas a las que dispararon casi mortalmente. Se los acusa de atentado y resistencia a la autoridad. También de abigeato gracias a los servicios siempre prestos del, ahora ex juez, Colabelli servil de los terratenientes del oeste chubutense.

Tenemos pues, en tres años la ocupación de la vía en La Trochita, una mesa de diálogo que aportaba el por entonces dialoguista Guido Otranto, el pedido de extradición chileno, un juicio y una decisión: a Jones Huala se lo deja en la Argentina. Posteriormente su detención en un hecho “al paso” y así armar el sendero para forzar otro pedido de traslado a Chile para que fuese juzgado en la democrática tierra de los 17 años de Pinochet que dejó su impronta hasta antes de morirse cuando, en silla de ruedas, daba o intentaba dar lástima para que, al revés de Huala no lo extraditen a Inglaterra.

Vueltas de la historia que lectores u oyentes o vehementes luchadores dentro de las redes sociales no siempre tienen en cuenta.

Promocionada la puesta en escena para este 5 de noviembre van algunos comentarios que pueden hallarse en las direcciones de facebook de “La Namunkurá” o “Namunkurá TV” o en @FmNamunkurá, la cuenta de twitter.

Aquí van algunos.

Dice Carlos Jesús Bustos: “Espero que el documental refleje la verdad, no la mentiras que se han dicho, Maldonado murió ahogado,sólo porque los mapuches traidores no lo ayudaron en el río,la verdad está dicha,pero si quieren cultivar mentiras,vayan a verla”.

Interesante postura la de Bustos, ¿No? Por un lado no observó la película y habla de mentiras. Por otra manera señala como responsables a los mapuches. ¿Su valentía por afuera de las vociferaciones en las redes sociales tendrá su réplica en los juzgados correspondientes? ¿O quedará allí, en esa vomitiva catarsis cizañera que no aporta nada?

Va otro “rebote”: Germán Melivilio: “El camino fue río Chubut y se ahogó…”

Típica síntesis que lejos estuvo de las informaciones de los medios que hablaron, entre otras posibilidades, de: asalto a un puestero y muerte posterior motivada por esa riña. Clones de Maldonado en Entre Ríos (A ¡2000 kilómteros!). Que el artesano -dicho así para “bajarle el precio” a su carácter de tipo de carne y hueso- estaba del otro lado de la cordillera. Informaciones que subían o bajaban como la marea al ritmo de las decisiones de Patricia Bulrich y compañía: al principio no se hablaba, luego se tejieron varias hipótesis, posteriormente y una vez hallado el cuerpo de Maldonado con viralizaciones hechas por el médico de la morgue en Chubut, la rápida sentencia previa a las elecciones de medio término: “No hay golpes. Se ahogó”.

Y se ahogó nomas. Como los pibes de la escuela de Buenos Aires, en el Dique Ameghino, o los tripulantes de la flota amarilla, o los del barco “El Repunte”. O el chiquilín que salió de una fiesta popular en diciembre pasado también en Ameghino y que los familiares se plantaron con bandera y todo en las afueras del parque eólico en Rawson cuando, el 2 de enero, vino Macri a cuidar sus negocios en forma de molino y a tomar el té en Gaiman mientras charlaba “ocasionalmente” de los beneficios de la minería.

Mismos beneficios que asegura el “heroico del cara-libro” Melivilio que se enoja con la falta de voluntad para que se establezca pese a que está prohibida por ley la industria minera.

Pero, ¿Cómo? Si Maldonado que estaba cortando una ruta, incumpliendo las normas, cuando fue disuadido suavemente por las fuerzas nacionales que tenían orden de despejar la ruta, ruta que venimos a enterarnos pese a que los mapas digan otra cosa continúa en el río, murió en su ley porque no sabía nadar, ¿No nos calienta que se intente transgredir la ley para realizar el “Proyecto Navidad” a pesar de que no se pueda?

Extraña vara para interpretar las normas la de nuestros lectores “civilizados”.

Los mismo que no piden por una película del ARA San Juan que le podrían solicitar a un luchador comprometido con la verdad como es el cineasta José Campanella. La cual podría tener la voz en off de Luis Majul y el guión periodístico del Lanata de Clarín y no el de Página 12. ¿Por qué no hacer una manifestación para solicitar por esas producciones audiovisuales que nos esclarezcan?

Eso sí. A diferencia de César y Germán, avisen, porque nosotros y con los pibes que van a la escuela de la Fundación vamos a ir.

Para aprender. Para comprender. Para entender la historia que no comienza ni en 2003 ni en 2015.

Muy bueno resulta el aporte de Mauro Salgado: “Encima hay que pagar jaja…”, comenta. ¿Cuál es la gracia, Salgado?

En la misma senda, pero en twitter, apasionante mundo de la revolución, Anita Alvarez que aparece como @AnaAlvarezTw, dice en menos de 140 caracteres (no vaya a ser cosa que pensar y escribir al mismo tiempo sea una función agotadora):”Es perverso lucrar con la muerte de una persona. Hicieron una pelicula para llenarse de plata. Que asco.”

Sí. Imaginamos la alegría y la chochera de Sergio, el hermano de Santiago que iba por la vida en forma anónima, feliz por haberse convertido en famoso, de la noche a la mañana -de las noches a las mañanas- porque a la hora de contar a los suyos en la mesa le falte uno que, boludo él se le ocurrió tirarse al agua sin saber ni siquiera el estilo “perrito”.

O a Bauer, el mismo que creó canal Encuentro o Paka Paka, o la TDA para que haya otras miradas, frotándose las manos y sintiendo, mientras escucha a Pink Floyd cantar “Money”, como se les engordan los bolsillos.

Ni hablar de Florencia, integrante desde los 13 años de una banda delictiva tratando de recuperar los 4 millones de verdes que se le fueron gastando en coimas para tirarle un muerto a Macri y compañía.

Anita, de Trelew, tierra en donde hace 46 años hubo una masacre cuyos autores fueron juzgados ¡40! años después, menos uno. ¿Sabes quién, Anita de Trelew? El capitán Bravo que huyó a Estados Unidos que al igual que Chile con Huala se le pedía desde aquí, el país que empieza en Jujuy y termina en las Malvinas o viceversa, que fuese extraditado para explicar cómo 16 personas aparecieron muertas en la Base Zar, remata: “El camino de santiago… caminaba por el río y se murió ahogado.”

¿Habrá marchado, exigido, pedido otra impoluta defensora de la justicia por la extradición de Bravo?

Capaz…

Sin embargo, otra acérrima defensora de la ley vía “chuiter” coo pronunciaba un locutor muy famoso también pide por la minería y muestra videos de los fanáticos antimineros agrediendo: “Espero que @fmNamunkura se pronuncie en contra de los antimineros que fueron a apretar e insultar a los legisladores de la provincia. Les dejo el video”, nos recomienda.

Por ahí la admiradora de Carolina Sánchez recuerde esto, sucedido en las inmediaciones de la misma legislatura en noviembre de 2012.

“Que pena que los anti violencia de @fmNamunkura no se expresen sobre la violencia de los antimineros. Ellos que decían ser anti-violencia. Que repudiaban los hechos de violencia y bla bla bla. Penoso.”

Escribe también como si el tema hubiese comenzado desde que los abnegados integrantes de ASIJEMIN y PAS se encargaran de contarnos las bondades de la actividad que, obtusos como nosotros y tantos no queremos admitir.

El final es de salón.

Casi borgeano.

Es cuando le comentamos, al igual que se podría hacer una relación entre la masacre de Trelew y los casi cincuenta años antes de la muerte de Maldonado, las extradiciones de Jones Huala y Bravo, le recordamos que si quiere puede hacer fuerza por la aparición, probablemente en algún charco porque tampoco sabía nadar del madrynense Gastón León, desaparecido el 24 de mayo de este año.

Lamentablemente, a diferencia de Santiago, el camino de León sigue siendo incierto.

Pero la respuesta es de galera y bastón.

Anita que representa a muchos, seguramente, escribe: “Jaja te duele la cola. Anda a lucrar con la muerte ajena a otro lado. Son berreta de 4ta.”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*