Puerto Madryn: Quinientas personas coincidieron en la misma pregunta ¿En Dónde está Santiago?

Más de dos cuadras colmadas a la hora de marchar. Hubo velas, carteles, banderas, música y lectura de documentos para pedir por la aparición de Santiago Maldonado. Puerto Madryn se reunió en la plaza. Una vecina denunció, públicamente, que la visitó la policía buscando nombres de personas que podrían tener contacto con la Lof en Cushamen. Se juntaron firmas para pedir la renuncia del ministro de Gobierno Pablo Duran y del secretario de Derechos Humanos, Oscar Petersen.

Marcha. A un mes de la desaparición de Santiago Maldonado en Chubut, quinientas personas marcharon en Puerto Madryn reclamando su aparición con vida.

El lugar parece tener un cierto magnetismo. Alrededor del monumento, o la vera para ser más precisos, se instalan los parlantes y una pequeña mesa que sirve para acomodar papeles y computadoras. De a grupos, en rondas o individualmente va llegando la gente portando sus carteles, o remeras alusivas, a la desaparición de Santiago Maldonado. Se cumplió un mes de aquél primero de agosto, a partir del cual Chubut fue noticia mundial, al margen de las ballenas que vienen a aparearse cada temporada. Militantes de toda la vida, pequeños a cococho o upa de sus madres o padres, estudiantes de las escuelas de la ciudad, algunas caras relacionadas con el mundo de los políticos locales, pequeños carteles alrededor de las rejas, en el medio de la plaza, memoria para recordar a otros desaparecidos, inclusive al reciente madrynense que viajaba en el buque el Rejunte.

Juan Rodríguez y Ariel Nassif tienen entre 11 y 13 años respectivamente. Uno, Juan se calza el traje de entrevistador mientras Ariel, que un rato antes estuvo haciendo dibujos en el taller de expresión, en la Fundación Ceferino Namuncurá, cámara en mano registra, en video o fotográficamente un momento histórico. Una nueva marcha a la que concurren, como lo hicieron a principios de año cuando reprimieron a los maestros en Buenos Aires que querían instalar una carpa, o cuando el paro general después de la fiaca de los Gordos de la CGT se tomó vacaciones y las calles de la ciudad, muchas veces criticada por su impasividad, también se hicieron un bloque macizo de quienes piden mantener derechos, educación y que el Nunca Más, no sea una mera expresión en las portadas de un libro de los ochenta.

Juan y Ariel. Los pibes, cámara y micrófono en mano realizaron la crónica para los medios de la Fundación Ceferino Namuncurá.

“Soy Juan, ¿su nombre?”, va repitiendo el inquieto reportero, a quien sí le hablan de política, a quien sí le hablan de Maldonado, a quien sí le enseñan que la seguridad o la inseguridad parte desde otros puntos de largada.”Valeria”, responde la primera entrevistada quien le cuenta el por qué de estar ahí, en la plaza San Martín:”Me da mucha tristeza lo que está pasando pero es una obligación como ciudadana argentina y del mundo, estar acá, acompañando esta marcha porque no tenemos que olvidar que hace cuarenta años hubo un grupo de madres, hoy abuelas que estuvieron marchando también buscando a sus hijos y esta es una desaparición en democracia, forzada, entonces debemos y tenemos que estar acá acomopañándonos. Hoy es Santiago y mañana puede ser mi hijo o el tuyo. Mi sensación es de mucha tristeza. Soy de una generación de la cual mis padres sufrieron esta historia de una desaparición de hace cuarenta años atrás. Nos criamos, luego, pensando que nunca más iba a suceder. Entonces esto es algo que no lo podemos creer, más cuando nuestro país ha sido conocido en los últimos años por la lucha a favor de los derechos humanos. Y que hoy pidamos por la aparición de alguien que desapareció forzadamente, es inaudito. Es increíble”, agrega.

Más entrevistas. Rolando Gonzalez, del Cenpat:”Pienso que es muy grave para la democracia y que todos los sectores se tienen que movilizar y que los derechos humanos hay que defenderlos permanentemente y sobre todo llevar mi solidaridad a los maestros por el acoso que están sufriendo al tratar estos temas en las aulas;lo más importante es charlar estos temas en las aulas”, dijo y agregó que “como científico me siento mal porque hay una cosa que está pasando y de la cual se habla poco pero la vamos a mencionar en un documento y es que no están siendo convocados los mejores especialistas que tienen el país en materia de investigación forense. El país tiene muy buenos equipos de antropología forense, de búsquedas y de pesquisa que son convocados cuando hay casos parecidos en otros países, que son reconocidos en otros países y no han sido llamados. Lo mismo hay especialistas en la Universidad Tecnológica nacional que están saliendo en los medios y no han sido convocados por la fiscal para ser entrecruzamientos telefónicos. Entonces como científico me siento mal porque hay colegas prestigiosos que no están siendo convocados.El caso más reciente y resonante es el de los 43 de Ayotzinapa, en un caso muy parecido al de Santiago Maldonado. Se trataba de 43 estudiantes que iban a realizar trabajos sociales a un pequeño pueblo en México y en un choque con la policía local desaparecieron. En ese caso fueron convocados por los querellantes el equipo argentino de antropología forense y fue una gran noticia cuando fueron convocados. Se firmó un convenio muy serio con el equipo argentino de antropología forense e imaginate que tranquilamente se puede hacer en nuestro país. Inclusive si llegamos a cierto extremos se podrían llamar a especialistas internacionales y convocar a una comisión de investigación seria y con recursos y con libertad de acción en este tema”.

Sashi, estudiante:“Me parece una injusticia y me parece que deberían respuesta a esta pregunta que se hace toda la sociedad y darnos cuenta que esto ha llegado a niveles internacionales. Estoy totalmente en contra de la represión a los pueblos mapuches, y a los pueblos originarios.Estoy indignada. Voy a la 741 y nuestro centro de estudiantes está presente. Creo que es importante tratar el tema en todas las escuelas, en todos los ámbitos, en un punto objetivo si se quiere y nos damos cuenta que no se quiere hablar del tema en los colegios a pesar que hay mucho interés, hasta de los niños más pequeños. Todos queremos saber qué pasó con este chico”.

Richard, vecino:
“Se está volviendo a imponer el estado de terror en la Argentina por eso hay que salir a protestar ya que hay que frenar a este gobierno neoliberal que ataca, nuevamente, con represión y ahora con desaparecidos. Preocupa mucho la situación económica, la desocupación y nos preocupa esta indecisión del gobierno de tomar posición por el tema de Santiago Maldonado, por ejemplo.Creo que hay que tratar el tema en las escuelas, en la primaria e inclusive en el jardín porque hoy los chicos en el jardín están mucho más informados, y obviamente en la secundaria.Hay que tratarlo a diferentes niveles, con diferentes expresiones porque los 30 mil desaparecidos empezaron por un desaparecido. Y Santiago Maldonado es uno de los que pudo haber sido parte de esos 30 mil. Hay que hacer una defensa de los derechos humanos y pedir que aparezca con vida Santiago Maldonado aunque sabemos cuál es la causa, creo que están tapando un posible crimen o asesinato. Pero hay que seguir luchando para que NUNCA MAS sea en serio”.

Ana, maestra: ” Son muchos sentimientos encontrados. En primer lugar rechazo a una acción de invisibilizar de parte del Estado que no se hace cargo que falta una persona por responsabilidad de la gendarmería nacional que depende del Estado y por otro lado está bueno ver que tanta gente salga a la calle y salga a pedir por un ciudadano argentino que nos está faltando a todos. También estoy acá porque es una forma de enseñarle a mis hijos que cuarenta años después de la cruel dictadura que vivimos las fuerzas siguen activas en la oscuridad y hay que demostrar que no queremos volver a eso. Soy docente del nivel inicial y ya se planteó que los derechos humanos están dentro de la currícula y es un tema que se trabaja constantemente y que hay mucha hipocresía dentro de la sociedad y del ámbito docente que ante estas situaciones prefiere ocultarlo más que trabajarlo. Es importante inculcarle a las nuevas generaciones qué son los derechos humanos y como debemos resguardarlos. Inclusive en el jardín, en donde se trabaja este tema”.

Escuelas. Ana, maestra de nivel inicial nos contó que ellos, en el jardín hablan del tema: “Los derechos humanos están dentro de la currícula”, dijo mientras sostenía a sus hijos a quien les “enseño viniendo a la plaza”.

En la recorrida encontramos a un integrante del colectivo Construyendo Memoria que organizó parte de la concentración y movilización, quien explicó por qué estaban juntando firmas: “Estamos pidiendo la renuncia de Petersen y Duran porque no han hecho nada ni cuando fue la ley del dos por uno ni en el caso de Santiago Maldonado. Está muy bueno que haya tanta gente aunque sea triste que nos juntemos por este tema ya hace un mes que Santiago no está entre nosotros”.

Luego fueron los turnos de la lectura de los documentos entre los cuales se destacaron los de los docentes autoconvocados quienes dijeron que, al menos, en las escuelas 728, 750 y 789 hubo docentes perseguidos por querer hablar del tema, los científicos que expresaron lo que nos habían contado en la entrevista hecha por Juan.

Posteriormente una vecina, preocupada, dijo que “uno tiene la sensación que es vigilada o controlada, que nuestra información está dando vueltas por todos lados. Sin embargo esas sensaciones se hicieron certezas, esta semana cuando dos veces, se acercaron policías a mi casa para preguntarme por los nombres de vecinos que viven en un barrio de la ciudad y que, según me dijeron tienen contactos con integrantes de la lof en Cushamen. Amablemente, me sentí amenazada”.

Finalizadas las palabras,y antes de la vuelta alrededor de la plaza, con las banderas y antorchas; Gody Corominas cantó ¿en dónde están los desaparecidos? cambiándole la letra y preguntando por Maldonado, a “quien se lo llevó la gendarmería” y los Dinosaurios, de Charly García haciendo resonar la parte en que habla, “los que estaban en la calle, pueden desaparecer en la calle”.

Pregunta. Por ahora, sin respuesta. Los chicos del centro de estudiantes de la escuela 750 también dijeron presente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*