Rafael Luchelli: “Nuestro informe del 2003 coincide con las cortes europeas. Hay que relevar al personal involucrado”

Como fiscal, en 2003, tras una solicitud de la procuración general de la provincia, Rafael Luchelli elaboró un informe de 100 páginas que dio como resultado cincuenta causas en donde se violaban los derechos humanos. “Todo empezó con las marchas de silencio en Esquel, pidiendo justicia.Una persona nos pidió investigar un caso de un hombre que fue encontrado ahorcado en la cárcel. Allí empezó nuestra investigación tras haber dialogado con gran parte de la población”, le contó a Fundación Ceferino Namuncurá, el ahora Juez de cámara, en una entrevista en donde contó su llegada a la zona, cómo funciona el Consejo de la Magistratura y qué hizo apenas descubrió los hechos de violaciones de los derechos humanos a personas descendientes de pueblos originarios.”Para el 99 por ciento de la población, la policía cordillerana era suiza: te cambiaban las gomas del auto”, contó como ejemplo al tiempo que describió que al resto los trataban como a indeseables.”El caso que nos abrió la puerta fue cuando un policía se ufanó de cómo abordaron una presunta violación. Matenlo al sospechoso el viernes cuando venga. La misma policía plantó pruebas como si hubiese ocurrido un incendio que antecedió a la muerte de una persona que tenía problemas con su ex mujer”. Escalofriante.

Mosca Blanca: ¿Cómo llegó a la zona?

Rafael Luchelli: “Llegué a Puerto Madryn en 1991 siendo ya abogado con dos años de recibido y me gustaba mucho el sur. Todos los años me venía de vacaciones para el sur y tuve la oportunidad de ingresar a un juzgado en el sur, entonces me vine para acá. Yo soy de La Plata. Entré como empleado y desde esa época, Carlos te conozco, porque vos tal vez no habías reparado en mí pero yo trabajaba en la mesa de instrucción del juzgado número 4. Cuando vos empezaste con la Fundación, era empleado de ahí y sinceramente debo felicitarlos a todos por la evolución de la Fundación. La tremenda obra que han hecho. Ustedes tal vez no lo notan porque están todos los días, pero he visto espaciadamente, cada vez que llego, nuevas obras, nuevas posibilidades y nuevos espacios. Esto es sumamente importante para el estado chubutense y digo el estado porque el estado somos todos. No debemos confundir al gobierno con el estado. El estado somos todos, es la población y es el territorio. Y esta fundación realmente es sumamente útil para los jóvenes que han tenido algún problema con la ley y que buscan esa reinserción que el estado argentino se ha comprometido, internacionalmente, a dar. Entonces los felicito porque cada vez que vengo veo cosas nuevas, muy positivas y en miras hacia eso que hablamos. A brindar capacitaciones y a devolverle a la sociedad todo lo que se hace acá.

Mosca Blanca: Nos contaba que empezó como empleado en el juzgado de instrucción…

Rafael Luchelli: Cómo les decía, llegué en 1991 como empleado y fui escalando en mi carrera por concursos, de oposición de antecedentes, después pasé a ser auxiliar letrado de una defensoría. En el año 2 MIL concursé y gané para ser fiscal del juzgado número cuatro. Ahí tuvimos algunos contactos más profesionales con la Fundación y ya en el año 2008 concursé y gané para ser juez de cámara en lo penal y desde febrero de 2009 soy juez de cámara en lo penal.

Mosca Blanca: Ha recorrido un camino dentro de un poder. Hoy, además, es integrante del Consejo de la Magistratura. ¿Qué nos puede aportar de ese órgano?

Rafael Luchelli: El Consejo de la Magistratura es algo de lo que todos los chubutenses nos tenemos que sentir orgullosos. Verdaderamente orgullosos porque tiene una composición única. Así lo determinó la constituyente en 1994 cuando se hizo la reforma y es única a nivel nacional e incluso es difícil encontrar en otros países una composición similar. Está integrado por cinco personas que nosotros llamamos consejeros populares, porque se votan en las elecciones ya que van “pegados” a la lista de concejales. Actualmente a Puerto Madryn la representa Julio Aristarain. Cinco consejeros populares: uno por Madryn, Sarmiento, Trelew, Comodoro Rivadavia y Esquel; cuatro abogados de los principales colegios de abogados de la provincia (Puerto Madryn, Trelew, Comodoro Rivadavia y Esquel), tres jueces de cámara o equivalente a jueces de cámara –“a mí me toca representar a Puerto Madryn, Trelew y Rawson”, agrega- al cual se llega por los votos de los colegas, mientras que hay otros dos representantes de los jueces de cámara por Comodoro Rivadavia y Sarmiento y otro por la Comarca Andina. También hay un representante por los empleados y el único que no es electo es el Presidente del Superior Tribunal de Justicia. Así se integra, no hay ningún miembro del Poder Ejecutivo o Legislativo. Esto es de vital importancia remarcar. Juan Bautista Alberdi dijo algo muy sabio hace 150 años y es “el que pone el juez, escribe la sentencia”. Tuve el privilegio de haber sido elegido por este consejo y siento que nada me condiciona, absolutamente. De hecho, no conozco a ningún político ni tengo trato con políticos. No le debo mi cargo a ningún político. Entonces no me siento constreñido ni atado por nada. Me siento verdaderamente independiente, más allá que las sentencias que haga sean justas o no. Decía que es difícil encontrar incluso en otros países porque tuve una experiencia, si se quiere un tanto insólita, en el año 2015. Hay una federación en el Consejo de la Magistratura que nuclea todos los consejos provinciales. Este foro hace un convenio con la universidad de la Sapiencia, en Roma, Italia para capacitarnos a un grupo que fuéramos y si bien nos teníamos que pagar los pasajes y la estadía nosotros, allá nos hicieron conocer la cámara de casación de Italia que es en donde está la cúspide del derecho allá en Italia y también conocimos el consejo de la magistratura italiano, que es único porque es un país unitario. Ahí nos llaman al estrado, a un abogado, a nuestra coordinadora de ese viaje y a un juez para decir algunas palabras y me llamó la atención que el presidente del consejo de la magistratura italiano, antes que me permitiera hablar y agradecerles por estar en su casa, me hiciera una pregunta. “Antes de que usted empiece a hablar quisiera hacerle una pregunta”, me dijo. Y la pregunta fue si tenía incidencia la política en la designación de los jueces. Con mucho orgullo pude decirle que iba a hablar de lo que verdaderamente conocía que era mi provincia y que acá no existía eso y que por eso yo hoy era juez y que probablemente no hubiese llegado a nada sino no hubiese sido de otra manera. Conozco casos de colegas muy prestigiosos, en la provincia de Buenos Aires, que han rendido 13 veces y han salido primero, y no los nombran.

Mosca Blanca: Bueno, aquí en Chubut tenemos un caso al revés, en donde alguien que figura en el cuarto o quinto lugar en un concurso termina siendo elegido para un cargo…

Rafael Luchelli: Eso que dicen es interesante. Pero hay que aclarar que no elige solamente el jurista. Sino el jurista dice, “el mejor fue fulano y listo”. El jurista pone un piso de actitud. Estos son aptos técnicamente y éstos no. Pero después y esto es lo que quería compartir con la gente se dan votos que son transversales. Vos fíjate que hablé de una representación estamentaria: yo represento a funcionarios y magistrados, y todas las votaciones incluso a la que se refieren –N. de la R: fue el caso de la elección para el juzgado de paz en Puerto Madryn que quedó en manos de Hernández quien había obtenido el cuarto puesto dentro de las calificaciones y fue elegida para el cargo- que no estaba presente por problemas personales, hasta esa votación no fue de un grupo o de un sector que la votó y otros no. Fueron todos votos en donde hubo magistrados y consejeros populares que la apoyaron. Es decir, distintos estamentos. Muchas veces ocurre esto que se busca el perfil y otras cosas. No solamente que sea primero y el mejor necesariamente.


Consejo de la Magistratura. Luchelli representa a magistrados y funcionarios en el órgano creado en 1994 tras la reforma constitucional.”En 2015, cuando ingresé, se giraban 50 mil pesos por semana. El año pasado, con 40% de inflación, bajaron a 37.500″, contó en el programa radial Mosca Blanca, Rafael Luchelli quien propuso dejar de sesionar hasta pagar las deudas.”Se impuso la moción del representante del Superior Tribunal, el doctor Vivas porque sin el Consejo se quedan sin recursos humanos”, destacó.

Mosca Blanca: Pero entonces para que se establece esa especie de ránking, digamos…

Rafael Luchelli: ¿Saben por qué? Porque te da una buena pauta para poder elegir bien y para poder justificar tu voto. Porque supongo que las personas que votaron a la jueza de paz a la que se refieren tuvieron que explicar mejor por qué la eligieron a ella y no a la primera o a la segunda. Pasa que uno pueda apartarse del orden de mérito que hace el jurista porque sino estaríamos delegando nuestra tarea al jurista y eso también sería equivocado. Les doy un ejemplo. Entré a la facultad de derecho, en plena dictadura, en el año 1981. En esa época el “pope” de derecho penal era Sebastián Soler. Soler no solo festejó sus 80 años con Harguindeguy en 1980 sino que él era procurador general de la Nación en la revolución del ’55. La revolución fusiladora, digamos. Y él con su genialidad del derecho porque uno estudia su tratado y el tipo era un genio. El justificó algo injustificable en materia de derecho penal. Que se pudiera aplicar en forma retroactiva, ¿Para qué? Para que se pudiera fusilar al General Valle y a Cogorno. Entonces no es un tema solamente de excelencia. Podes ser un genio en derecho pero se buscan otras cosas y otras cualidades sino no tendrían sentido los consejeros populares. Se busca otro perfil, vos tenes que perfilar a la persona que va a estar en el cargo. Casualmente hace poco concursaron para unos puestos de fiscales y había unas funcionarias que concursaban y les preguntaba en la entrevista personal que es muy rica en donde uno le pregunta por su familia, su arraigo y otras cosas; entonces les preguntaba si tenían ordenada su cuestión familiar con respecto a los hijos y siento que parece una pregunta sexista. ¿Pero qué pasa? Fui fiscal y tenes que salir a las tres de la mañana a un lugar de los hechos, a ver un cuerpo y quería saber si esa candidata ya había pensado cómo había preparado su rol de fiscal y con quién o cómo iba a dejar a sus hijos si le tocaba salir a las dos o tres de la mañana a un descampado a tratar de resolver una problemática. Por eso insisto en que no es solo la excelencia técnica, porque sino tendríamos que decir sí a Soler, por decirte un caso.

Mosca Blanca: Hace poco mencionó que la situación económica del consejo de la magistratura pese a la jerarquía que tiene no era buena. ¿Cómo se explica esta situación y la otra consulta es cómo es que se llega a un avance de una causa que permita ir a un jury porque en los medios se leen o escuchan denuncias todo el tiempo y no se sabe cuáles se consolidan y cuáles no? Inclusive ha sido el propio Gobernador que ha dicho varias veces que a tal o cual funcionario judicial lo iba a denunciar al Consejo. Por ejemplo al juez Otranto que atendió en la extradición de Jones Huala.

Rafael Luchelli: Voy a empezar a explicar esto del juez Otranto. El juez Otranto es federal, o sea que está en la justicia federal. Cuando el Gobernador dijo que lo iba a mandar al Consejo de la Magistratura entiendo yo que al único consejo al cual lo podía mandar es al de Nación y honestamente no sé si lo hizo o no y es el único que podría tener competencia para eventualmente destituirlo o no. Cosa que no sé porque lo he seguido, como ustedes por los medios de comunicación. En relación a nosotros, como la composición es heterogénea acá ocurrió, en otro caso, que el Gobernador quiso mandar a jury a una jueza en Comodoro Rivadavia. El firmó la denuncia. Pero el tema fue así: Había una cuestión social muy complicada con paros en el sector petrolero. Y en ese interín mataron a una persona que era remisera. Luego que matan a esa persona que era remisera va la policía a la remisería y cierra el local. Le ponen fajas y todo. Entonces aparecen dos personas que van caminando y deciden entrar a robar. Uno quiere sacar un monitor y termina llevándose un monitor. Solamente el monitor, ni siquiera el CPU y lo capturan. El fiscal cuando abre la investigación le imputa el homicidio a la persona que tenía aparentemente las características de haber matado al remisero y tal vez en un exceso pero está dentro de las posibilidades, en una tentativa de encubrimiento, entendiéndose esto como querer sacar alguna prueba porque había cámaras que habían filmado cuando esta persona pedía un remise. Es ahí cuando el Gobernador dice que los tres habían intentado participar de un homicidio y era uno el que había matado y dos que eventualmente habían encubierto a esta persona. Cuando van al control de detención el fiscal pide la prisión preventiva para el presunto homicida que la jueza se lo da y de las dos personas restantes, el fiscal pide que uno se vaya en libertad y al segundo le pide la prisión preventiva pero no por el homicidio ni por el presunto encubrimiento sino porque tenía muchas causas abiertas y no se había presentado a la justicia, entonces como no se había presentado a la justicia quería tenerlo detenido para que cumpla con todas las cuestiones procesales y la jueza dijo que no. Ante eso el Gobernador denunció a esta jueza diciendo que había dejado a dos homicidas libres. El tema llegó al Consejo de la Magistratura, se trató la admisibilidad, porque nosotros hacemos un control de admisibilidad de la denuncia y en una votación muy reñida se estableció que no habría que abrir la denuncia. Con este ejemplo quiero decirte que el Consejo es realmente independiente. Un órgano independiente.
Con respecto al dinero sí tenemos y hemos tenido serios problemas. Aprovecho esta entrevista-N. de la R: la nota fue realizada en el programa radial Mosca Blanca que se emite los martes de 18 a 20 por Radio Escuela Namunkurá- para comunicarme con toda la comunidad. Las sesiones son grabadas y subidas a la web y ahí están todos los audios en donde pueden escuchar hasta las elecciones de una persona, o cuando votamos por sí o por no. Está todo ahí grabado. No hay nada escondido, está todo en la web. Y esto también se discutió en varias sesiones y les cuento cual es el problema económico que sufrimos. En 2015 le daban al Consejo de la Magistratura para que cumpliera con sus gastos, 50 mil pesos por semana. Les aclaro que el Consejo es un órgano extrapoder, fuera de los tres poderes del estado pero es extremadamente austero. Tiene un vehículo, un secretario, cuatro empleados y alquila ya que no tiene un edificio propio. Nosotros no cobramos por nuestra función, solamente los viáticos por traslado cuando viajamos hasta otra circunscripción, es sumamente austero. En 2015, como dije, se remitían 50 mil pesos por semana, ¿en el año 2016 cuánta inflación hubo? 40 por ciento y nos pasaron a dar 37.500. Esto generó deuda. Se cometió un error. Supongamos que una persona tiene dos laburos y pierde uno, ¿qué hace? Tiene que ajustarse el cinturón. ¿qué hacemos cualquiera de nosotros? Y si tenía pensado pintar la casa, dejo de pintarla. Si pensaba en cambiar las gomas del auto, dejo de hacérselas. Si me iba de vacaciones, me quedo y no me voy. El problema es que acá que también sé que se restringió al legislativo, judicial y al ejecutivo, pero estos poderes lo pudieron hacer. Nosotros, no. Porque somos muy austeros. Entonces generamos una deuda que para nosotros era impagable. El presupuesto vale aclarar proviene del Ministerio de Economía. Por primera vez en la historia del Consejo generamos deuda aunque tuvimos crédito por un año. En una sesión en Comodoro Rivadavia ya en este 2017 me enteré en una comisión que no son públicas, por eso pedí que lo fueran y cuando sesionamos en Puerto Madryn se discutió el tema del presupuesto. Fue ahí cuando me enteré que dos empleados del Consejo habían puesto su tarjeta de crédito para pagarle el pasaje a dos profesores invitados y eso no se puede permitir porque todos sabemos qué significa a un trabajador afectarle el crédito. No hablamos de sueldos extraordinarios y que las personas tengan que poner su tarjeta de crédito de su bolsillo para que funcione este órgano es un disparate. Entonces cuando sesionamos en nuestra ciudad pedí que se discuta públicamente y se discutió públicamente. Hubo dos posiciones: la mía que era la de cerrar, directamente hasta pagar las deudas y otra, la del doctor Vivas que en ese momento era el presidente del Superior Tribunal que dijo que no porque se quedaban sin el material humano que genera la actividad del Consejo de la Magistratura. Finalmente ganó la postura del doctor Vivas y se fue a una comisión para hablar con el ministro de economía para que se paguen las deudas contraídas, aunque se hizo un aporte no fue el total. Sé que volvieron los problemas para pagar lo que se debe que es para proveedores de Chubut y tampoco son montos extraordinarios: compra de diarios, de pasajes aéreos cuando se traen a los profesores invitados a quienes solamente se le pagan los gastos, no honorarios. A los profesores se los aplaude y se les da una caja de chocolate cuando estamos en la cordillera y nada más. En Capital Federal tienen un edificio propio, asesores pagos. Acá es todo artesanal y es un ejemplo a nivel nacional de cómo está conformado pero es difícil mantenerse sin ese mínimo aporte de dinero. No entienden muchos cómo el presidente del Consejo es un médico, tal el caso del doctor Crea, consejero popular por Esquel. No entienden que no haya ningún miembro del ejecutivo o del legislativo. Aquí se da el examen oral y el escrito, se aprueba al concursante y si la legislatura que tiene 30 días para validar ese resultado no lo hace se entiende tácitamente que el resultado es el que propuso el Consejo. Esta es otra muestra de independencia y de criterio propio que tiene nuestro espacio. Se presentan y en dos meses están trabajando. Pregunten en la justicia federal que hay gente que hace cinco años ha concursado y todavía está esperando.


Informe Luchelli. En 2003 como fiscal y a pedido del procurador general de Chubut, Alberto Samamé, le enconmendaron un relevamiento por presuntas violaciones a los derechos humanos.”Hicimos un trabajo que contiene 100 páginas y que figura dentro del archivo del CELS”, sostuvo Luchelli que trabajó en la misma zona, entre otros lugares de la cordillera, en donde desapareció Santiago Maldonado.

Mosca Blanca: En estos momentos la cordillera por las situaciones conocidas es un lugar muy observado por nuestro país y por el mundo, también. Un tema histórico de reclamo termina, ahora, en un hecho lamentable que está siendo investigado. Pero, sin embargo, usted, doctor Luchelli estuvo hace muchos años en la zona cuando era fiscal. Ese trabajo fue derivado por el entonces procurador general de Chubut, el fiscal Samamé. Sería interesante que nos haga un resumen en cuanto al por qué de la convocatoria y cual fue el resultado de lo vivido.

Rafael Luchelli: En el año 2003, más o menos en setiembre se estaban haciendo en Esquel una serie de marchas del silencio. Esas marchas del silencio era por la justicia por la tremenda disconformidad que existía con el sistema judicial. Todavía no había habido elecciones ni había pasado un año del plebiscito-N. de la R: se refiere al referéndum por la instalación de la minería en la zona en donde triunfó ampliamente el no- y la zona estaba muy movilizada y muy convulsionada. Fue ahí cuando el procurador general Samamé me pide que vaya por una semana a organizar este trabajo. Cuando me manda por fax todos los casos, le digo que es imposible estar allí una semana. Que necesitaba dos personas más y tiempo sin límite. Fuimos, entonces sabiendo que era extremadamente compleja la investigación porque teníamos que relevar todos los expedientes y actuar en esos expedientes, trabajar en esos expedientes y escuchamos a toda la gente. Inclusive descubrimos cosas que no me hubiese imaginado que habrían pasado a raíz de, simplemente, tratar de hacer bien las cosas y dejar que la gente se manifieste y nos cuente lo que pasó. En el tema de los pueblos originarios vimos cosas terribles. Recuerdo a una persona que hacía esta marcha del silencio era el hermano de una persona que había sido condenado por violación y el argumento era que había violado a la hija de una persona conocida de Esquel y no le habían dado una pena severa, era el mínimo o cerca del mínimo y estaba cumpliendo la condena en la comisaría y recuerdo que el argumento de este hombre era que le habían dado esa pena porque habían querido encontrar a un perejil y sin embargo estaba bien documentado y demostrado que había sido el hermano de esta persona. Se le explicó todo. Nos entrevistamos con mucha gente y hablamos claramente con cada persona. Pero hubo un caso muy interesante de cuando uno trabaja fuerte en el tema y con compromiso y uno puede encontrar cosas llamativas. Se trata de un informe de más de 100 páginas que se los voy a compartir para trabajar en el aula. Por lo menos para que analicen qué sucedía en esa época. Después dejé de tener contacto con esa realidad. Fue una cuestión particular pedido por el procurador. Este trabajo fue recorrida por el Cels. En El Hoyo, pasó lo siguiente: una cosa terrible. Una persona de la comunidad mapuche-tehuelche había sido aprehendido por el robo a un chancho. Esta persona llega a la comisaría y no le hacen la revisación. En ese tiempo en la localidad no había un médico forense y había que llevarlo al hospital. Pero no lo revisaron. La cuestión que esta persona aparece colgada en su celda. Cuando van a entregar el cuerpo no le hacen la autopsia y la viuda ve el cuerpo con las livideces-las livideces son las marcas por gravedad que tenía el cuerpo- e hizo la denuncia porque pensaba que había sufrido algún tormento en la comisaría. Me da vergüenza decirlo pero ninguna de las dos veces lo vio un médico. Se hace un estudio macroscópico cuando no hay autopsia. Eso sí. Había un prolijo certificado que el chancho estaba en mal estado y que ese día a las 13 horas había que incinerarlo. Eso decía el expediente. Lo digo hoy, casi 15 años más tarde y me sigue dando mucha vergüenza. Sigo con el caso. Las normas más avanzadas sobre lo que se llama muerte bajo custodia la estableció la corte europea de derechos humanos en un caso que se llama Jordan versus Reino Unido. En este caso emblemático la corte europea entendió que la única manera que podía hacerse una buena investigación por violación de derechos humanos cuando había una muerte bajo custodia porque hay que pensar que cuando una persona está custodiada por la policía o por el servicio penitenciario el estado tiene un control total sobre la persona. Entonces la única manera que existe de hacer una investigación eficiente es relevando a la gente y sacarla a por lo menos 80 kilómetros de la zona. Hablo con el procurador general y le pido hacer eso. No se consigue trasladar a todo el personal, solamente, el jefe y el subjefe de la comisaría antes de llegar a El Hoyo. Cuando mandamos un policía de confianza para que se haga cargo de la comisaría, llegamos al lugar y nos encontramos con que había todo un campamento de la gente en favor de la policía. Cómo para entender de qué hablamos cuando hablamos de derechos humanos. ¿Por qué había un campamento a favor de la policía? Porque para el 99 por ciento de esas personas se comportaba como uno se imagina que se debe comportar la policía de Suiza. A una mujer se le rompía el auto y se lo arreglaban. Se le pinchaba una goma y se la cambiaban. Pero a los llamados indeseables los golpeaban y los tiraban a El Bolsón para que no volvieran. ¿Qué pasó acá? Vino el intendente, todos querían declarar en favor de la policía. Todos querían hablar. Viene la radio de la localidad y me hacen una nota. Fue ahí que les digo que iba a hablar con todo el mundo y a tomarle declaración a todo el mundo. No solamente sobre este tema, sino sobre cualquiera que estuviese ligado a los derechos humanos y a alguna violación a los mismos que haya ocurrido en este lugar. Para redondear el tema de la muerte bajo custodia hicimos los estudios correspondientes, mandamos al Balseiro para saber qué había pasado y efectivamente este hombre se había suicidado. Pero en el transcurso de estas testimoniales vino una mujer, asistente social del servicio de protección de derecho; en esa época era una de las pocas localidades que tenía este servicio, y me dice “¿Puedo hablar de cualquier cosa?” Sí, le digo. Y me contó algo increíble. Una violación derechos humanos que nunca se hubiese descubierto si hubiese estado el jefe de la comisaría. Este es la historia: había una persona que era alcohólico y que había estado casado con una señora que vivía en un cerro, en ese mismo cerro había otra casa en donde habitaban familiares de su esposa. Este hombre estaba separado y había cometido delitos menores como robarle la bicicleta al juez de paz y sortearla, pero, sin embargo había cometido un hecho grave y es que había violado a su esposa. Fue cuando quiso llevarse a su hijo y le dijo que si no le daba al nene iba a prender fuego la casa. La mujer baja a El Hoyo y hace la denuncia por el tema de la violación. El segundo jefe le dice a la mujer, “decile a tus hermanos que si alguno de ellos lo mata el viernes cuando vaya no va a pasar nada. Esta chica se lo dice a la madre y la madre, a los hermanos y los hermanos, finalmente lo matan. Llega este policía y tira unos papeles como si el hombre hubiese intentado prender fuego la casa y bajó jactándose ante la gente del servicio de protección al derecho lo que había hecho. Esto nos lo dijo la joven que se animó a contarnos qué había sucedido. Por eso a veces una denuncia como la del hombre ahorcado en la comisaría que fehacientemente se había suicidado trajo aparejado otra clase de problemática que estaba existiendo. No debemos olvidarnos que los derechos humanos son los últimos que nos quedan a nosotros. Tenemos un montón de derechos y nos defienden los códigos procesales, los códigos penales, la constitución. Pero los últimos que tenemos son los derechos humanos que lo son porque somos seres humanos y casualmente ahí se nota como toda una comunidad estaba abroquelada en favor de una policía que al noventa y pico por ciento de la población le resultaba útil. Pero había un uno por ciento al que se les violaba todos los derechos.

Mosca Blanca: Cuando termino la investigación, ¿Notó algún tipo de cambio de las autoridades que lo habían enviado allí?

Rafael Luchelli: El trabajo lo concluimos. Lo entregamos en diciembre de 2003 y después sinceramente no tuve más relación con el tema. Fuimos a toda la comarca andina. Aldea Epulef, Buenos Aires Chico, por ejemplo, lugares en donde había muchas inequidades con el pueblo aborigen que está en ese informe que transcribimos porque detallamos todo. Las testimoniales y la documentación que nutre ese informe que lo hicimos de una manera muy seria porque es la única manera de hacerlo. Este tipo de cosas no se puede hacer así nomas.

Mosca Blanca: Ese informe después de entregado ¿qué provocó? ¿algún relevamiento, por ejemplo?

Rafael Luchelli: El procurador nos preguntó a quién teníamos que relevar. Nosotros le aconsejamos que se diera a conocer ese informe. Sobre todo a la policía porque había muchos que debían ser relevados o que al menos fueran sumariados. Samamé, recuerdo que hizo público el documento porque después, una vez vuelto a mis actividades en la zona, a 700 kilómetros del lugar, me llamó un periodista –N. de la R: Darío Aranda- y salió publicado en la tapa de Página 12. Después no supe que rumbo tomó cada causa las cuales fueron detalladas en cuanto a sí habían existido violaciones a los derechos humanos. Sí las había primero y en qué consistían y además comentábamos en nuestra opinión, qué debía hacerse en cada causa.

Mosca Blanca: Es decir que desde el año 2003 hay, con este informe, un claro antecedente de cómo se vapuleaban los derechos humanos de los descendientes de pueblos originarios.

Rafael Luchelli: Esa era la realidad en el 2003, cuando nosotros recibimos una nota de una ONG que nos contaba qué pasaba en el lugar y en esa época.

Mosca Blanca: Esa investigación desnudó algo que normalmente se oculta. Sobre todo los grandes medios no salen a denunciar estas cincuentas causas que nos dice que ya estaban planteadas. Es una situación que viene de larga data y que en este momento, por el conflicto con el RAM, como muchos llaman a un grupo de mapuches, la gente cree que este tema, lamentablemente, empezó ahora. Y como el informe suyo, debe haber otros informes que demuestran que es un problema de larga data y que hay un sistema que opera sobre las comunidades. Es bueno saber que en algún momento se intentó aclarar algunas cosas. ¿Esas violaciones a los derechos humanos, incluían desapariciones?

Rafael Luchelli: En un caso recuerdo que sí. Esto sucedió en Corcovado. Una chica de 18 años era madre soltera y el padre de la criatura era una persona, teóricamente, de una postura social poderosa o de cierto poder económico y a la vez, esta chica pertenecía a una familia considerada problemática de la zona. A esta chica se la ve discutir con el padre de su bebé en un puente una noche de lluvia y después desaparece. Nosotros reclamamos que en su momento la madre de la mujer, madre soltera, había ido a hacer la denuncia al jefe de los fiscales de Esquel en donde decía que había desaparecido su hija con el bebé. El fiscal se comprometió a ir a la zona y luego cuando se encuentra, nuevamente, con este funcionario, el fiscal le dice que no había ido a verla a ella sino al intendente que le habían robado un reloj. Insisto con que nosotros hicimos el informe y nos volvimos. No sé que pasó con esa chica.

Mosca Blanca: Le preguntamos esto porque en los mismos informes de la Defensoría Pública que trabaja con el sistema El Coirón en donde detallan los hechos delictivos, figura, ahora un ítem que hace mención a las desapariciones y ese número es cada vez mayor. No sabemos si se desprende de casos que son denunciados y que luego no se notifica si hubo una aparición o si son desapariciones que efectivamente no vuelven a conocerse qué pasó con esa gente. La propia ministra Bulrich cuando fue interpelada por el caso Maldonado habló de 5 mil personas desaparecidas en la Argentina.

Rafael Luchelli: Con respecto a Maldonado-la entrevista fue realizada antes de la aparición de su cuerpo sin vida en el Río Chubut- lo único que puedo decir es que aparte de la justicia federal que lleva el caso principalmente hay actuaciones provinciales. La fiscalía de Esquel hizo alguna gestión y yo como juez de cámara me ha tocado intervenir en cuestiones de Esquel o de Comodoro Rivadavia porque nos vamos moviendo por toda la provincia y cualquier cosa que diga puede llegar a apartarme de mi función. Sí creo en base a la pregunta es que hay mucha gente que desaparece, y lo digo desde mi experiencia como por ejemplo cuando era fiscal y viene un señor y me dice que su hija de 14 años había desaparecido, lo acompañé de noche a golpear puertas en distintos lugares, en donde me presentaba como fiscal, nos enteramos que la chica se había ido a Capital Federal pero tenemos otro caso que no sabemos que pasó y es muy grave. Evidentemente el Estado tiene que hacer un eficiente y fuerte control sobre estas desapariciones para hacer una base de datos de la gente que desaparece y como en el caso de la niña de 14 años que hablaba recién, sacarlo de los casos que no tenemos respuesta. Eso para empezar. Tener una base de datos eficiente. Porque cuando depuras la lista tenes que mandarla a los países limítrofes y hacer otras búsquedas y tener entidades especializadas para buscar a esa gente. Zafaroni dijo en una conferencia, en Trelew, que probablemente la policía federal tendría que convertirse en una especie de FBI o no, una agencia gubernamental que tuviera jurisdicción en todo el país y se dedicara, entre otras cosas, a este tipo de casos. Tenemos que crear mecanismos para primero buscarlos y después encontrarlos. Como el padre que me llamó para buscar a esa chica de 14 años. Hay que profundizar esa base de datos. No puede haber gente que no de señales de vida durante años. Hace falta gente que investiga y que no tenga problemas de jurisdicción.

Mosca Blanca: ¿Qué pasa con las causas que se elevan a juicio? ¿Se hacen en tiempo y forma?

Rafael Luchelli: Hay una tremenda diferencia entre la justicia provincial y la nacional. No por los operadores, sino por los códigos de procedimiento. Nosotros tenemos un tiempo que es mortal, que son tres años en los cuales si una persona es condenada la sentencia incluso tiene que ser revisada y esa sentencia tiene que estar firme. O sea, si hoy ocurriera un hecho grave en Chubut, por ejemplo un homicidio, antes del 13 de setiembre del 2020-N. de la R: la entrevista fue realizada el 12 e setiembre de este año- no solamente esta persona tiene que estar condenada sino que una cámara como la que integro tiene que haber visto esa condena y confirmarla. Si no se cumple ese plazo, la persona queda libre. Ojo, esta es una apuesta que en su momento hizo la provincia que invirtió recursos. Como hizo aquí en la Fundación. Se discutió, pasó por la legislatura y se crearon organismos. Cuando era empleado eran dos juzgados de instrucción. El antiguo código es el que rige en Nación. En esa época había dos juzgados de instrucción, la cámara criminal, no era penal, y era una sola sala en Trelew, había dos fiscales que tenían un funcionario y un empleado. Eso era todo. Cuando gané el concurso para fiscal tenía un secretario a mi cargo y un empleado. Fijate ahora cómo es la fiscalía. Hubo una inversión y todo se acelera. Para esto tenes que invertir, no hay otra manera. Si uno se está defendiendo va a tratar de demorar lo más que pueda. Entonces hay que crear un sistema más ágil. Neuquén tiene este sistema, inclusive el juicio por jurados. Y Santa Fé, también. Es un fuerte compromiso del estado de poner los medios al servicio de la justicia.

Cierro con una frase: el susurro de los poderosos se escucha como los rugidos de un león. Por eso hay que ser extremadamente cuidadosos entre quienes detentamos algún tipo de poder que nos confie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*