Llega El Turco García a la Fundación Ceferino Namuncurá


Globo. Debutó en 1980 contra Boca y frente a Gatti. “Hice un gol ese día”. Después el vuelo siguió por varios lados, Racing, Español, Colón, Francia, All Boy, Independiente Mendoza.
Nació quemero, siempre atorrante. A los 17, o casi, entre monstruos como Babington, Brindisi y Housemann y los duendes del ´73, asomó esa nariz, de la cual alguna vez, reflejó que “si no fuese por el fútbol, más de un jugador hubiese muerto virgen”. En alguna doble página de la revista El Gráfico, cuando las plumas no bajaban de la calidad de don Eduardo Rafael, se hacía cargo que fumaba. De hecho lo hacía durante la nota. De Fiorito, como el Diego, se tutearon, uno de cada lado del mostrador cuando a Maradona le cortaron las piernas. Wing derecho, se fue haciendo carrilero con el correr del tiempo y del corazón que le crecía ya metido en el mundo Racing. Ese que lo vió parir de la mano de Destéfano, el que luce en varias imágenes cerca de Perón, cuando la vuelta del general de su forzosa gira española.Una cachetada al gol, en una lluviosa noche de clásico, por la Supercopa, los “lienzos” bajos para atarse los botines y “jugar” con el folclore, cuando el folclore eran las risas, o las puteadas y no las piedras. Un piñerío en defensa de sus compañeros en el sudamericano juvenil, en Bolivia, previo al Mundial de México, el mismo año, en el mismo sitio que el Diez, años más tarde se reiría de la Reina. Como él, que chiquito y todo, aunque morrudo a base de guiso, saltó y de cabeza, se hizo mítico en el legendario Wembley, en la selección de Basile que enamoraba en el amanecer del 91.”Casi salimos campeones con Racing en el ´93, cuando mancamos con River que siempre jugaba los últimos partidos con Argentinos Juniors. Pero el mejor Racing fue el del ´91″, dice del otro lado del teléfono, mientras, como diría Diego Lucero se siente ruido de pelota. Está pispeando talentos, ahora a los 53 cuando corrió mucha agua bajo el puente. Esa mañana en la Bombonera…la venganza de los seis del 87, con el Totigol, se vinieron en forma de Batigol y un Goyco que, como dos años luego, algún amague se morfaba. Los cinco a River con la joya Carranza, tan peludo, como todos en esa época. La Cpa América, el gol a Perú.”Con la mandíbula rota”, aclara. Recuerda. Con una minuciosidad a flor de piel. Así como se ofrece el tipo. A corazón abierto. El viernes va a estar en Madryn. Otra linda chance para que esta tierra futbolera disfrute de quienes aunque sea de a ratitos nos han sacado una sonrisa.

Turco. Con el loco Dalla Líbera. Racing ´93. Casi quiebran 27 años de sequía, Hubo que esperar hasta 2001. “Mejor equipo fue el del ’91, con Perfumo”, le dijo a Radio Escuela Namunkurá, Claudio García que estará en la usina cultural en una peña con académicos.

Wembley. Para todos los tiempos. Dos a dos contra Inglaterra, de visita. También compartió esa anécdota.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*