Domingo Namunkurá: Ciudadano ilustre

Oscar Martínez es un gran actor. “Nueve lunas”, una serie televisiva que realizaba junto a Cecilia Roth, “Inseparables” en donde combina con otro “mostro”, Rodrigo de la Serna y más de una pieza teatral hacen de este hombre de casi setenta años un nombre imprescindible en la actuación nacional. En otra producción bien lograda interpreta la vida de Mantovani, un escritor que regresa tras cuarenta años a Salas, su pueblo natal.

En un ratito, una ceremonia propuesta por el Concejo Deliberante de Puerto Madryn merced al proyecto elevado por la concejala Natacha Wolansky del bloque Chubut Somos Todos- decir oficialista es prestarse a la confusión, porque, ¿Quién encarna a la oposición? va a declarar ciudadano ilustre a un ex intendente, asumido por decreto 1556/78 y luego a través de otra disposición, la número 398/81; ambas “elecciones” ejecutadas por Angel Martín y Niceto Ayerra, gobernadores “elegidos” durante las estadías de Videla y de Viola luego del golpe del 24 de marzo del 76.


Proceso.Así recordaba, hace algunos años, el diario Jornada el golpe del 76. Muy diferente a como tituló aquel 25 de marzo de 1976. Del Piano, el primer gobernador. Después sería el turno de Ayerra que coincidió con el protagonista de esta historia.

Una infancia dura. Un cruce oportuno. Una noche en un auto. Estudios en Rawson y en Buenos Aires. Viajes al exterior recién recibido de veterinario. Dios. La Patria. Meritocracia. Sueño americano (el de las películas de “Joligud”). Los cazones y cazoneros. Los votos después de las votas. Pasó con Bussi -con “s” y en Tucumán-, con Rico y con Patti. La fiesta del cordero. Establishment. Aluar, Bignone. Lanusse. Massera.

Las balas en la casa de don Manuel, “acá no pasó nada”. Más de treinta desaparecidos de Chubut. “Asumí vos que conoces el lugar. Mirá si viene alguien de afuera”, le dijeron y repite la anécdota el octogenario que se mudó del centro a la Loma. La previa y las bombas a Solari Yrigoyen y el Oso Romero. Sí, está bien fue durante el peronismo de Isabel. Como fue también el radical Rodríguez Ríos quien mixturó entre las elecciones de las urnas y de los uniformados para redondear diez años de jefe comunal, entre el 63 y el 73 en Puerto Madryn.

El veterinario supera los triple ocho de Sala, Eliceche y Sastre. ¿Le sumamos cuatro de Aristarian y nos da 32 de peronistas? ¿O restamos los ocho de don Osvaldo que venía del MID y de la inteligencia de la marina? Si dicen que en política uno más uno no siempre da dos; aquí un ejemplo.

La novena sesión, como si fuese una mala sinfonía comenzó con los vecinos estatales preocupados y ocupados por la situación que se agrava cada día ante un gobierno como el provincial que se cierra, el partido gobernante que se partió en dos entre “revelaciones” y “embrujos”, voces que antes se levantaban y ahora se callan, la megaminería sobrevolando entre sanjuaninos y “verdes cross” que hablan de las bondades de una actividad prohibida en Chubut desde 2003 y las grillas del 2019 con todos mirándose de reojo para ver quien es bendecido por quien.

A la hora y cuarenta y pico, Natacha compañera de muchos que están detrás de las maderas que contienen a las bancas y que son celosamente mirados por, al menos, tres muchachos de esos que se movían libremente -valga la ironía- en épocas en donde el veterinario era jefe comunal (No, no hablamos de Aristarian:”Basta de veterinarios”, gritaba a voz en cuello el fallecido Gustavo Di Benedetto para pedir por la figura del agrimensor Esteban Yerio en 2003): no tenían pinta de docentes, ni de trabajadores de la salud pública ni de dedicarse a la justicia; pidió votar un proyecto que proponía nombrar a vecinas y vecinos ejemplares y a uno, en una categoría superior, como ciudadano ilustre.

Fue dicho: la concejala Bard del Frente para la Victoria pidió el pase a comisión sincerando su posición de ni nacida ni criada y su desconocimiento de algunos de los nombres proporcionados por Wolansky que tiene otro elemento a tener en cuenta y es su representatividad en el Centro de Estudios Históricos de la ciudad. Es decir que la reemplazante del concejal fallecido en diciembre pasado, Cristian Dames, sí tiene en claro el porqué de su pedido sobre tablas que se estableció así ya que no hubo oposición para que el proyecto de ordenanza pasase a comisión. Y volvemos con los ediles que salieron del mundo de la docencia. ¿De qué hablan o hablaban cuándo les toca contar esos años que van del 76 al 83?

¿Y los concejales de UYO? Que asoman como bandera permanente la de los derechos humanos como cuando le bajaron los palos de los mástiles a Jerónimo García cuando habló en nombre de Chubut Somos Todos el 24 de marzo de 2015, ¿Por qué no se expresaron con sus manos o sus bocas?

Pasaron diez días. ¿Y el Consejo de localidad del PJ? Que saca un comunicado sin nombrar al empresario turístico Willie Paats porque tuiteó previo a la muerte de Rafael Nahuel en noviembre del año pasado que el operativo en Bariloche de Gendarmería era correcto. ¿Ninguno lee los diarios o mira las sesiones por internet? ¿Y “Construyendo Memoria”? Un colectivo que responde a varios integrantes de distintos espacios sociales y que organiza los actos de la memoria. Que trajeron a Nora Cortiñas para destrabar el conflicto con los estatales en Rawson. Que organizan la carrera de Miguel, un atleta desaparecido el mismo año en que el veterinario aceptaba el consejo de su amigo para que acepte y “no sea cosa que venga alguien de afuera”.

Ni una línea mencionaron de cuanto vaya a suceder en breve cuando termine de leer esta crónica.

Salvo una editorial de Enrique Dastolfo en su página “Educación con aguante” en facebook y algún recuerdo del historiador trelewense Gonzalo Perez Alvarez, mucho silencio.

Como el título de otra película histórica.

“De eso no se habla”.

Martínez vuelve a su pueblo en la provincia de Buenos Aires. Salas, como El Matador que jugaba en River.

Le entregan una medalla, erigen una estatua y lo nombran presidente de un concurso artístico. Hasta que se revierte la historia y le tiran huevos, le rayan su cara hecha cemento y lo balea el marido de una ex novia.

Don Victoriano se puede quedar tranquilo.

En Madryn esas cosas no suceden.


Deportes. “Mens sana in córpore sano”, la famosa leyenda nos da pie para el recuerdo y las paradojas. Un año antes que don Alfonsín ganase las elecciones en el recordado 30 de octubre del 83, se inauguraba el gimnasio municipal de la calle Sarmiento junto al nombrado Arreya y un tal Machinea. Otro aporte radical a los años de plomo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*