Domingo Namunkura: La imagen, ¿Es todo?

Una joven encuentra una billetera y la devuelve. La noticia es el premio que le entrega un intendente por tal gesto. Son las mismas chicas y chicos que aguardan por un proyecto de ordenanza que los saque de la precariedad laboral. Los diputados votan el aumento policial y adusen haber sido traicionados en su buena fe:”Nos forrearon”, dice desde el recinto, abajo, para que se oiga arriba.

Proponen una sesion especial. Saben que no es posible. Ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos. “Decide el presidente”.”Decidimos nosotros”. Sentado y mirando a camara el gobernador propone decreto y paritaria. Reto y charla. Los diarios hablan de los millones que van de mes a mes a mes pero no hablan de los apenas cientos que van a miles. Otro intendente, popular, visita el Rayentray y se saca fotos con Soldan y Cacho Rubio. Ni asoma por el norte cuando se le propone una visita a un espacio que intenta explicar por que lugares como el COSE fracasan. Y al hombre le consta tras haber vivido como funcionario de Buzzi en que consisten los fracasos.

Pero la tentacion de los manteles estirados y los centros de mesa es mas fuerte. Se ubican en hilera los camiones que alojan la basura y se esconde la mugre debajo de vaya a saber donde cuando preguntamos por la planta de osmosis inversa que de Cayetano te clava Aluar con la complicidad de los controladores que miran como “las gordas” inauguran la temporada. Se celebra o conmemora la independencia en el Peron pero no se mueve una nota siquiera para abrir la pileta terminada en Tierra del Fuego y Villarino. Un ministro que debe coordinar no sabe que dicen sus “coordinados” y coincide con Majul y Bulrich sobre secuestros que desmiente quien lleva las finanzas.

Otro ministro, hijo de un ex ministro-de educacion- dice en conferencia de prensa, suelto de cuerpo cuales son los pasos para reprimir barra disuadir. Tambien dice que a los desaparecidos que se buscaban con ahinco, ahora los buscan los federales cuando las causas ni aterrizan alli. Mollo y compañia escribieron sobre la era de la boludez. Nosotros nos quedamos con los que vinieron a la peña en la Usina y la colmaron de color y de calor. Como con los pilluelos que no son como los de arriba nombrados sino los del Tango que cumplen diez años de bailotear. Al igual que las flamencas de Jessica que danzan al ritmo de Waldemar y pugnan por viajar haciendo sonar las castañielas. Si una imagen vale mas que mil palabras elegimos estas. Mientras soñamos que alguna vez la historia se cuente de otra manera.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*