Organizaciones sociales de la zona norte de la ciudad y un trabajo mancomunado

(Fotos gentileza: Gastón Reijtman)

A modo de cierre de año, distintas organizaciones sociales de la zona norte de la ciudad se reunieron, este 25 de noviembre, en el barrio Unión Obrera. El escenario escogido: la cancha de “Katri” que sábado a sábado convoca a las representantes del fútbol femenino. Hubo música, coloridos stands y entre mate y mate, Fundación Ceferino Namuncurá conversó con algunos de los coordinadores de los espacios que trabaja con pibes, adolescentes y personas adultas en situación de calle.

Como una extensa “ele”, los stands sirvieron de marco para que, a través de los integrantes de distintas organizaciones de la zona norte, nucleadas en un trabajo en red, pudiesen mostrale a la comunidad que productos realizan y cual es la obra que llevan a cabo cotidianamente. A la vera del gimnasio municipal 2 se ubicó,a su vez el móvil de Punto Limpio, un emprendimiento del área de ecología de la ciudad. En representación de la municipalidad estuvieron presentes las funcionarias Eugenia Alianello y Lucila González, de Desarrollo comunitario. Los participantes de la red son las juntas vecinales de la zona y entidades e instituciones que trabajan en salud, deporte, ámbitos escolares y el Centro de Gestión Barrial.

Muestra. La red de las organizaciones sociales del norte de la ciudad realizaron una actividad conjunta en el marco de las actividades que realizaron durante el año.

“Este año se ha trabajado muy lindo. Hemos realizado talleres de carpintería, de cerámica y de hip hop: entre los lunes y los jueves con chicos en situación de calle y los viernes un programa con jóvenes privados de la libertad”, nos cuenta Noemí quien trabaja en el turno tarde del Cainar, entidad que se quedó sin apoyo del Estado. Consultada sobre la experiencia de la tarea en conjunto con otras instituciones, la representante de la entidad, señaló: “Creo que es importante trabajar en conjunto ya que nos permite progresar a todos”.

Por otra parte, Norma comentó que las necesidades más salientes son los materiales que se utilizan para la actividad en los diferentes talleres: “Necesitamos madera de rezago, de reciclaje, pintura, pinceles y lijas. Por eso, este encuentro nos sirve para recaudar fondos y poder afrontar esas urgencias ya que desde la Municipalidad recibimos el almuerzo y la merienda, los días de semana. Con la Provincia no tenemos llegada de ningún tipo y el material lo tratamos de conseguir nosotros. La relación con el Gobierno provincial se interrumpió ya que antes recibíamos una mensualidad. Es parte del sistema”, explicó al tiempo que describió la realidad con la que conviven: aparecen cada más jóvenes y de edades más tempranas. También las escuelas se acercan a pedirnos algún tipo de colaboración y las familias de los barrios aledaños. El año que viene acentuaremos el trabajo con las escuelas para poder brindarles mayor atención ya que nosotros ofrecemos clases de apoyo y actividades escolares en nuestra institución”.

Sobre el programa Invertir Igualdad, al igual que varias entidades de Chubut quedaron a mitad de camino:”Tenemos las obras paralizadas. Nos falta instalar el gas y los equipos de calefacción”, concluyó la señora que se desempeña hace cuatro años en el Cainar.


Música y deportes. Jóvenes danzando y chicas jugando en la cancha de Katry, como lo hacen todos los sábados. “Hay 400 jugadoras”, nos contó Raúl Vega sobre el trabajo en el fútbol femenino.Las demás entrevistadas coincidieron en destacar las posibilidades sociales que tienen en este sector de la ciudad.

Dialogamos, además con las representantes de la Escuela de Pesca y del espacio Ruca Hué. Tanto Roxana Velásquez como Carla Bonicatto nos brindaron un panorama de la muestra y de las faenas que llevan a cabo a diario.”Participamos desde la primera reunión a mediados de año y se trata de empezar a trabajar sobre las problemáticas que aparecen en cada institución. Nosotros como escuela tratamos de integrar a nuestros estudiantes en los distintos espacios que hay y que participen de los talleres que existen que tienen salida laboral para brindarles más herramientas al margen de lo pedagógico. Nuestra escuela tiene en su mayoría chicas y chicos de la zona norte como los barrios Pujol, 630, Don Bosco, Porvenir aunque llegan desde los barrios Perón y San Miguel. En cuanto a las necesidades seguimos trabajando en los contenedores lo que nos achica los horarios para desarrollarnos, necesitamos las aulas para trabajar mejor. Nuestra escuela sale bastante de la propia escuela, participa de exposiciones, se acerca a otros espacios comunitarios”, comenta Velásquez quien nos explicó la modalidad del trabajo en conjunto: “Nos reunimos una vez por mes, durante dos horas y media en la junta vecinal del barrio Perito Moreno.

“Esto forma parte de la muestra final del trabajo interinstitucional que desarrollamos durante todo el año, y que nos encuentra hoy-por ayer- unidos por los derechos de los niños, jóvenes y adolescentes. El nuestro es un espacio nuevo que tiene que ver con un proyecto de IPV provincial y de Nación de mejoramiento barrial en el barrio 630 viviendas no solamente en cuanto a la infraestructura sino también en un aspecto novedoso que es sobre desarrollo humano y que tiene que ver con actividades deportivas, culturales y educativas. Promocionamos en la red y en la comunidad las actividades que realizamos que en la actualidad son ajedrez, tango, dibujo y gastronomía.Hemos tenido buena convocatoria, sobremanera de la gente del barrio pese a que siempre destacamos que las actividades son para toda la comunidad. Son tareas gratuitas y la idea es que se sostengan en el tiempo. Trabajamos en el club del barrio y en la biblioteca popular mientras tanto se construye la cancha de césped sintético y en el nido en donde van a funcionar la junta vecinal y este espacio que representamos nosotros.Las experiencias de cada institución son muy valiosas y el balance más rotundo es la red que se pudo conformar para responder a las demandas que van surgiendo ya que las hay barriales, familiares, escolares e individuales. Las respuestas que más se necesitan son sobre casos de violencia en niños y en jóvenes y si bien la red es un buen punto de encuentro necesitamos celeridad de los estamentos correspondientes”, describe Bonicatto.

El Centro Pozzi funciona al lado del hospital Isola y es una referencia constante para los adolescentes de Puerto Madryn. Alejandra Martins de Mouras es la coordinadora, quien nos dice: “Siempre es bueno, vernos las caras y compartir qué hacemos como para seguir avanzando en temáticas que nos unen a todos. Tenemos mucha demanda en adolescencia y tratamos de cubrirla al máximo haciendo lo mejor que podemos para ello nuestro equipo se compone de cinco médicas, dos psicólogas, dos trabajadoras comunitarias de salud en terreno, dos obstétricas, una neuróloga, dos enfermeras, dos secretarias administrativas y un psiquiatra. La demanda va variando y el denominador común es la violencia. Son, generalmente, situaciones muy complejas en el contexto que tienen los adolescentes hoy.Intentamos tener respuestas de la justicia, ya sea en asesorías o en la policía comunitaria, ante lo cual nos contactamos rápidamente”.

Raúl Vega es una de las caras más salientes del fútbol femenino. Se desempeña como entrenador y dirigente hace más de veinte años. Desde esa experiencia, habla con Fundación Ceferino Namuncurá:”Estamos contentos de poder colaborar en esta movida ya que estamos en nuestra casa. Queremos ser parte de esta red ya que varias de las chicas que juegan al fútbol son contenidas en instituciones que participan de esta red. El fútbol femenino es un cable a tierra y nos permite conocer los síntomas de las dificultades que atraviesan en su contexto social.Este es un lindo lugar que tienen para ser libres y poder soltar sus sentimientos”, refleja Vega quien recalca que las necesidades “pasan por tener una buena infraestructura, Nuestro sueño es tener una cancha de césped sintético”, dice y admite que deben organizarse de la mejor manera posible para encarar los trámites necesarios ante las autoridades pertinentes.

Entre la escuela “Puerto Fútbol” y la LIFEBA, liga que reúne a las mujeres que intervienen en la actividad, suman 400 personas.

El Centro de Día de salud mental y el Servicio de Protección con su programa radial “mentes lúcidas” también fueron de la partida.


Punto Limpio. Una de las áreas municipales que participó del encuentro fue la de ecología y medio ambiente. También se observaron a funcionarias de Desarrollo Comunitario recorrer la muestra.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*