Namunkura Domingo: Con ésta sí, con ésta no…

Vale destacar que el tipo levanta polvareda y provoca el clásico «tómalo o déjalo». No hay medias tintas.
Y fue así, nomas, su paso por Puerto Madryn y Trelew.
Guillermo Moreno, de él se trata divide las aguas (del Golfo Nuevo).

Su llegada a la ciudad que conduce el peronismo desde 1983 con un paréntesis de la alianza Pach-UCR entre el 91 y el 99 generó casi la misma controversia que su intervención memorable en una asamblea de Papel Prensa hace ya algunos años.

La agrupación «Néstor Kirchnner» que transita por su tercer año como tal venía pergeñando, desde diciembre pasado, entre sus integrantes, la posibilidad que el ex representante del comercio interior de los gobiernos de Néstor y Cristina, entre 2006 y 2013 estuviese en #lamáslinda como gustan decir a los marketineros que hacen punta en el gabinete municipal (punto para ellos ya que el slogan «pegó» casi como el hit del verano que se canta en varias canchas del país-¿llegará el «cantito» al Conti y al Coliseo?-) quienes hicieron malabares para no pasar muy cerca del veterano dirigente peronista que también le adosa a sus ultimas funciones públicas la de haber sido agregado en la embajada de Roma en donde hizo migas con Francisco. Que no es «Pancho» Sanabra, justamente.

Como suele suceder en estas visitas relámpagos, la agenda está tan apretada como los recitales estivales en donde el jefe comunal suele posar gustoso con los invitados de turno-el caso más reciente fue la presencia de «Los Auténticos Decadentes». Nota de la Redacción: juramos que es sin doble sentido pero fueron, los de la banda de Cucho Parisi, quienes clausuraron la temporada 2018- y el ejemplo de Moreno, no fue la excepción: ronda de prensa, grupal o individual, recorrida por alguna institución -por ejemplo la Fundación Ceferino Namuncurá-, un emprendimiento comercial, encuentros partidarios, charla con los militantes acto de por medio y…a veces, no fue éste el caso alguna escena protocolar-institucional.

Fundación. Guillermo Moreno visitó la entidad que trabaja con niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad desde 1992. «Cuenten conmigo aunque ahora tengo la lapicera más chiquita», dijo mientras miraba el escenario de la usina cultural: «En un acto peronista no falta nunca ni un perro ni un borracho», remató pícaro cuando ingresó Charrúa al recinto.Vale resaltar que en el acto, en la noche del 9, Moreno, dijo «te podía gustar Duhalde o no. Pero el tipo decía silencio y los dirigentes se callaban en la asamblea. Ahora no pasa y preocupa. Prefiero estar hablando y que me puteen en el estrado a que haya silencio». Mucha base y escasos dirigentes-estuvo presente Norberto Yahuar, compañero suyo de gabinete- en el salón del SEYOM. Muchos peronistas también le escaparon a la foto «tan temida».

Por eso los malabares-otra que «el Rafa Dante»- para decir que no cuando antes, al menos, habían dicho que NI o SO tal cual son las cartas de los representantes de turnos que van midiendo todo especulando, más que nunca, con la famosa frase, también, de «una imagen vale más que mil palabras».

Los pliegues de la historia

Nacido en el 55, año simbólico si los hay en la historia de nuestro país, Guillermo Moreno fue parido en la etapa de la Resistencia Peronista en donde si bien todavía faltaba para las pintadas de Luche y Vuelve, la masacre de León Suárez no solamente sirvió para impulsar a la popularidad a quien nacido anti peronista encontró la muerte en el 77 a manos-sangrientas- de los milicos, como fue la historia de don Rodolfo Walsh, a partir de su libro -luego se haría, a escondidas, una película con el mismo nombre- si no que además marcó qué se venía: persecusiones, crímenes, cárcel, proscripciones en los breves períodos «democráticos» de la misma manera que otra masacre, en el 72, acá cerca, en Trelew abrió la puerta a la locura que se instaló con fuerza y a la fuerza en el 76.
Faltaban 3 meses para que naciera Moreno cuando Estivariz, entre otros, descargaba sus bombas desde el aire contra el pueblo que caminaba ese 16 de junio. Lindo debut de la fuerza área quienes después se golpean el pecho como sus seguidores quienes procuran por «orden y seguridad» nombrando la decadencia de los tiempos posteriores.

En el juego de las coincidencias, en Estivariz, calle que lleva ese nombre después de la Revolución Fusiladora, está la radio que maneja don Pepe Castro, protagonista inmediato de aquél agosto de horror en la base Zar-otro nombre de calle a revisar, ¿no?- quien como periodista vivió de cerca cuanto después contó en el juicio de 2012 que juzgó a quienes participaron de esa historia: en su relato, durante el debate oral y público, don Castro casi llora.
Esto viene a cuento porque Moreno, mientras locutaba su discurso el viernes por la noche pidió visitar el Centro de la Memoria ubicado en el viejo aeropuerto porque, dijo, «pertenezco a un colectivo y ahí están mis compañeros muertos».
Algo los une.
Pero no.

Masacre. Héctor Castro que como periodista cubrió la fuga hecha masacre en Trelew en el 72, en la imagen, declarando en el juicio realizado en 2012 para el que se había pedido la extradición de un marino desde Estados Unidos- al revés del caso Jones Huala, aquél se quedó allá- le bajó el pulgar a la visita de Moreno en la Cámara de Comercio, en donde el dueño de LU17 se pasea a sus anchas. Paradojalmente algo los une con el ex secretario de comercio interior nacional quien visitó -gentileza fotografía: Mario Cugura- el Centro de la Memoria que funciona en el viejo aeropuerto de la Base Zar.

Don Castro titiritero histórico de la Cámara de Comercio le bajó el pulgar a la visita del ex funcionario nacional y primó su postura y la de otros atornillados a las sillas que la propuesta de los más pibes que, seguramente, querían recibir de primera mano-coincidiendo o no ideológica y metodológicamente- una visión del país que es y que fue.
En donde, puntualmente, a la mayoría de quienes se dedican al comercio muy bien no les va, ¿O sí?
Cierto es que la radio del autor de la célebre frase de «los porongas» -en tiempos de «enemistad» entre intendente y ex intendente que hacía temblar el bienestar de quienes desean una ciudad linda y silenciosa- baja Mitre del grupo Clarín que ya se sabe cual es la posición de quien defendió los intereses del Estado en una empresa que el mismo Estado en tiempos de golpe de Estado les regaló a los desarrollistas del periódico del clarinete y a los que cuentan la historia oficial, dueños de La Nación.
Tal vez por temor a «quedar pegados» en tiempos de instantáneas súper veloces los muchachos de la cámara le dijeron que no a la exposición.
Se perdieron oír loas para Aluar y hasta un guiño para La Anónima con eso de la descendencia de los que manejan el poder.

Fotos para todas y (casi) todos

Desde que asumió supo que debía sacarle jugo al carisma que lo envuelve sabiendo, asimismo, que debía hacerse camino al andar.
Pues entonces las imágenes con los vecinos, los habitués de las protestas en tiempos de mala relación con el gobierno provincial, las sonrisas con los niños de los jardines y de las escuelas y las poses con los invitados especiales-inclusive los embajadores madrynenses que viajan por el mundo enarbolando la bandera de #lamáslinda- han sido una constante.
Allí está el cyber archivo que lo muestra cruzando el boulevard junto a Boudou cuando era más Amado con recepción en su domicilio, corderos y lobos(marinos) en tiempos en donde la llave que abría algunas puertas era la de Norberto Yahuar que traía algún regalito para capear el temporal de vacas flacas con Nación y Provincia en contra.

Anfitrión. «Paró» en su casa, comieron cordero y nadaron con lobos. Era la versión «fashion» de Boudou, entre guitarra, «La Mancha de Rolando» y las motos. Ahora habría que ver si le toca el timbre el vicepresidente qué pasa. Otros tiempos.

Ya para la segunda etapa con el precipicio que rima con juicio (político) surcado en 2014 con golpe interno incluido – del cual participó la «amiga y compañera» viceintendenta- la gimnasia era otra y los protagonistas en la escena del poder- al menos político- eran otros: sin mochila, con Das Neves tirando paredes, las manifestaciones -falta de agua, boleto estudiantil, estacionamiento medido, acampes como el de la Fundación y el de los trabajadores de la pesca, colectiveros -en tiempos de meses sin servicio público-, entre otros, ya no caía tan bien.

Click. Amante de las fotos como los niños con sus ídolos, el intendente Ricardo Sastre -aquí posando con Juliana Awada, ¿funcionaria nacional? en una visita social en un centro de desarrollo infantil en #lamáslinda- no se retrató con Moreno quien vino a inaugurar una agrupación peronista. ¿Temor a qué se enojen en la Rosada?

La taba se había dado vuelta y la calle se ocupaba cuando los dueños de Belgrano querían: entrega de títulos, día del niño, 24 de marzo-sin tanto despliegue como al principio en donde se recuperó una fecha sensible a diferencia de la gestión anterior-, desfiles del 25 de mayo, apertura de las temporadas de verano, fiesta del deporte en la playa, las ciclovías, el día de la primavera y siguen las firmas.

Selfies con cada funcionario nacional que vino que incluye a procesados como Szturzenegger y Aranguren, glamorosas como con Carolina Stanley del Ministerio de Desarrollo Social y Juliana Awada, acusada de explotar a trabajadores en sus negocios comerciales: sonrisas similares con «Guillo» Dietrich que tiene onda (y «bici»), de transporte, chistes en el Alta Tensión con Rogelio Frigerio- descendiente de los desarrollistas dueños de Clarín- que se permitió alguna chanza con el nombre de la cancha «La Bombonerita» (¿Ya llegó o están esperando como el agua de la pileta del Centro de Encuentro?) porque el ministro es de River -y así y todo se tiene que ir del Monumental porque le putean al jefe Mauricio- y el uso del «pajarito» para saludar a la reina de Holanda que, hablando de descendencia, es hija de un integrante de la Dictadura de los setenta; cuando vienen en familia a que sus niños conozcan a las ballenas.

Cómodo. En la presentación del billete de 200 pesos-¡cómo se va de rápido!-con Federico Sturzenegger, funcionario nacional procesado por la debacle de 2001 y con Rogelio Frigerio-nieto de uno de los motores del diario Clarín que se inauguró, vaya ironía, cuando nació el peronismo- en el Alta Tensión en donde el ministro del interior se permitió un chiste entre «La Bombonerita» y el «Monumental» (de donde se fue antes que finalice un partido porque la hinchada lo pueteaba a Macri)

Sin embargo viene Moreno y abrieron la alacena para buscar la ristra de ajo.
No sea cosa que nos traiga mala suerte ahora que se acerca el 19 y como en el automovilismo-pasión que comparte con su hermano- los Sastre hagan el 1-2 entre provincia y municipio.

-¿Qué le recomienda a los jóvenes que observen, lean o presten atención para entender más a Perón? le preguntamos antes de su llegada a Moreno:-Miren «Sinfonía de un sentimiento», de Favio. Hoy nos hace falta un Favio.
Dijo y volvemos al hilo de la historia.

55.72.73. Ezeiza. Favio. Luche y Vuelve. Los 25 de mayo (del 73 y 2003). Las masacres.
Hace poco hubo una reunión partidaria y cuando decimos partidaria decimos «sastrista» porque la puerta que se abra para el año próximo puede ser cualquiera en donde, con ganas, cantaron la marcha peronista.

Desde lejos no se ve.Con el peronismo local, sí. Con el nacional, no. Como cantaba el increíble Hugo Midón, Sastre parece estar deshojando margaritas con las caras peronistas antes de 2019. Parece que a algunos del gobierno nacional les cabe más que Mena como candidato a Gobernador.

Tal vez eso envalentonó a un joven abogado a decirles: «Miren que viene Moreno y nos puede hablar de doctrina, de la búsqueda de la unidad, de su experiencia en Nación. Encima estamos tranquilos porque recién lo sobreseyeron del tema del INDEC. No está «pegado» a la corrupción. Es un gruñón pero hasta le puso los puntos a Cristina por el tema de los compañeros presos…»
Pero el pibe quedó en orsay hasta con la rama femenina del peronismo vernáculo porque doña Xenia le dijo que al Concejo Deliberante, solamente para ver a sus tocayos del PJ o de UYO. Nada de huésped de honor como se hizo con Esteban Bulrich en Rawson cuando lo declararon de esa manera a quien había pronunciado-¡en la Patagonia!- que la Conquista del Desierto, ahora, es a través de la educación. Justo el palo de la segunda jefa de estado municipal.

Como deshojando la margarita, don Sastre dijo Eliceche sí, Moreno no; Di Pierro sí, Kicilof no; Máxima sí, ¿Hebe, no?

No sea cosa que venga la loca esa y nos traiga más quilombos.

1 comentario

  1. Fué sorpresa para muchos, la aparición de Martin junto a Moreno en el Seyom, qur se autodefine como morenista de la primera hora,.para quien lo ha visto, defendiendo en el escrutinio de la Escuela 49 a la Lista Verde, (chusoto) de que nos disfrazamos peronista arrepentido ?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*